Menú
Consejos a la hora de adoptar a un perro
Consejos a la hora de adoptar a un perro
RECOMENDACIONES

Consejos a la hora de adoptar a un perro

La adopción de un perro es una decisión muy importante, que tenemos que meditar en profundidad antes de decidirse a dar el paso.

Hay que buscar el perro que mejor se adapte a nuestro ritmo de vidaHay que buscar el perro que mejor se adapte a nuestro ritmo de vida

Si nos gustan mucho los animales, en nuestra niñez hemos tenido una mascota de la cual tenemos muy buenos recuerdos, o queremos un nuevo amigo para la que tenemos en casa, quizá estemos planteándonos adoptar un perro. Son animales que nos atraen enseguida, por su belleza, lealtad y cariño, pero hemos de pensar en la responsabilidad que supone. Es por ello que en Bekia Mascotas os queremos dar unos consejos básicos que os ayuden a tomar esta decisión tan importante.

Cuándo adoptar a un perro

La adopción de un perro es una decisión muy importante, que tenemos que meditar en profundidad. Los perros son unos compañeros muy cariñosos y que nos dan mucha alegría, pero también supone una gran responsabilidad, y es posible que no estemos preparados, por una razón u otra, para cuidarlos durante toda su vida. La mayor muestra de ello es la cantidad de perros que son abandonados, y acogerlos cuando no vamos a ser capaces de cuidarlos bien es la primera conducta de irresponsabilidad que se puede cometer.

Es muy importante que nos pensemos durante un tiempo la posibilidad de adoptar un perro, nunca ha de ser algo repentino o impulsivo. Debemos sopesar si nuestros horarios nos permiten sacarlo de paseo el tiempo que necesita, si podemos asumir los gastos que van surgiendo (comida, visitas regulares al veterinario, vacunas, correas, higiene...) y si tenemos la paciencia y dedicación necesaria para educarles correctamente.

Si estamos 100% seguros de que podemos hacernos cargo de él, y es una decisión que hemos meditado a lo largo de un tiempo largo, podemos comenzar el proceso de acogida. No obstante, si ya hemos tenido otros animales de compañía y el resultado ha sido positivo, esto supone un punto más a favor de la adopción de un nuevo miembro de la familia.

De dónde adoptarlo

Podemos comprarlos en tiendas de mascotas, adoptarlos de la perrera o albergue, o acoger a un cachorro de una camada, que se anuncian en muchos sitios. Las opciones más recomendadas son las dos últimas, pues las tiendas de mascotas, aunque resultan adecuadas para comprar peces o roedores, los perros se encuentran en escaparates deseando salir de ahí para correr, jugar y mantener el contacto social con otros perros o personas, no es el mejor trato para un animal.

Ten paciencia en la adaptación a su nuevo hogarTen paciencia en la adaptación a su nuevo hogar

Una ventaja de que la adopción tenga lugar en un albergue o perrera es que estaremos ayudando al can, ya que éstas suelen tener muchos animales y pocos recursos, por lo que es muy difícil cuidarlos bien. La gente, generalmente, acude a las tiendas buscando un perro de raza, especialmente si es cachorro, pero en las perreras también se pueden encontrar porque muchas personas que han adoptado uno, lo han acabado abandonando (seguramente porque han priorizado su raza frente a otros criterios para la adopción).

Las personas que trabajan en el albergue de animales pueden ayudarnos mucho a elegir el perro que mejor se amolde a nosotros, pues los conocen bien, y nos pueden dar muchos consejos. Esta opción nos da la oportunidad de darle una nueva vida a un perro que ha sufrido, ya sea físicamente o mediante el mayor dolor para un perro: que su mejor amigo le haya abandonado.

Qué pasos seguir

Lo primero de todo, hemos de ir a la perrera a conocer a los animales que tienen, e informarnos de cuáles son adecuados a nuestras circunstancias. Para ello se nos hará una serie de preguntas, viendo también si somos capaces de cuidar correctamente a un animal. Una vez que nos hayamos decantado con uno, es mejor intentar que nos conozca y ver sus reacciones antes de llevarlo para casa. Así, por ejemplo, podemos ir al albergue con cierta frecuencia para visitarle, pasear con él, y que así nos vaya conociendo y encariñándose. Además, esto nos dejará ver su conducta normal y evitar sorpresas desagradables en casa (por ejemplo, si es muy inquieto, si se pelea con otros perros, o si tiene alguna reacción especial hacia otras personas). Si tienes otro can en casa, puedes presentarles y pasearles juntos para ver cómo se llevan.

Deja que se adapta poco a poco a su nuevo hogar, no hay que atosigarle
Cuando ya hayamos decidido qué perro vamos a adoptar, pondremos en marcha los trámites para la acogida, y que así quede legalmente bajo nuestra acogida, y se le pondrá el chip obligatorio. Si la perrera tiene veterinario, se le hará un reconocimiento, y también se vacunará, desparasitará y esterilizará si así se desea y la edad del can es adecuada, y pagaremos sólo esta serie de gastos médicos y del chip.

Antes de llevarlo a casa, acondiciona ésta para que sea adecuada para tu nuevo amigo y facilitar, así, la acogida. Resérvale un lugar que sea su refugio, por ejemplo, un rincón con una cama y algún juguete, donde se sentirá seguro y tranquilo cuando le apetezca estar sólo.

Consejos

Según nuestros hábitos de vida y circunstancias, habrá perros que se acomoden mejor a ellos que otros. Por ejemplo, si nos gusta pasear y correr con frecuencia, podemos adoptar un perro que necesite hacer ejercicio. Si no, uno más sedentario. Si no tenemos mucho tiempo libre, mejor elegiremos uno que no necesite cuidados diarios, como el cepillado. Si tenemos niños pequeños, es mejor la adopción de un perro que no sea muy pequeño, habrá de tener un peso de, por lo menos, 10 kilos, porque así el constante juego del niño con él no le irritará tanto y evitaremos que le pueda atacar. También deberíamos preguntar en el albergue qué perros están más acostumbrados o suelen tener más paciencia a la hora de tratar con niños.

Un refugio o una perrera es un buen lugar para buscar a tu nueva mascotaUn refugio o una perrera es un buen lugar para buscar a tu nueva mascota

Sobre la decisión de adoptar un cachorro o un perro adulto, ambos tienen sus ventajas. El cachorro es más juguetón, pero también habrá que tener más paciencia con él, pues mientras aprende a hacer sus necesidades, es posible que las haga en casa. Además, mientras le salen los dientes tenderá a morder todo lo que encuentra. En cambio, un can adulto ya habrá aprendido, por lo general, dónde debe hacer cada cosa, y no tendrá esos problemas bucales del cachorro. Depende tanto de tu forma de ser, como del tiempo que dispongas para educarle.

Hay que buscar el perro que más se adapte a tu tipo de vida
Es conveniente informarse bien de su historia y su conducta, cosa en la que nos ayudarán mucho en la perrera. Asimismo, una vez terminada la adopción, hemos de llevarlo al que será su veterinario habitual, para que le haga un reconocimiento si no se le ha hecho en el albergue, y también para que nos asesore en cuando a los productos que debemos comprarle: qué tipo de comida, de correa, complementos, etc., porque cada perro es especial y único.

Una vez en casa, trata de no atosigarlo. Tenemos muchas ganas de darle cariños, acariciarlo, jugar con él... pero al principio puede sentirse agobiado. Sólo necesitas tener un poco de paciencia, y dejar que se vaya adaptando paso a paso a su nuevo hogar. Procura que esté tranquilo, y déjale descansar cuando lo necesite. La primera noche puede que llore o se haga pis debido a que se encuentra extraño en un nuevo hogar, pero es normal (hay personas que los devuelven por eso, personas no preparadas para adoptar a un animal), si tienes alguna duda, el veterinario o miembros del albergue pueden aconsejarte sobre cómo ayudarle en ese tema.

Te puede interesar

Comentarios