Menú
Cómo detectar a un pájaro enfermo
Cómo detectar a un pájaro enfermo
CAUSAS Y CONSECUENCIAS

Cómo detectar a un pájaro enfermo

Los pájaros son mascotas delicadas a las que hay que cuidar y vigilar con mimo para detectar cualquier tipo de dolencia.

Debemos estar pendientes de nuestro pájaro para detectar cualquier síntomaDebemos estar pendientes de nuestro pájaro para detectar cualquier síntoma

Los pájaros son animales muy alegres que siempre parecen estar llenos de vida y de positivismo. No obstante, a veces, también puede estar enfermo y, si realmente amamos a nuestra mascota, debemos estar alerta de esos símbolos de enfermedad que pueden hacernos llegar a tiempo para salvar su vida.

Algunos de estos síntomas son muy evidentes y pueden dar a pie a enfermedades más o menos importantes que deberemos solucionar de la mano de un veterinario o, simplemente, poniendo más atención a cuidados de nuestro pájaro.

Síntomas que sugieren que nuestro pájaro está enfermo

Si queremos que nuestro pájaro cuente con una buena salud general deberemos tener siempre unas altas condiciones higiénicas en nuestra casa y, particularmente, en su jaula. Deberemos lavarla profundamente todos los días con tal de que no queden restos de comida ni de excrementos en la misma. Ya que estos, junto con el alimento en mal estado pueden crear enfermedades altamente peligrosas para nuestra ave. Sin embargo, aunque nuestro pájaro tenga unas condiciones higiénicas admirables, debemos ser conscientes de que también puede caer enfermo por causa del ambiente u otros problemas internos del mismo animal.

Podemos complementar la dieta de nuestro pájaro con fritas y vegetales
La alimentación será también un factor clave, puesto que un animal mal alimentado es mucho más frágil y tiene menos defensas para enfrentarse a posibles agresiones externas. Además del pienso, y dependiendo del tipo de ave que tengamos, podemos complementar su dieta con frutas especificas o quizás otros vegetales. Sería conveniente que nos informásemos de que alimentos complementarios puede alimentarse nuestro pájaro con tal de tener una dieta sana y completa. No obstante, por mucho que seamos constantes en la higiene y le demos a nuestro pájaro la mejor alimentación posible, también puede caer enfermo por muchos otros factores. Los síntomas que sugieren la enfermedad en nuestra ave serán diversos. Por ejemplo, el plumaje de nuestro pájaro dejará de ser liso, brillante y uniforme, para pasar a tener un color más apagado y perder plumas por algunas partes de su cuerpo. Su plumaje será entonces ahuecado, caído y con las alas caídas.

Aunque hay una excepción a este tipo diagnóstico, puesto que durante el cambio de plumaje se producen estos mismos síntomas en el pájaro y no son símbolo de enfermedad. Así pues, si nuestra mascota muestra este tipo de aspecto físico y no es época de muda es entonces cuando debemos preocuparnos. Cuando un pájaro está enfermo su apetito disminuye y deja mucho más restos de comida que de normal. Aquellos trozos de fruta que le dábamos como premio y que tanto le gustaban, ahora empezará a dejarlos de lado para no comérselos en absoluto. También puede suceder que uno de los símbolos de enfermedad de un pájaro sea todo lo contrario, el hambre en exceso e incontrolado y una sed continua en lugar de no beber líquidos en absoluto.

Los movimientos de los pájaros sanos son vivos y su plumaje debe verse brillanteLos movimientos de los pájaros sanos son vivos y su plumaje debe verse brillante

Sus movimientos pasarán a ser menos vivos y mucho más lentos. A veces, tampoco querrá moverse y se quedará en un rinconcito de su jaula con los ojos entornados. La cabeza no se moverá tanto cuando el pájaro esté enfermo y sus reflejos se verán altamente disminuidos. Nuestra ave estará como dormida, con los ojos sin brillo y parecerán no estar atentos a lo que sucede a su alrededor. Las patas de nuestros pájaros se volverán más secas y escamadas a diferencia de las lisas y suaves de un ave sana y, en ocasiones, pueden aparecer también algunas rojeces en las mismas. Si nuestra mascota no cuenta con buena salud, su respiración será con el pico abierto y de forma irregular. En algunas ocasiones incluso hará algún sonido fuera de lo normal entre sus respiraciones y serán un claro indicador de enfermedad.

Las heces de nuestro querido pájaro pueden pasar a ser más o menos abundantes de lo normal y también pueden variar en su forma, pasando a ser de un color más claro de lo usual o teniendo una consistencia más líquida que de costumbre. Si vemos uno o más de uno de estos indicadores de enfermedad en nuestro pájaro debemos tener en mente que puede estar sufriendo una enfermedad más o menos importante y, por lo tanto, debemos consultarlo con un profesional con tal de asegurarnos de que nuestra ave se pondrá bien pronto y estar sana y feliz como antes.

Principales enfermedades que puede tener y sus síntomas

A veces, cuando nuestra ave presenta algunos de los síntomas nombrados anteriormente puede ser debido al clima o a la posición donde se encuentra la jaula. Por ejemplo, si la tenemos puesta en el exterior de la casa o en algún lugar donde le de el sol directamente, nuestro pájaro no podrá respirar con normalidad, puesto que le estará dando un golpe de calor. Lo que hay que hacer en estos casos es cambiar la jaula de lugar e invitar al animal a beber agua para que se recomponga. No deberemos hacerle pasar tampoco frío, sino una temperatura en la cual se pueda sentir cómodo con la temperatura, como podamos estarlo nosotros mismos.

Tampoco es un diagnostico peligroso cuando nuestra ave empieza a arrancarse el plumaje. Normalmente, eso es un símbolo de un cambio de comportamiento. Este puede ser debido a una alteración del sueño, falta de atención por parte del dueño y de aburrimiento en general. Cuando nuestro pájaro esté teniendo este comportamiento debemos prestarle más tiempo de que lo hacemos normalmente, ya que es muy importante que le corrijamos el comportamiento cuando se arranca las plumas para que no se acostumbre a ello y deje de hacerlo lo antes posible para que no llegue a hacerse realmente daño.

Alimentar en exceso a nuestros pájaros puede provocar obesidadAlimentar en exceso a nuestros pájaros puede provocar obesidad

Otra enfermedad que puede sufrir nuestra mascota es la caída del plumaje excesiva. Cuando eso ocurre fuera de las épocas de muda se debe a que el ave puede estar siendo mal alimentada, sufriendo cambios bruscos de temperatura o que un ácaro está presente en su plumaje. Cuando nuestra ave ya es mayor puede sufrir enfermedades comunes por su edad como, por ejemplo, la calcificación de sus patas las cuales se verán secas y escamadas, por ello el pájaro sufrirá dolor al doblarlas y al andar.

Hay que vigilar el crecimiento de las uñas y el pico de nuestros pájaros y limárselos si es necesario
Otro síntoma común en nuestras mascotas será el crecimiento en exceso de las uñas y del pico. Esto sucede porque el animal no ha tenido la posibilidad de limárselos cuando era necesario. Debemos entonces proveerle de estas herramientas para que tanto el pico como las uñas no sean excesivamente largos y no pueda hacerse daño a sí mismo ni tener problemas al andar o comer. Es muy importante seguir de cerca el crecimiento del pico o de las uñas de nuestra mascota y limárselos nosotros mismos en caso de que sea necesario para que no se le queden enganchados en la jaula y pueda hacerse un daño mayor.

Otra enfermedad muy común en los pájaros domésticos es la obesidad. Como no hacen ejercicio físico y suelen vivir en espacios más bien pequeños si los alimentamos en exceso pueden llegar a pesar más de lo que debieren. Es muy importante que mantengamos nuestra mascota en su peso ideal, ya que al tener más peso del necesario puede llegar a sufrir enfermedades por falta de movimiento o por sobrealimentación.

Cuándo acudir al veterinario

En todos los diagnósticos nombrados anteriormente no siempre es necesario acudir a un profesional. Sin embargo, es recomendable tener una segunda opinión de un experto para estar seguros de que nuestra mascota estará siempre sana y feliz. En algunas ocasiones no podremos solucionar el problema de nuestro pájaro nosotros mismos. Deberemos acudir al veterinario si creemos que tiene ácaros o si tiene las patas muy peladas, ya que para el primer diagnóstico lo más probable es que nos receten alguna pastilla y para el segundo una pomada.

Si un pájaro está en contacto con otro pueden transferirse enfermedadesSi un pájaro está en contacto con otro pueden transferirse enfermedades

No obstante, puede suceder que nuestro pájaro tenga una enfermedad más complicada y entonces la ayuda del profesional sea imprescindible. Alguno de estos diagnósticos puede ser una enfermedad de carácter respiratorio que puede poner la vida de nuestra ave en peligro en caso de que se genere pus en el aparato respiratorio. Estas mismas infecciones perjudiciales para la vida de nuestra mascota pueden ser ocasionadas en el aparato digestivo. Esta enfermedad puede producirse por las heces de otros animales enfermos. Si nuestro pájaro vive solo en su jaula y no tiene contacto con otros animales es posible que jamás sufra esta enfermedad. Pero no imposible, ya que si se encuentra en un patio o balcón otras aves pueden acercarse a él y transmitirle esta enfermedad.

Aunque el veterinario será el que curará esta enfermedad, es muy importar seguir unos muy altos estándares de limpieza y alimentación para que nuestra mascota tenga menos probabilidades de tener este diagnóstico. Por la falta de higiene los pájaros pueden también sufrir Colibacilosis que es una enfermedad que les humedece la zona de la barriga con unas heces muy líquidas. Es muy importante tratar este problema lo antes posible para poder salvar la vida del animal.

La Ornitosis o Psitacosis es mortal y puede ser transmitida a los humanos
La última, pero más importante de las enfermedades que puede sufrir nuestra ave es la Ornitosis o Psitacosis. Le damos prevalencia frente al resto de enfermedades nombradas con anterioridad porque, además de llegar a ser mortal, se transmite también a los seres humanos. La higiene es de nuevo un factor esencial para la reproducción de esta enfermedad que se manifiesta como un resfriado y que, además, puede generar malformaciones. Si eso le sucede a nuestra mascota deberemos acudir al veterinario de inmediato e informar a las autoridades sanitarias, ya que podemos poner en peligro la vida de otros pájaros y también de seres humanos.

Por lo tanto, acudiremos a un profesional siempre y cuando nuestra ave tenga una conducta fuera de lo normal, tanto por hiperactividad como por una pasividad excesiva, si sufre un cambio de apetito o si sus patas o plumaje se escaman. Además, limpiaremos la jaula un mínimo de una vez al día y le prestaremos la atención necesaria a nuestra mascota. De ese modo evitaremos que sufra enfermedades por falta de higiene, por aburrimiento o por mala alimentación y nos aseguraremos de que nuestro pájaro tiene la vida más alegre y agradable que le podamos proporcionar disminuyendo así el número de enfermedades que pueda llegar a sufrir.

Te puede interesar