Menú
Mi gato es obeso, ¿cómo puedo hacer que adelgace?
Mi gato es obeso, ¿cómo puedo hacer que adelgace?
SOBREPESO EN GATOS

Mi gato es obeso, ¿cómo puedo hacer que adelgace?

Muchos gatos parecen obesidad, en Bekia te damos algunos consejos y trucos para evitar este problema de salud.

En España, la obesidad en gatos llega a alcanzar entre el 20 y el 30% de los felinos que viven en pisos y casas pequeñas. Este problema es mucho más grave de lo que podríamos pensar: los gatos obesos pueden sufrir artrosis y diabetes entre otras enfermedades. Por esta razón es vital buscar soluciones a su sobrepeso y controlar su alimentación y ejercicio. Si te estás preguntando 'qué hago' al respecto, a continuación te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la obesidad en estas mascotas felinas.

¿Qué hago para saber si mi gato necesita adelgazar?

Un truco que nos puede aclarar si nuestro gato es obeso o no será fijarnos bien en su cuerpo. Si sus costillas y caderas se meten hacia dentro dibujando una cintura clara el gato no tendrá problemas de peso, pero si no podemos discernirla sí que deberemos de ponernos a buscar soluciones. Si cuando acariciamos al gato no notamos fácilmente sus costillas o en extensión, las zonas más huesudas de su cuerpo, también podremos considerar que tiene quilos de más.

Sin embargo, lo que de verdad ayudará será saber su peso. En muchos casos a primera vista ya será obvio si nuestro gato sufre obesidad o no, pero si tenemos dudas lo mejor será pesarlo. El peso medio de un gato sano debe de ser entre 3,5 y 4,5kg; si pesa menos se considerará que está delgado, si pesa más podremos decir que tiene sobrepeso y si pesa más del 20% de lo que sería su peso ideal no nos equivocaremos al afirmar que el gato sufre de obesidad.

La obesidad es un problema en los felinos de alta edadLa obesidad es un problema en los felinos de alta edad

¿Qué causa la obesidad en gatos?

Generalmente la razón principal por la que nuestro gato pesa de más es la sobrealimentación. Si bien es cierto que algunos felinos tendrán predisposición a la obesidad por sus genes, la comida que le servimos es el factor esencial. Un gato con un peso medio de 4,5kg necesita entre 180 y 200 calorías al día, no más. También tendremos que tener en cuenta el ejercicio que hace: si es un gato muy enérgico, que corre y salta mucho necesitará más comida, si por el contrario es más sedentario necesitará menos.

Como hemos apuntado, aparte de la comida, hay otros factores que facilitarán el desarrollo de la obesidad en nuestro gato. Uno de ellos es la edad. Como es lógico, cuanto más mayor se haga el gato menos activo se volverá, ya que tendrá menos energía. Al no moverse mucho necesitará menos calorías, pero si come lo mismo que siempre engordará.

El género del gato también será importante ya que las hembras suelen tender más a la obesidad, y los gatos castrados y las gatas esterilizadas también subirán de peso tras la operación. Esto se debe a que su metabolismo se reduce y necesita menos calorías, ya que los estrógenos y los andrógenos estimulan el sedentarismo.

Por ello, a los gatos castrados y esterilizados les bastará con comer el 75-80% de lo que comen los gatos que no han pasado por ninguno de estos procedimientos. Si les seguimos dando la misma cantidad de comida y no la disminuimos es normal que adquieran quilos de más. Por esta razón se puede afirmar que el procedimiento en sí no es el causante de la obesidad, si no los cuidados que recibe el gato tras la operación.

Los más propensos a parecer obesidad son los de raza mixtaLos más propensos a parecer obesidad son los de raza mixta

La raza también será determinante en el peso del gato. Algunas tienen más inclinación al sobrepeso que otras, y aquellos gatos que sean de raza mixta probablemente engordarán más que los que sean de raza pura. El ambiente en el que se encuentre el felino en su día a día también influirá.

Como ocurre en muchas personas cuando se sienten nerviosas, los gatos también pueden ser víctimas del estrés y comer más deprisa y en mayor cantidad. La convivencia con otros gatos o mascotas pueden llevar a que nuestro gato sufra un problema alimenticio y que piense que al competir con otros animales por comida debe de acapararla rápidamente. La temperatura también intervendrá: si el gato vive en un lugar cuyas temperaturas son bajas comerá más al necesitar un mayor número de calorías para resguardarse del frío. Por el contrario, si las temperaturas son altas no le hará falta.

¿Qué hago para prevenir el sobrepeso de mi gato?

Como dueño o dueña de tu gato seguramente te has preguntado cuáles son las soluciones para impedir que tu felino se haga obeso o, en otros casos, ayudarlo a adelgazar. Esto es posible, aunque si queremos hacerlo bien llevará su tiempo, ya que un adelgazamiento súbito podría llevar al desarrollo de una enfermedad del hígado llamada lipidosis hepática felina.

El primer y más prudente paso a realizar será llevar nuestro gato al veterinario. Él nos sabrá decir si la obesidad se debe a la sobrealimentación y sedentarismo o a alguna enfermedad o condición que deberá examinar. Si resulta ser el primer caso, nos dará una dieta con el número de calorías y tipo de alimentos que deberán trasladarse a la dieta de nuestro gato. Probablemente el veterinario recomendará para adelgazar una alimentación rica en proteínas y baja en carbohidratos y grasa, lo que ayudará al gato a perder grasa mientras mantiene su músculo.

Muchos dueños tienen la costumbre de recompensar a sus gatos con una golosina especial; consulta con el veterinario si debes dejar de hacerlo o si es conveniente reducir el número de veces que se la ofreces. También debes de tener en cuenta que cuando alimentes a tu gato es conveniente servirle la comida a las horas adecuadas, ya que si les dejas el plato lleno todo el día ellos podrán comer cuando les apetezca y al no tener límite se sobrepasarán.

Necesario que el gato haga ejercicio para bajar de pesoNecesario que el gato haga ejercicio para bajar de peso

Anima a tu gato a hacer ejercicio si ves que a él mismo no le surge. Unos 20 minutos al día estarán bien y puedes utilizar accesorios como un láser, palos o juguetes interactivos. También puedes probar a perseguirlo por la casa, ¡así de paso os ejercitáis juntos! Si ves que le cuesta un poco más cambia el lugar donde colocas la comida y escóndela, así no tendrá más remedio que caminar y buscarla si desea alimentarse. Para comprobar que la correcta alimentación está funcionando pesa a tu gato cada cierto tiempo y anota los resultados, ya que puede ser un poco complicado comprobarlo a simple vista si lo vemos cada día.

¿Qué hago para mantener el peso de mi gato?

No es un ningún secreto que la salud de un gato obeso se verá muy perjudicada si su condición no mejora. Se deberán buscar soluciones para ayudar al felino o es probable que sufra artritis, diabetes, problemas de respiración o enfermedades del corazón. Cuando hayamos conseguido adelgazar a nuestra mascota deberemos de procurar que se mantenga, ya que no es nada difícil que engorde otra vez: la comida de gatos baja en calorías nos ayudará a que esto no suceda.

Los especialistas también recomiendan alimentar a nuestros gatos con comida enlatada en lugar de seca. Esto se debe a que contiene mucha proteína y pocos carbohidratos. Además la comida húmeda contiene un 90% de agua, cuya absorción es muy favorable para evitar la retención de líquidos.

Te puede interesar

Comentarios