Menú
Consejos para cuidar a una chinchilla
Consejos para cuidar a una chinchilla
TU MASCOTA

Consejos para cuidar a una chinchilla

La Chinchilla es un roedor adorable, suave y perfecto para toda la familia, pero como toda mascota este animal también requiere de unos cuidados básicos que hay que tener en cuenta antes de hacernos con una.

 ¿Cómo tienes que cuidar a tu chinchilla? ¿Cómo tienes que cuidar a tu chinchilla?

Escoge una jaula adecuada para tu nueva mascota: la chinchilla debe permanecer en una jaula, puesto que son extremadamente activos, cuanto más grande sea la jaula, mejor. A este animal le encanta saltar, por lo que es aconsejable colocar múltiples niveles en su jaula para que no se aburran. Asegúrate de que la jaula tenga un fondo sólido, como una tabla ya que se puede atascar entre las barreras de alambre, y causarse un daño grave al tratar de liberarse. Los barrotes de la jaula tienen que estar lo suficientemente cerca unos de otros para que el animal no pueda meter la cabeza a través de ellos.

Si la cabeza pasa a través de los barrotes, todo su cuerpo pasará también a través de ellos y se escapará. Si eliges una jaula de alambre, asegúrate de que no haya trozos de alambre que sobresalgan porque tu chinchilla podría cortarse. Ponle una cama segura, nunca uses cedro o virutas de pino como cama, ya que los fenoles son muy fuertes y causan graves daños al aparato respiratorio y la piel, así como problemas hepáticos. También son venenosos para las chinchillas si intentan comérselas. Si lo deseas, fabrica un nido para tu chinchilla. Este debe medir por lo menos 50 cm de largo y 25 cm de ancho y alto. El nido debe ser colocado en el suelo porque la chinchilla se puede caer.

No dejes a tu chinchilla sin compañero
Busca un compañero: las chinchillas no son animales solitarios, es un roedor que necesita de la compañía de los de su especie. Plantéate desde el principio la posibilidad de tener dos ejemplares jóvenes. Si no quieres obtener descendencia puedes elegir dos machos o dos hembras.

Coge a tu mascota correctamente: levanta a tu mascota como un gatito. Desliza tu mano bajo el vientre del roedor y coloca la otra mano en la parte superior. Deja que apoye sus patas traseras en la otra mano que tienes debajo para que se sienta seguro. No sostengas a la chinchilla demasiado fuerte, y recuerda que pueden ser inquietos, por lo que necesitas mantenerlos con fuerza. Es muy importante no apretarlos, especialmente alrededor de la parte superior del torso, porque tienen lo que se conoce como una "caja torácica flotante" y le puedes causar graves lesiones internas si lo haces.

Proporciona una alimentación adecuada a tu chinchilla: uno de los cuidados básicos de toda mascota es el alimento. Tu chinchilla siempre debe tener un suministro de buena calidad. Puedes darles de comer pequeñas cantidades de alfalfa, pero no demasiada, ya que podrían echar espuma por la boca. Pónselo en un comedero de heno o una cesta colgante de alambre para mantenerlo limpio. Aliméntalo con poca frecuencia, ya que puedes causarle problemas digestivos. Frutas secas o nueces sin sal se pueden administrar dos o tres veces a la semana. No olvides ponerle agua a diario. Recuerda que debes esterilizar el agua al cambiársela. Las algas que crecen en el agua pueden causar problemas hepáticos, diarrea severa, o incluso matarlos.

Acondiciona su jaula con una rueda de ejerciciosAcondiciona su jaula con una rueda de ejercicios

Limpia la jaula diariamente: elimina el heno sucio y material de cama de la jaula todos los días. Además, la chinchilla necesita de un baño diario, de preferencia por la mañana y con la duración máxima de 10 minutos. Antes de su primer baño, es aconsejable hablar con un veterinario para indicarte cómo debes lavar a tu nueva mascota. Lava la jaula con únicamente con agua caliente: en general se sugiere que no uses ningún jabón o productos químicos, pero si mezclas una pequeña cantidad de cloro con agua caliente y lavas alrededor de la caja de plástico o de la jaula y luego la limpias bien con agua caliente y dejas que se seque al aire, lograrás matar a la mayoría de las bacterias que pueden dañar a tu chinchilla.

Procura que tu mascota haga ejercicio: las chinchillas son animales muy activos y deben tener la oportunidad de hacer ejercicio todos los días. Acondiciónales una rueda de ejercicio en su jaula. La rueda debe tener una superficie sólida, y no debe ser de alambre o malla, mejor de plástico. Si dejas al roedor fuera de la jaula para que juegue supervísalo, debe estar en una pequeña habitación y debe ser a prueba de chinchillas. La chinchilla pueden saltar varios metros en el aire, y pueden pasar a través de pequeños espacios e incluso roen los cables, muebles, y todo lo que puedan tener entre sus dientes.

Los dientes crecerán 12 cm al año
Ayuda a que tengan una buena salud dental: como todo roedor, dentro de los cuidados básicos se encuentran los dientes de la chinchilla, ya que puede crecer hasta 12 centímetros al año. Compra un bloque especial de madera o de piedra pómez para que tu chinchilla pueda masticarlo. También puedes darle ramas que puedan ser escaladas y roídas. Asegúrate de que las ramas no se corten de los árboles que han sido recientemente rociados con productos químicos, o que son venenosos, como el tejo, lluvia de oro y pino fresco. Los árboles recomendados son sicomoro y manzano, proporcionan madera recta que es muy resistente a los afilados dientes del animal.

Mantenlos frescos. Las chinchillas se acaloran fácilmente. Mantén su jaula en un lugar fresco con corriente de aire. Asegúrate de que la jaula no esté en un lugar donde la luz solar le llegue directamente. Dale polvo a tu chinchilla: de ven en cuando dale un baño de polvo. El baño de polvo está hecho con una mezcla de polvo espolvoreado de ceniza volcánica o arcilla. Los baños de polvo ayudan a la chinchilla a deshacerse del exceso de grasa en el pelo.

Recuerda mantenerte tranquila con ella, sobre todo al principio, así que habla en voz baja y evita los sobresaltos. Ante cualquier duda, acude al veterinario, es la mejor persona que te puede aconsejar con los cuidados de tu mascota.

Te puede interesar

Comentarios