Menú
Hibernación de las tortugas: todo lo que necesitas saber
Hibernación de las tortugas: todo lo que necesitas saber

NECESARIO

Hibernación de las tortugas: todo lo que necesitas saber

Todo lo que necesitas saber sobre el proceso de hibernación: antes, durante y después.

Las tortugas, también conocidas como quelonios, son el grupo de reptiles más antiguo que existe. Forman un orden de reptiles caracterizados por su tronco corto y ancho, y un caparazón encargado de proteger los órganos internos de su cuerpo. Además, son animales poiquilotermas, es decir, que su temperatura varían en función de la temperatura ambiental, no son capaces de controlarla por sí mismos. Por eso, durante el otoño y el invierno las tortugas hibernan. A continuación, todo sobre la hibernación en estos reptiles:

¿Cómo hibernan las tortugas?

Antes de conocer por qué hibernan las tortugas, lo primero es saber en qué consiste la hibernación. Se trata de un proceso natural en algunos animales de climas templados en el que, durante la hibernación, esta mascota reduce al mínimo la funcionalidad de sus órganos, es decir, dejan de moverse, no beben, no defecan ni orinan, y disminuyen la frecuencia cardíaca y la respiratoria.

Si hablamos de hibernación en tortugas, hay que saber que este proceso lo realizan en función de la temperatura exterior y solo aquellas especies acostumbradas a los climas fríos lo hacen cuando llegan los 10 grados centígrados. Es este el motivo por el que no todas las tortugas hibernan y, en ese estado de letargo que sufren, pueden sobrevivir a la época de invierno ingiriendo sus reservas de grasa. Esto hace que puedan consumir hasta el 1% de su peso por cada mes de hibernación.

Gracias a este proceso, esta mascota puede mantener un ritmo metabólico adecuado durante todo el año porque se alimentan mejor en los meses de más calor, de verano, y sobreviven al frío y las bajas temperaturas del invierno. Y no es solo esto, pues la hibernación también les garantiza que la especie se pueda reproducir porque los machos se estimulan sexualmente y se sincroniza con la ovulación de las hembras. Este proceso también alarga su esperanza de vida y hace que mantengan una actividad tiroidea normal.

No toda las tortugas hibernan, depende de la especieNo toda las tortugas hibernan, depende de la especie

Sin embargo, es falso si piensas que todas las tortugas hibernan, pues esto variará dependiendo de la especie a la que pertenezcan, solo así podrás averiguar si hibernan o no en estado salvaje. Como regla general, las tortugas que proceden de climas tropicales no lo hacen, y cuanto más lejos del ecuador, más posibilidades habrá de entrar en letargo. Además, recuerda que lo más recomendable es que las tortugas que estén enfermas o las que tengan menos de tres año no hibernen, pues no es bueno para su salud porque las reservas de las tortugas jóvenes pueden ser insuficientes y provocar que salgan de este proceso demasiado débiles. Algunas de las especies de tortugas que hibernan son:

  • La tortuga mediterránea
  • La tortuga rusa
  • La tortuga mora
  • Las tortugas de género
  • La tortuga moteada
  • El galápago Florida
  • El galápago del bosque

Si tienes miedo porque no sabes a qué especie corresponde tu mascota, lo mejor es que acudas a un especialista o al veterinario para que te ayude a identificarla. Si, por otro lado, piensas que tu tortuga está a punto de hibernar, presta atención de forma detallada a si tiene los ojos irritados, si posee alguna lesión en el caparazón o si está por debajo del peso ideal de su especie. Ante todo recuerda que la hibernación es un proceso natural en algunas especies y que ayudará a tu tortuga a tener una mejor calidad de vida.

Pasos a seguir en la hibernación de la tortuga

Antes de hibernar

Es primordial que tengas claro antes de nada que el proceso de hibernación se produce en invierno y que durante este periodo de tiempo las tortugas no comen. Por ello, es de vital importancia la buena alimentación antes de iniciar este proceso.

Las tortugas tienen varios pasos a seguir en la hibernaciónLas tortugas tienen varios pasos a seguir en la hibernación

Lo principal es que nutras y alimentes bien a tu mascota durante la época del verano. Aumenta la dosis de vitamitas y carbohitrados en la dieta de la tortuga aproximadamente seis semanas antes de la hibernación. Algunos ejemplos de alimentos serían alfalfa, debido a que es rica en calcio; brotes de plantas jóvenes; frutas como melón, manzanas o higos; y zanahorias y calabazas que son ricas en vitamina A.

Unas dos o tres semanas antes de la hibernación, deberás hacer que el animal ayune para vaciar así sus sistema digestivo y evitar que enferme durante el proceso de letargo. No olvides tener agua siempre disponible al alcance de la tortuga porque estos animales pueden reabsorber el agua de la vejiga con el objetivo de impedir su pérdida a través de la orina.

Cualquier residuo de comida en el aparato digestivo de la mascota podría ser nefasto durante la hibernación, debido a que su sistema inmunológico no la protegerá durante la somnolencia. Las fibras, en especial la fruta, podría fermentar en su intestino causando burbujas de gases muy peligrosas. Sin embargo, la naturaleza tiene sus propios métodos para evitar estas amenazas, por eso entre dos y tres semanas antes de hibernar verás que tu tortuga deja de comer por instinto.

Durante la hibernación

Además de la alimentación, la zona donde se va a producir la hibernación también es fundamental. Procura que sea un espacio con tierra húmeda y esponjosa donde puedan enterrarse. Si lo van a hacer dentro de la casa, lo mejor es que prepares una caja pequeña con un poco de tierra húmeda que les cubra para su enterramiento.

Cualquier residuo de comida durante la hibernación podría fermentar causando burbujas de gases peligrosasCualquier residuo de comida durante la hibernación podría fermentar causando burbujas de gases peligrosas

Ten en cuenta que necesitan un estanque de al menos 60 cm de profundidad para que se refugien en el fondo. Busca un lugar fresco en tu casa o cualquier habitación con temperatura ambiente (aproximadamente 10ºC). La duración y las condiciones de este proceso variarán en función de la especie, pero lo mejor es que sea similar a la que tendría en estado salvaje.

Notarás que tu tortuga ha comenzado a hibernar porque descansará sin moverse en el fondo del acuario o en el estanque exterior. Es importante que no la molestes, aunque sí que debes acercarte a ella y controlarla de vez en cuando para asegurarte de que todo vaya bien. Algo que te puede ayudar a estar más tranquilo durante este proceso de tu mascota es pesarla antes y durante la hibernación. De este modo podrás valorar cómo se encuentra de forma general, y también observar las narinas, los ojos y las extremidades.

Los tangos normales de peso en una tortuga son: una tortuga de 1 kg que pierde 10 g por mes; una tortuga de 1,5 kg que pierde 15 g por mes; y una tortuga de 2 kg que pierde 20 g por mes. Si, por el contrario, tu mascota pierde peso más rápidamente, ponte en contacto con un veterinario para que te marque unas pautas de actuación.

Se debería pesar a la tortuga antes y después de la hibernaciónSe debería pesar a la tortuga antes y después de la hibernación

Cuidado si ves que tu tortuga se está deshidratando debido a sus ojos hundidos, pérdida de peso o piel seca. En este caso deberás ponerla en remojo durante dos horas a una temperatura que no sobrepase los 24 grados centígrados. Si está en el exterior, no te asustes si ves que se despierta en los días que apriete más el calor, pues es normal. Solo deberás darle agua, pero nunca le proporciones comida porque su sistema digestivo tiene que estar vacío para que no se ponga enferma.

Y es que, como sabes, las tortugas, además de enterrarse durante este proceso, también se esconden en su caparazón. Por este motivo no debes alarmarte si se despierta o se mueve porque es algo natural que salgan de su caparazón cuando aumentan las temperaturas. Más aún ocurre esto cuando hibernan en el exterior donde no es para nada posible controlar el clima.

Después de la hibernación

Seguidos los pasos anteriores correctamente y prestando atención a que todo haya salido bien, la siguiente incógnita es cómo despertar a una tortuga que hiberna. Pues bien, bastará con que la pongas al sol para que equilibre de nuevo su metabolismo de calcio y sintetice la vitamina D. Dale agua para acabar con esa deshidratación que ha sufrido durante el proceso y para activar otra vez sus sistema urinario. Proporcionarle pepino o tomate también será una buena opción porque son ricos en agua y ayudará en la rehidratación.

Las tortugas tienden a enterrarse durante el procesoLas tortugas tienden a enterrarse durante el proceso

¿Qué ocurre cuando no hibernan?

Como hemos dicho anteriormente, la hibernación depende de la especie a la que pertenezca tu tortuga, pero también a si es más pequeña de los tres años o a si está enferma. Ante estos casos, eres tú quien puede decidir si quieres que hiberne o no. Si es que si, lo mejor será que crees un terrario dentro de tu casa y emules las condiciones naturales de temperatura de la época de verano. Para ello, no dejes de alimentar a tu tortuga como lo haces habitualmente y prepara un espacio con iluminación artificial que proporcione luz durante, al menos, 14 horas.

Curiosidades sobre las tortugas

  • Todos los granos y las legumbres están prohibidos para las tortugas, como por ejemplo las judías, los frijoles, el maíz, el arroz, las habas, las lentejas, los guisantes, entre otros.
  • Muchas especies de tortugas pueden esconder la cabeza dentro del caparazón cuando son atacadas por depredadores, aunque no todas pueden hacerlo.
  • La especie de tortuga marina más grande es la tortuga laúd. Su peso es de 272 a 680 kilogramos y mide alrededor de 139 a 160 centímetros de largo.
  • Una de las tortugas más pequeñas es la tortuga del cabo moteada. Su caparazón es 7,9 centímetros de largo y pesa alrededor de 142 gramos.

Te puede interesar