Menú
¿Puedo tener un perro y un gato viviendo en la misma casa?
¿Puedo tener un perro y un gato viviendo en la misma casa?
¿COMPATIBLES?

¿Puedo tener un perro y un gato viviendo en la misma casa?

Siempre se ha dicho que los perros y los gatos no se llevan bien, pero existen muchas excepciones a esta regla.

Perro y gato jugando juntosPerro y gato jugando juntos

Existen ciertos mitos que debemos tener en cuenta antes de adquirir nuestras mascotas. Siempre se ha dicho que los perros y los gatos no se llevan bien, pero existen muchas excepciones a esta regla. En Bekia Mascotas te contamos si es posible tener un perro y un gato viviendo en la misma casa.

Llevarse como el perro y el gato

Cierto es que muchos perros cuando salen a pasear con sus dueños al ver un gato correrán tras de él.No obstante, en la mayoría de los casos tu mascota solo siente curiosidad por el otro animal, quiere jugar con él o su instinto cazador le hace perseguir cualquier animalito como posible presa.

En la mayoría de los casos ambos animales se quieren y respetan como si fueran de la misma raza
El gato, mucho menos sociable que los perros, se tomará ese primer contacto sin invitación como un ataque e, instintivamente, atacará al perro. Por lo tanto, si el gato que se acerca a nuestro perro no es el que convive en nuestro hogar, lo mejor sería separar ambos animales lo antes posible antes de que puedan hacerse daño.

Conviviendo en la misma casa

Cuando el perro y el gato conviven en el mismo hogar la cosa cambia. Si se conocen desde que al menos uno de ellos era un cachorro conseguirán tener una buena relación. Si ya tenemos el perro o el gato antes de que llegue la otra mascota deberemos mostrarles la misma cantidad de atención y cariño para que no lleguen a tener celos el uno del otro.

Además, los gatos suelen tener el carácter menos afable que los perros, por lo que seguramente que sea el gato quien ocupe el sillón más grande o aparte al perro cuando no quiera tenerlo cerca. El perro, mucho más bonachón, perseguirá al gato para jugar y dormirá a su lado, ya que en la mayoría de los casos el felino se convierte en el líder de su nueva manada, tu casa.

Evita que se coman la comida el uno del otroEvita que se coman la comida el uno del otro

Sin embargo, debemos tener siempre en cuenta, sobre todo al principio, que son animales y, como tales, son imprevisibles. Al principio la mascota que residía ya en el hogar puede volverse muy territorial y atacar al nuevo inquilino. Aunque en la mayoría de las veces el ataque será de modo aviso tenemos que supervisarlos constantemente para que no llegue a más.

Una vez veamos que se llevan bien y no se hacen daño deberemos tener en cuenta las horas de las comidas, que ni el perro pueda comerse la comida del gato ni al revés y que cada uno de ellos tenga un cazo con agua limpia. Como el gato es muy ágil lo más recomendable es poner su comida y bebida en una zona alta donde el perro no llegue.

Si se conocen desde que al menos uno de ellos era un cachorro conseguirán tener una buena relación
Al perro lo bajaremos a la calle a pasear, pero con el gato tendremos la arena en casa. Es muy importante que la coloquemos en algún lugar de la casa donde el perro no llegue, para que no pueda hurgar en ella.

Así pues, la convivencia en una casa entre un gato y un perro es posible. En la mayoría de los casos ambos animales se quieren y respetan como si fueran de la misma raza. Pero lo fundamental es que tú les eduques adecuadamente a tu mascota para que ambos puedan quererse y respetarse incluso cuando tú no estás en casa.

Te puede interesar

Comentarios