Menú
Perros de récord: del más grande al más caro
Perros de récord: del más grande al más caro
GRANDES CANINOS

Perros de récord: del más grande al más caro

No todos los records los baten los humanos, estos son algunos de los records más impresionantes batidos por perros.

Por curioso que pueda llegar a parecernos, no todos los récords Guinnes los hemos batido los humanos. Y es que las mascotas también tienen sus propios récords, algunos de ellos incluso más curioso (o con más mérito) que los nuestros propios. Porque ellos han llegado a batir récords sin darse cuenta, sin tener conocimiento de que estaban haciendo algo de lo que sus dueños pudieran sentirse orgullosos.

En esta ocasión, vamos a hablar de los récords que han batido algunos perros. De entre todos los animales de compañía que pudiéramos elegir, sin duda el perro es el más fiel de todos, el que más se adapta a las necesidades de los humanos, y el que mejor suele reaccionar como mascota. Por desgracia, los perros nunca duran lo suficiente... Excepto Bluey, un pastor australiano que consiguió llevarse el récord al perro más anciano del mundo. Bluey se dedicaba al ganado, y nació en 1910; vivió casi treinta felices años, y al final falleció en 1939, tras una feliz vida. Treinta años no es mucho para un ser humano, pero para este animal es una cifra increíble, y seguro que sus compañeros humanos lo disfrutaron como nadie. ¡Muchos pagaríamos por tener un perro tan longevo!

Aunque su récord no es el único interesante. Hay una gran cantidad de mascotas que llegaron a convertirse en perros de récord por un motivo u otro. ¿Quieres conocer más? ¡Allá vamos!

Bluey, el perro más ancianoBluey, el perro más anciano

Perros que no olvidarás en la vida

El perro es el animal que mejor encaja como mascota por su fidelidad, por encajar en nuestro día a día, por su cariño... Aunque el tamaño no siempre acompaña. Y, si no, que se lo digan a George, un dogo alemán que ahora mismo tiene el récord del perro más alto del mundo, con sus nada más y nada menos que 1'08 metros desde la pezuña hasta el hombro. Vive en Arizona, y es toda una celebridad en su país, puesto que ha visitado una gran cantidad de programas de televisión.

George, el perro más altoGeorge, el perro más alto

Por otro lado, hay mascotas que son famosas por otros motivos. Dokhyi puede presumir fácilmente de ser el perro más caro del mundo, y es que este cachorro de mastín le costó a su dueño la increíble cifra de un millón y medio de dólares. No solo es una de las razas más antiguas del mundo, sino que su peculiar color además le convierte en un animal único en el mundo. No obstante, Dokhyi no puede saltar tan algo como Cinderella May, con lo cual... ¡No lo tiene todo! Cinderella es un galgo, capaz de saltar un total de 172'7 centímetros, algo que demostró en un concurso en el año 2006. ¡Y ningún otro perro ha conseguido esa proeza!

Dokhy es el perro más caroDokhy es el perro más caro
Hay otros récords que son bastante más enrevesados. Por ejemplo, Sweet Pea es un border collie que aparece en el libro de los Récords Guinness porque consiguió dar diez pasos sujetando un vaso de agua en la cabeza sin que este se le cayera y, hasta ahora, es el animal que más pasos ha conseguido dar de esta forma. A su vez, Tillman es un bulldog inglés capaz de recorrer los cien metros en state en tan solo 19'678 segundos. ¡Increíble!

Perros que disfrutaron su récord

Sin duda, Augie se siente terriblemente orgulloso de su proeza. Y es que este perro perdiguero estadounidense es capaz de coger y sostener cinco pelotas de tenis en su boca, siendo este el mayor número de pelotas que un perro ha conseguido sostener en su boca hasta el momento. Y seguro que pudo jugar con todas ellas justo después de las fotos oficiales. Anastasia también disfrutó mucho su récord, y es que esta Jack Russell consiguió explotar 100 globos con la boca en ta solo 44'49 segundos. ¡El animal debió estar inspirado ese día!

Boo Boo es el perro más pequeñoBoo Boo es el perro más pequeño

Ya hemos hablado del perro más grande del mundo, pero... ¿Qué hay del más pequeño? Su nombre era Boo Boo, y al nacer medía exactamente lo que un pulgar. Esto le provocó algunos problemas, puesto que tuvo que ser alimentado mediante cuentagotas cada dos horas exactamente. Sin duda, ella no sería capaz de imitar la habilidad de Rose, que es capaz de coger y mantener siete frisbees en la boca... ¡Al mismo tiempo! Boo Boo no tendría espacio suficiente para hacerlo, por desgracia para ella.

Puggy es el perro con la lengua más largaPuggy es el perro con la lengua más larga

Hay perros que se acaban haciendo famosos por récords totalmente inesperados, como el de tener la lengua más larga del mundo o las orejas más largas. El primero lo batió Puggy, un pequinés estadounidense cuya lengua medía once centímetros y medio, ¡que se dice pronto! Por otro lado, Harbor es un Coolhound, y hasta ahora ha sido declarado el perro con las orejas más largas del mundo. Su oreja derecha mide 34'9 centímetros, mientras que la izquierda se queda tan solo en 31.

En el año 1957, Laika marcó un antes y un después, puesto que fue el primer animal vivo en orbital alrededor de nuestro planeta. Por desgracia, murió rápidamente, puesto que no pudo soportar la presión del espacio; pero eso no hace que sea menos merecedora de un puesto de honor en este recopilatorio de récords. Porque el suyo no fue algo que ella buscara, pero, aún así, acabó costándole la vida. Snuppy tampoco buscó entrar en este top de récords, puesto que no eligió ser el primer perro clonado. Aunque, gracias a él, sí es cierto que se ha podido avanzar considerablemente a nivel científico.

 Layka fue el primer ser vivo en pisar la lunaLayka fue el primer ser vivo en pisar la luna

Los perros son animales increíbles, sin lugar a dudas, y que no solo nos sirven como compañía sino que también logra grandes proezas. Los que hemos señalado anteriormente son casos excepcionales, pero seguro que conocéis perros de vuestro entorno que hacen cosas que jamás hubierais imaginado que un perro haría, como ayudar a sus dueños en cosas del día a día. Estos canes tienen mucho más que aportarnos de lo que pudiéramos imaginar en un primer momento, ¡así que dejémoslos entrar en nuestra vida y disfrutemos de su compañía! Seguro que no os arrepentiréis.

Te puede interesar

Comentarios