Menú
Bichón habanero: conoce esta raza de perro
ORIGEN CUBANO

Bichón habanero: conoce esta raza de perro

El nombre de esta raza de perro viene del francés bichón que significa "perro faldero", y habanero o habanés, por su color particular similar al habano.

El bichón habanero es una raza de perro pequeño que es ideal para los hogares donde haya movimiento y tránsito continuo de personas. Tanto si en la familia hay niños como gente muy juguetona, con ellos encontraréis un fiel amigo y compañero de hogar. No es muy amigo de los patios o las terrazas, por muy amplio y acogedores que sean, así que tendrás que hacerle un hueco dentro de tu casa.

El bichón habanero se caracteriza por ser más largo que otros bichones, además de contrarrestar con su baja estaturaEl bichón habanero se caracteriza por ser más largo que otros bichones, además de contrarrestar con su baja estatura

Historias de conquistas

Pertenece a la familia Bichón -de la palabra barbichon en francés, que significa barbudo- para definir al perro lanoso o con mucho pelo. Sus distintas razas se han expandido a lo largo del mundo y de la historia gracias al Imperio Español, que durante los siglos XV y XVI, con Carlos I de España y V de Habsburgo en la corona, se amplío por toda Europa occidental y parte de América, Asia y África.

Es una mezcla de perro barbet -una raza que con el tiempo ha dejado de existir- y de perros falderos de tamaño pequeño y pelo largo propias de la aristocracia del Mediterráneo del siglo XVIII. Su origen principal se sitúa entre España e Italia, manteniendo a la clase alta como principal impulsora de esta raza de perro. Sus antepasados, por lo tanto, son los conocidos como perros de aguas españoles.

Este perro se conocía más como Blanquito de la Habana y era el predilecto de la alta burguesía de los siglos XVIII y XIX en Cuba. Ya durante el XX, con los cambio sociales y las nuevas modas emergentes, el Bichón Habanero fue relegado a las clases sociales medias.

Bichón habanero, más conocido como 'Blanquito de la Habana'Bichón habanero, más conocido como 'Blanquito de la Habana'

La raza significó la nobleza, el lujo, la alta sociedad y los caprichos. Este es un ejemplo de cómo las clases sociales más elevadas tomaban a los animales de compañía como un elemento más de la casa, que les hacía tener mayor distinción. Aunque con el paso del tiempo, ha vuelto a su posición de rey de la casa.

Características principales

El bichón habanero es una raza de perro pequeña, ya que la media solo alcanza poco más de los 35 centímetros desde la cruz. Su característica principal es que es más largo que otros bichón, además de contrarrestar con su baja estatura. Además, este perro tiene un promedio de vida de 12 años.

Lo más llamativo del bichón habanero, al igual que la familia de esta raza de perro, es su pelo. Tiene un tacto muy suave y sedoso, es largo aunque pierde poca cantidad -perfecto para alergias o molestias higiénicas- y sus colores son básicos: blancos, beige y gris. A veces a parecen con una mezcla de dos o tres colores a la vez que se van entremezclando entre sus mechones rizados u ondulados, pese a que otros perros bichón lo suelen tener lacio.

El pelo del bichón tiene un tacto suave y sedoso, pero se cae poco a pesar de ser largoEl pelo del bichón tiene un tacto suave y sedoso, pero se cae poco a pesar de ser largo

El arreglo de este perro debe ser diario. El cepillado es muy importante, para que no tengan nudos y poder quitarles parte de la suciedad recogida. Pero el baño debe reservarse solo para momentos puntuales: cuando sea estrictamente necesario y no más de un baño por mes.

También hay que prestar especial atención al pelo que le rodea la cara, ya que tiene unos ojos muy grandes y brillantes que destacan sobre una frente plana, adornada con un flequillo corto típico de los perros con este tipo de pelo largo y suave. Lo habitual es que se lleve convenientemente recortado para que no moleste y el perro pueda ver correctamente, aunque también hay ejemplares de esta raza de perro que lo llevan recogido con una pequeña goma -siempre y cuando el animal esté cómodo-.

Uno más de la familia

El bichón habanero es una raza de perro muy familiar, leal y juguetón. A pesar de creerse un niño más, también es bueno para estar con los más pequeños de la casa. Eso sí, es un animal muy dependiente, por lo tanto, es conveniente que conviva en un hogar donde los dueños o la familia en sí esté pendiente de él y le haga siempre compañía.

Este animal necesita realizar ejercicio, por lo que hay que prestar atención a su forma físicaEste animal necesita realizar ejercicio, por lo que hay que prestar atención a su forma física

Este es un perro más bien casero, pero al que también le gusta salir todos los días aunque sea en paseos breves. No es amigo de los patios o terrazas, así que es mejor que viva dentro de la casa, con nosotros. Por eso es perfecto para para pisos o casas pequeñas donde siempre haya alguien.

A pesar de ser muy juguetón de por sí, este animal necesita algo de ejercicio. No es una raza de perro que requiera de atención física constante, pero sí que es recomendable acostumbrarlo a caminar, correr o simplemente juguetear. Puede hacer su ejercicio diario en casa, aunque es mejor sacarlo todos los días en paseos breves. Así aprenderá también a relacionarse y socializar.

Este último dato es importante, ya que el bichón habanero pertenece al rango de perro pequeño que, como la gran mayoría de ellos, tiende a ser más asustadizo y gruñón. Pero a él podemos enseñarle desde muy joven a estar a gusto con otra gente y otros perros. A pesar de ello, no te preocupes por si a tu bichón le gusta demasiado la gente, porque es conocido también por ser una raza de perro muy dependiente de sus dueños.

El bichón habanero tiende a ser demasiado dependientes de su dueño, llegando a sufrir depresiónEl bichón habanero tiende a ser demasiado dependientes de su dueño, llegando a sufrir depresión

Eso sí, ten mucho cuidado con algunos de los problemas que puede llegar a causar algún que otro ejemplar de bichón habanero, ya que tienden a ser tan dependientes del dueño que llegan incluso a padecer episodios de estrés cuando se les deja solos. También pueden romper cosas si se sienten solos o inseguros y ladran continuamente.

Por último, cabe citar algunas de las disfunciones que con el tiempo su salud puede padecer. Lo más común es que presenten luxación patelar, por lo que hay que atender a las articulaciones de sus patas. Otras de las enfermedades típicas de esta raza de perro son las cataratas, la atrofia progresiva de la retina y la otitis externa. Por lo demás, gozan de una buena salud a lo largo de toda su vida.

Artículos recomendados

Comentarios