Menú
Estrés en gatos: Síntomas, prevención y tratamiento
Estrés en gatos: Síntomas, prevención y tratamiento
FELINOS FELICES

Estrés en gatos: Síntomas, prevención y tratamiento

Con una sencillas pautas se puede detectar si un felino está atravesando por un período estresante que se puede corregir con ciertos comportamientos.

Al igual que las personas, los animales también reaccionan ante los cambios, sobre todo si se les saca de la zona de confort. Cuando un gato se siente a gusto suele mostrarte cariñoso, le gustará que juegues con él, se acercará para que le acaricies, querrá hacerte compañía.

Por otra parte, tú lo podrás notar también porque le gustará rozarse con muebles, paredes, incluso con tu pierna. Recurre a ello para dejar su rastro a lo largo de lo que él considera que es su hogar. Soltando sus feromonas hace que, cuando vuelva a pasar por el mismo sitio le resulte familiar y se sienta seguro.

Los cambios afectan al comportamiento de los gatosLos cambios afectan al comportamiento de los gatos

Causas de estrés en un gato

Los problemas de estrés en nuestro felino pueden aparecer por diversas razones y debemos ser nosotros mismos los que nos demos cuenta de ese cambio que ha experimentado nuestro animal y de los síntomas que evidencian que no se encuentra bien. El estrés no tiene que durar mucho, hay casos en los que dura unas horas, pudiendo llegar a días en otros más severos.

1. Cambio de ubicación. En primer lugar está el cambio de domicilio. Cuando cambias a un gato de su lugar de confort no se siente a gusto porque no encuentra su rastro en los rincones de la casa. También puede sentirse extrañado en caso de que haga salidas breves de su casa, ya sea al veterinario o de vacaciones. En este apartado también puede incluirse el hecho de limpiar los muebles quitándoles las feromonas que ha dejado el felino ahí. Hará que no sienta su hogar tan seguro.

2. Nuevos animales. Es posible que nuestro gato esté acostumbrado a estar solo y la presencia de un nuevo animal puede hacer que le influya de tal manera que aparezca el estrés. Hay que tener en cuenta la edad de nuestro felino y lo tolerante que puede ser ante la presencia de un acompañante. Puede ser que lleven perfectamente, pero también puede verlo como una amenaza y que vivan constantemente peleándose.

La llegada de otros animales también influyeLa llegada de otros animales también influye

3. Uñas. Aunque muchas veces no nos demos cuenta de que le tenemos que cortar las garras a nuestro gato, tenerlas largas le hace daño y puede crearle un cuadro de estrés ya que él mismo no es capaz de cortárselas, de ahí que pueda darle por arañar.

Síntomas

Antes de nada, hay que tener en cuenta que los síntomas que suelen darse en un gato cuando éste tiene estrés pueden ser síntomas de cualquier tipo de enfermedad y, por lo tanto, no debemos ser nosotros los que analicemos la sintomatología deduciendo que nuestro felino padece estrés sin tener la opinión de un profesional.

Los síntomas han de dividirse en dos grupos atendiendo a si son síntomas que afectan a su salud o bien a sus pautas de comportamiento.

1. Salud: entre estos síntomas encontramos asma bronquial, cistitis, colitis, pancriatitis, alopecia, hipersensibilidad, aumento de las infecciones, agravamiento de enfermedades víricas y autoinmunes. En el caso de que estos aparezcan, acuda rápidamente a un especialista que pueda darle un diagnóstico.

Los síntomas son como los de cualquier otra enfermedadLos síntomas son como los de cualquier otra enfermedad

2. Conducta: el comportamiento de nuestro gato se nota distinto por un aumento de la agresividad, ansiedad generalizada, fobias, comportamientos compulsivos, manías obsesivas, trastornos alimenticios, diarrea, marcaje con las uñas, hiperactividad o maúlla en exceso.

Tratamiento

El primer paso antes de poder seguir algunos consejo que puedan ayudar a que nuestro gato no esté estresado será acudir al veterinario. Un chequeo a tiempo puede ayudar a iniciar el tratamiento adecuado para una enfermedad no diagnosticada. El especialista ayudará en todo lo que se refiera a la salud del gato pudiendo así descartar o no una causa médica para los síntomas que está mostrando nuestro felino.

Por otro lado, va el tratamiento referido a la curación emocional de nuestro animal, ayudarle a que abandone esa situación de estrés. Para ello, hay distintas opciones:

1. Juegos. Jugar con nuestro gato puede ser muy efectivo si vemos que se encuentra en un estado de estrés máximo. La energía que acumula al encontrarse así puede ser quemada jugando. Para ello habrá que estimularle. Puedes optar por utilizar ese juguete que sabes que le gusta o ir innovando para que ambos podáis pasar un buen rato y que este momento de diversión no caiga en la rutina.

2. Cariño. Muchas veces lo que le pasa a nuestro animal es que se siente falto de mimos y su estrés no deja de ser más que una llamada de atención. En este sentido, no hay mejor tratamiento que, una vez que le coloques en un lugar cómodo, le acaricies y masajees donde más le gusta.

Jugar con los felinos es una de las mejores medicinasJugar con los felinos es una de las mejores medicinas

3. Aislamiento. Como ya hemos dicho anteriormente, el estrés puede venir causado por la presencia de otro animal con el que no ha hecho buenas migas. Por ello, mientras nuestro gato esté estresado, lo más recomendable será tenerle apartado de cualquier animal que pueda trastocar su tranquilidad hasta que se encuentre mejor.

4. Feromonas. Existen feromonas artificiales que pueden hacer los efectos de las que había dejado nuestro gato anteriormente y nosotros hemos quitado o se han ido. También sirve para que, en un lugar que no conoce y en el que se siente inseguro, pueda notarlas y poder empezar a sentirse más confiado y relajado.

5. No ruido. Muchas veces tenemos conductas en nuestra vida que pueden alterar a nuestro gato. Ejemplo de esto puede ser poner la música alta o hablar a gritos. En estos casos, un ambiente más tranquilo y calmado ayudará a nuestro felino.

Otro tratamiento posible para el estrés de un gato que no se encuadra dentro de los dos subgrupos es el referido a la alimentación. Existen alimentos específicos que ayudan a combatir el estrés de los gatos y los síntomas que éste produce en ellos. Si quieres información sobre ellos, acude a tu veterinario para que te aconseje cuál es el más indicado y, por lo tanto, el más efectivo.

Te puede interesar

Comentarios