Menú
10 consejos para evitar que tu perro ladre
10 consejos para evitar que tu perro ladre
MOLESTO RUIDO

10 consejos para evitar que tu perro ladre

Los ladridos compulsivos de un perro pueden ser muy molestos, aquí te mostramos varias técnicas para que tu mascota deje de hacer ruido.

Es bastante habitual que la incorporación del perro al nuevo hogar sea cuando este es pequeño, y por ello, es recomendable que ya desde el primer día se le empiece a educar y enseñar para que la convivencia sea lo más agradable posible. Si por el contrario, el perro entra en nuestras vidas con una edad avanzada, hay que tener en cuenta que el período de adaptación puede costar más y que la educación, el cariño y la paciencia serán puntos clave para que ambas partes encuentren un equilibrio. A pesar de las diferencias entre adoptar un perro cachorro y de mayor edad, lo cierto es que hay aspectos como manías o comportamientos que pueden llegar a compartir y hoy analizaremos la costumbre que muchos animales toman cuando empiezan a ladrar compulsivamente.

Si tu perro, ya sea desde hace poco o desde el primer día que entró en tu vida, se habitúa a ladrar mucho, es importante que sepas que esta acción es totalmente natural. Una vez se tenga esto claro, es importante ser consciente de que si se quiere controlar el ladrido de un perro, la constancia y la paciencia va a ser algo que determine el éxito de dicho control. A continuación, desde Bekia te daremos varios consejos y trucos que ayudarán a controlar los ladridos de tu perro sin coartarlo. De todas formas, si vieras que el problema persiste, lo recomendable será que acudas a un entrenador profesional para que analice en persona a tu mascota y aplique las medidas oportunas.

Es natural que tu perro ladre muchoEs natural que tu perro ladre mucho

Ignóralo y no le consientas los caprichos

El perro es uno de los animales más listos y lo cierto es que muchas veces pasará que, si quiere algo, hará todo lo que esté en su mano para conseguirlo. Como su única forma de comunicarse con los demás es a través de los ladridos, usará esta manera para reclamar lo que quiera. En este caso, el mejor consejo es darle una respuesta que recuerda mucho a la que muchos padres dan con sus hijos cuando a estos les entra una pataleta si no le dan lo que quieren.

Es importante no reforzar los ladridos compulsivos así que lo recomendable, cuando se da esta situación, es no hacer caso a tu perro. Obviamente, si los ladridos no son porque se encuentra con otro perro sino que son en tu casa o en un ámbito en el que no hay ninguna amenaza hacia él, esta será una de las mejores medidas que puedes adoptar. Si el ladrido de tu perro es compulsivo u obsesivo, el mejor consejo es ignorar por completo al animal. Debes saber que si haces lo que él quiere en el momento en el que ladre, automáticamente asociará tu sumisión con sus ladridos. Piensa en cuando quieres educar a un perro que, cuando hace algo bien, se le premia para que asocie esa acción con un premio. Esto es igual pero a la inversa así que no le concedas que tome el control.

El mejor consejo es ignorar al animalEl mejor consejo es ignorar al animal

Busca el origen de los ladridos

Un perro puede ladrar por varias razones. Para identificar el problema y encontrar la mejor solución posible, lo ideal es ser paciente y analizar las situaciones en la que los ladridos son permanentes. Una razón bastante habitual es el estrés y la frustración. El mejor consejo: párate a analizar si las necesidades de tu perro están cubiertas, de si tiene algún problema ajeno a ti o de si algo de la rutina del hogar le está afectando. Muchos animales pagan su frustración y estrés a través de los ladridos pues toman esto como su única vía de escape así que analiza cómo vive tu perro.

El aburrimiento es algo también muy común entre los canes que ladran mucho. Los perros son seres vivos que, como los humanos, son muy sociales y por ello necesitan interactuar continuamente. Es inevitable que un animal tenga que quedarse solo en algún momento del día pero una cosa muy distinta es que apenas salga a pasear o que pase muchas horas o incluso días, solo.

Utiliza una palabra concisa o un fe,Pie de foto

Marca territorio y corrige su comportamiento

Cuando hablamos de marcar territorio, nos referimos a que muestres una actitud ante los ladridos de tu perro de tranquilidad y serenidad. Uno de los mejores consejos es ponerse a su misma altura y utilizar nuestra concentración para crear entre vosotros una especie de barrera y que este entienda que el líder eres tú. Si haciendo esto, no eres capaz, utiliza una palabra concisa o un gesto de reprimenda las veces que sea necesario pues es probable que el perro, aunque se pare a la primera, luego vuelva a la carga. Aunque consigas calmar físicamente a tu perro, lo más seguro es que su mente todavía esté en alerta así que ten paciencia si su comportamiento se repite y espera a que se rinda por completo, proceso que seguramente lleve desde unos minutos hasta una hora. Recuerda que la clave para corregir esta actitud obsesiva es la paciencia.

Cógelo en brazos para calmarlo o apártalo del problema

Otros de los dos consejos y/o trucos que puedes utilizar para hacer que tu perro deje de ladrar es apartar a tu perro del foco problemático. Una opción es optar por cogerlo en brazos y mantenerlo sobre tus piernas; muy importante es que no acerques tu cara a tu mascota cuando este esté en estado de excitación. Mantenlo quieto en tu regazo y no dejes que se vaya hasta que esté calmado.Apartarlo del problema es también otra solución que hará que, al no ver el motivo por el que está ladrando, consiga calmarse. Esta solución vendrá bastante bien sobre todo cuando sus ladridos vayan dirigidos a otros perros mientras estéis paseando en el parque, a otras personas e incluso a objetos.

Sácalo al exterior para que gaste energíaSácalo al exterior para que gaste energía

Sácalo a pasear y a hacer ejercicio

Uno de los motivos por los que un perro ladra obsesivamente es porque se encuentra aburrido o frustrado con su rutina. No pasearlo suficiente puede ser hacer que la energía se acumule dentro de el y acabe, finalmente, explotando a través de ladridos insistentes. Si el motivo por el que ladra es este, te aconsejamos intentar que canalice su energía a través del ejercicio.

Sácalo al parque a pasear más que antes y, si ves que los paseos son insuficientes, incorpora otras actividades como salir a hacer footing con él o jugar a lanzarle la pelota. Otras actividades que puedes usar como consejos y de las que también puedes echar mano es salir en bici con tu perro, ir a algún lado a nadar o mismo hacer senderismo. ¡Seguro que te lo agradece!

Te puede interesar

Comentarios