Menú
¿Cómo puedes saber si tu perro tiene calor?
PERRO CALUROSO

¿Cómo puedes saber si tu perro tiene calor?

Para evitar que nuestros perros pasen calor durante este verano tenemos que tener en cuenta ciertos consejos para refrercarles y que no se pongan enfemros.

El verano ha empezado y con él vienen las temperaturas altas, perfectas para disfrutar del calor en la playa o en la piscina tomando el sol. Pero no a todo el mundo le pueden gustar estas fechas, como puede pasar con nuestro perro, que con los grados de más puede llegar a sufrir un golpe de calor si no lo controlamos a tiempo.

En contadas ocasiones ha sucedido que, por no prestar la suficiente atención, nuestra mascota ha terminando padeciendo las consecuencias del verano. Es normal que muchos dueños sientan la necesidad de preguntarse 'qué hago' en este tipo de situaciones, pero lo cierto es que nuestro perro nos ha estado dando las señas para decirnos -de alguna manera- que tiene los síntomas propios de un golpe de calor.

Intenta que tu mascota esté a gusto en casaIntenta que tu mascota esté a gusto en casa

Para empezar indicaremos cuales son los síntomas más característicos de este tipo de problemas y a continuación ofreceremos sus posibles causas y soluciones. Para que este verano podamos disfrutar todos juntos del calor sin sufrir las consecuencias más duras. Aunque los más importante de todo es mantener la calma y saber qué hago en cada momento de la situación.

Primeras precauciones

Durante los meses de verano es recomendable que el perro se sienta en compañía nuestra, así que lo más normal es dejar que el animal entre dentro de casa y se pueda acomodar fácilmente. Lo principal de este consejo es porque nosotros intentamos estar a gusto en el hogar, sin necesidad de pasar un calor innecesario. Por eso sabemos que, si nuestra mascota puede estar dentro, no lo pasará mal ni sufrirá un golpe de calor en el exterior.

En caso de decidir que nuestra mascota debe quedarse fuera hay que tener en cuenta una serie de pautas. Primeramente debemos proveerle de un sitio fresco y a la sombra, además de cómodo, para que él pueda sentirse bien. El agua debe ser lo más importante de controlar, ya que al igual que las personas, el perro buscará su fuente de hidratación para mantenerse fresco. Así como también necesita de una buena ventilación.

Busca los lugares más refrescantes para tu perroBusca los lugares más refrescantes para tu perro

Hay que tener en cuenta que mucha gente decide que el perro le acompañe durante el día en casa y salga a dormir por la noche, pero no es del todo recomendable este cambio de temperatura tan brusco, ya que durante las horas de sol va a hacer calor tanto dentro como fuera. El problema viene cuando llega la noche, que las temperaturas descienden unos grados y el animal puede llegar a sufrir ese cambio en el cuerpo.

Lo recomendable, por lo tanto, es la primera opción: mantenerlo dentro con nosotros y, en caso de que sea posible, dejarle la puerta abierta para que el perro decida los momentos que necesita pasar en casa o en el jardín. De esta manera es él mismo quien se regula su temperatura corporal.

Las señas que nos da

Cuando observamos que nuestra mascota tiende a tener menos actividad de la normal, respira más fuerte, le dan calambres en los músculos o tiene la zona del hocico reseco tendremos que atender a esta señal, ya que son los primeros síntomas de un posible golpe de calor. Estos pasos son previos antes del desmayo que puede ocasionar el no observar las necesidades del animal.

El golpe de calor es debido a que su temperatura corporal es de por sí más alta que la nuestra -en torno a los 38 o 39 grados centígrados-. Si a eso le sumamos las olas de calor que se suceden en los meses de verano, los perros con mayor masa muscular, pelo largo y abundante y los más hiperactivos de la casa tienden a sentir apatía y fatiga a causa de ello.

Observa sus comportamientos para que no le de un golpe de calorObserva sus comportamientos para que no le de un golpe de calor

Cuando observemos, además del cansancio continuado y la respiración agitada, le suceden los siguientes síntomas, es que nuestro perro puede estar sufriendo un golpe de calor grave:

-Su latido se acelera considerablemente

-Babea mucho y tiene sed constante

-Su piel se vuelve más caliente y seca

-Muestra síntomas de mareos o llega a perder el equilibrio con facilidad

-Las membranas mucosas se le vuelven rojas y se le reseca el hocico

Primero hay que tener en cuenta que los perros no poseen la capacidad de transpiración que tenemos los humanos, sino que regulan su temperatura mediante la boca. Esos jadeos que tanto hacen muchos es porque en ese momento están intentando extraer el calor de más que tienen. Las zonas por las que el animal suda son las almohadillas de las patas, por eso habrá que atender a que sus pies estén limpios y, en caso de que sea necesario, podremos ayudar a que transpire mejor limpiándolas con un poco de alcohol en un algodón sobre estas.

Qué hago para evitarlo

Sus síntomas de deshidratación y golpes de calor son parecidos a los nuestros, porque les cuesta mantener un grado constante durante verano. Las claves para mantener a un perro a salvo de sufrir uno es manteniendo las siguientes señas de control y prevención:

-Evitar paseos o ejercicio intenso en horas de calor.

-No mantener encerrados a los perros.

-Refrescar la zona de cabeza y cuello del animal.

-Dejarles una zona ventilada, fresca y con sombra.

-Darles baños habituales dependiendo de la raza o refrescarles en las horas de más calor.

-Controlar que tienen agua fresca y limpia siempre.

-Prestar atención y los cuidados necesarios.

-Cortar el pelo en caso de ser necesario.

Dependiendo del tipo de perro, serán más propensos a sufrir el calorDependiendo del tipo de perro, serán más propensos a sufrir el calor

Las razas de perro que tienen una mayor tendencia a sufrir un golpe de calor son los animales chatos, como los bulldog, los bóxer o los pequineses. También hay que mantener especial cuidado en los cachorros, porque todavía no están del todo desarrollados y su cuerpo es más débil, así como en los perros más mayores o aquellos que estén enfermos. Aun así, son todos los que pueden sufrir los síntomas.

Por lo tanto solo queda recordar que hay que mantener a nuestras mascotas en un lugar fresco y con ventilación, con agua siempre fresca y limpia, además de prestar atención a las necesidades de cada momento. Si seguimos todo esto podremos evitar un mal mayor.

A partir de aquí ya sabemos cuáles son las señas que nuestros perros nos muestran y cómo pueden tratarse los síntomas de este tipo de mal veraniego. Así que ya sabemos cómo responder a ese ' qué hago ' que nos hacíamos al principio frente a un posible golpe de calor.

Artículos recomendados

Comentarios