Menú
Disfraces para gatos: ¿A favor o en contra?
Disfraces para gatos: ¿A favor o en contra?
FELINOS DISFRAZADOS

Disfraces para gatos: ¿A favor o en contra?

Disfrazar a un gato tiene su parte positiva y negativa.

Nuestras mascotas son consideradas un miembro más de la familia, por lo que es completamente normal que queramos compartir con ella muchas de las cosas que forman parte de nuestro día a día y de nuestra manera de vivir la diversión. Por lo tanto, muchas personas deciden disfrazar a su gato en ocasiones tan especiales como Halloween, para que esté conjuntado con sus atuendos y más integrado tanto en la celebración como en el ambiente familiar.

No obstante, ponerle un disfraz a tu gato tiene su parte positiva y su parte negativa. Por eso, te contamos algunos argumentos a favor y otros en contra en relación con los disfraces para gatos para que puedas decidir por tu cuenta si es una buena idea para tu mascota o si quizás no lo es tanto.

Argumentos a favor de los disfraces para gatos

Un gato es una mascota que, si no sale a la calle, está constantemente a nuestro lado en el hogar. Siempre nos recibe cuando llegamos de un largo día fuera de casa y busca el calor a nuestro lado. Además podemos jugar con él y disfrutar de nuestra mascota como de un miembro más del hogar, dándole la atención y los cuidados que necesita.

Existen disfraces diseñados exclusivamente para gatosExisten disfraces diseñados exclusivamente para gatos

Por eso, es normal que en celebraciones o en ocasiones especiales nos apetezca ponerle un disfraz. Recuerda que existen disfraces diseñados exclusivamente para gatos, por lo que no tienes porqué usar el de una muñeca, que quizás le vaya incómodo, le sea demasiado pequeño y pueda hacerle daño a su pelaje o a su piel.

Una vez hayas encontrado el disfraz ideal para tus mascotas, podrás colocárselos de la manera más gentil y amable posible. Si no encontrases una tienda especializada en disfraces para mascotas puedes confeccionarlo tú mismo, pero recuerda que debe ser de la medida adecuada para que le sea cómodo y no pueda llegar a hacerle daño.

Quizás el momento de ponerle el disfraz no será el más cómodo de todos, porque es probable que tu mascota no se deje. A los gatos no les gusta tanto el contacto físico directo y la interacción humana como a los perros (aunque siempre depende de cada mascota en concreto, ya que cada gato puede tener un carácter distinto). Sin embargo, lo más probable es que colocarle el disfraz no sea tarea sencilla.

Lo bueno del disfraz es que el gato podrá disfrutar de la fiesta o celebración conjuntado con el resto de integrantes del hogar y, además, si hace frío en esta época del año el gato se sentirá más protegido y calentito, algo que agradecerá esta mascota, la cual siempre buscará estar cerca de una fuente de calor para sentirse cómodo y resguardado.

Argumentos en contra de los disfraces para gatos

Lo primero que debemos tener en mente es que los gatos no son personas. Así pues, no disfrutarán de las mismas cosas del mismo modo que nosotros lo hacemos. Quizás para nosotros sea sumamente divertido ponernos un disfraz, pero para según que gatos los disfraces pueden llegar a ser un objeto de gran desprecio.

Lo bueno del disfraz que estará más protegido y calentitoLo bueno del disfraz que estará más protegido y calentito

A los gatos no les gusta tanto que se les toque y se les acaricie como a los perros, por lo que te será bastante difícil (en la mayoría de los casos) ponerle el disfraz. Una vez puesto, lo más probable, es que tu mascota intente quitárselo constantemente. Seguramente le molestará tener algo de ropa sobre la piel, cuando no está acostumbrado a ello, y además no podrá lamerse el pelaje.

Los gatos se pasan mucho tiempo durante el día lamiéndose el pelaje para quitarse los pelos muertos y limpiárselo, posteriormente vomitan estos pelos que no han podido digerir. Este proceso es totalmente normal en nuestra mascota. No obstante, si le ponemos ropa encima no podrá lamerse o lamerá directamente el disfraz, haciendo no solamente que lo lastime, sino que pueda hacerse daño en la boca o en la lengua o que ingiera alguna pieza del disfraz que pueda llegar a causarle ahogamiento o fuertes dolores de estómago (dependiendo de si es tela o algún enganche de otro material).

Muchas mascotas cuando están disfrazadas se sienten ridículas, por lo que se quedan mirando al dueño fijamente esperando que les quite el disfraz. Es bastante común que se queden quietas en un sitio y no quieran moverse, ya que al hacerlo lo harán de una forma divertida e incómoda. Es normal que los dueños del gato se diviertan al ver al pobre animal actuar de este modo, pero deberíamos ser un poco más empáticos y ver que a la mascota no le gusta nada esta situación.

Puede llegar a causarle ahogamiento o fuertes dolores de estómagoPuede llegar a causarle ahogamiento o fuertes dolores de estómago

A nosotros tampoco nos gustaría que nos forzaran a ponernos un disfraz que ni nos gusta ni nos parece cómodo el cual no nos deja caminar bien y no tenemos la habilidad de quitárnoslo. Además si la prenda molesta excesivamente al gato este puede que llegue a tener comportamientos negativos por el daño que le puede estar haciendo a la piel o el pelaje, o bien intente quitárselo él solo, llegando a dañar la prenda.

Si hace mucho calor no deberías ponerle un disfraz a tu gato, ya que normalmente su propio pelaje ya suele darle bastante calor. Por lo tanto, estarías añadiendo una fuente extra de calor en el cuerpo de tu gato lo que haría más probable que pudiese sufrir un golpe de calor, algo que sería extremadamente malo para su salud.

Así pues, ponerle un disfraz a tu mascota tiene aspectos positivos y negativos, pero siempre depende de la personalidad de la mascota y de sus dueños a la hora de tomar estas decisiones. Recuerda que un gato es un ser vivo, el cual no debes forzar a hacer cosas que no quiere hacer ni hacerle daño porque eso te produzca placer. Debes también tener presente que lo que a ti puede gustarte mucho y parecerte muy divertido, a tu mascota no puede gustarle nada y puedas llegar a hasta hacerla sufrir, por lo tanto respeta siempre sus sentimientos y sus cuidados para darle lo mejor, como se merece, y deja los disfraces para los humanos que quieran llevarlos, quienes los disfrutarán mucho más y mejor.

Te puede interesar

Comentarios