Menú
Cómo evitar que tu hijo se libre de cuidar a su perro
Cómo evitar que tu hijo se libre de cuidar a su perro
LA EDUCACIÓN

Cómo evitar que tu hijo se libre de cuidar a su perro

Descubre cómo conseguir que tus hijos adquieran las responsabilidades necesarias que atañe tener un perro y que no pierdan la euforia inicial de cuando éste llego al hogar.

 Ayuda a que tu hijo sea responsable con el animal Ayuda a que tu hijo sea responsable con el animal

La mayoría de los niños quieren un perro como animal de compañía. Insisten en exceso y les llena de alegría tener este nuevo amigo en el hogar. Sin embargo, al cabo de unos meses, disminuye la euforia inicial y nuestros hijos empiezan a ver al perro como a una carga, más que como a un compañero de juegos o a su mejor amigo.

Antes de adquirir el perro

Recuerda que una mascota nunca debe ser presentada como un regalo para un solo niño o decirle que le pertenece totalmente. El niño debe saber que un perro no es un juguete o un objeto del cual podemos deshacernos cuando ya no nos divierte. Antes de adquirir nuestra mascota debemos dejarle muy claro a nuestro hijo que el perro es un miembro más de la familia y como tal necesitará un cuidado específico, la atención y el cariño que merece cualquier otro sujeto de la familia.

Educa a tu hijo para que sea responsable con el animal de compañía
Deberemos hacerle consciente de que las necesidades básicas del perro son su responsabilidad. Por lo que como padres no podemos dejar que intente salirse con la suya con tal de no hacerlas. Una vez le hayamos hecho todas la responsabilidad de adquirir un perro es el momento de ir juntos a buscarlo. Hacer este paso en familia le ayudará a ver el proceso desde el principio y a entender que un can no es un regalo que viene envuelto dentro de una caja y que puede tirarse a la basura cuando ya no sirve.

Una vez el perro ya está en casa

A nuestros hijos, como a los perros, les gusta tener un horario concreto. De este modo, tu hijo aprenderá que todos los días a ciertas horas debe seguir el mismo cuidado: darle de comer al perro, cambiarle el agua, salir a la calle con él y jugar juntos un ratito. Si adquirimos el perro desde que es un cachorro podrán disfrutar de los juegos juntos y, además, los padres podréis educarlos a ambos al mismo tiempo.

Tiene que respetar y querer al animal Tiene que respetar y querer al animal

Que tu hijo vea que también existe responsabilidad, un cuidado concreto y normas para el perro le hará ver que la educación es muy importante para ambos con tal de convivir dentro de la misma familia. No obstante, no queremos ponernos demasiado estrictos, puesto que no queremos que el niño termine viendo al perro como a una carga extrema que no le deja hacer su día a día. Si nuestro hijo entiende que el can es un ser vivo que necesita cariño al igual que él y que tiene sus mismas necesidades, será empático y deseará lo mejor para su mascota. Entendiendo que su mascota es feliz gracias a él le ayudará a ver que su función como dueño es vital para la salud y la felicidad de la misma.

La mascota y tu hijo podrán crecer juntos
Como padres deberemos enseñar a nuestros hijos que no está bien que se libren de las responsabilidades, ya que esta es una lección que les servirá para todo en esta vida. Mientras más veces salgan a jugar al parque o al campo tu perro y tu hijo, más grande será la conexión entre ambos y, seguramente, tu hijo intente librarse menos de su responsabilidad, ya que no verá al perro como a una carga sino como a su mejor amigo y que deben compartirlo todo juntos (juegos, comida, educación y paseos) con tal de ser felices dentro de la misma familia. Por lo tanto, la educación que le dan los padres al niño es esencial para que este aprenda la responsabilidad y el cuidado que atañe un perro y que si intenta evadirlas solo hará a otro miembro de la familia, el perro, infeliz, porque éste le quiere incondicionalmente y espera lo mejor de él.

Te puede interesar