Menú
Cómo limpiar los ojos de un gato
Cómo limpiar los ojos de un gato
HIGIENE

Cómo limpiar los ojos de un gato

Mantener una limpieza periódica ayudará a prevenir cualquier tipo de infección. Se recomienda limpieza doble por semana.

Los ojos son una parte muy delicada de los gatosLos ojos son una parte muy delicada de los gatos

Nuestros felinos se convierten con facilidad en nuestros mejores amigos, juguetones y siempre listos para recibir mimos y cariños. Pero para que estén sanos, resulta muy importante cuidar de su salud y mantener limpias zonas importantes como los ojos o las orejas con el fin de evitar infecciones. Como cualquier otra medida higiénica, es muy importante acostumbrar a nuestro gato desde pequeño a que se deje tocar y limpiar por nosotros, sobre todo la zona ocular, de esta forma garantizamos que el animal no se ponga nervioso o intranquilo cuando realicemos la limpieza de sus ojos. En principio debemos tomar al gato de forma amable pero firme, así evitaremos que se ponga nervioso y escape. Si se pone muy nervioso, envuélvelo en una toalla para evitar que te arañe.

Cómo limpiar los ojos

Para llevar a cabo la limpieza y el proceso de higiene de los ojos de tu gato utiliza una gasa nueva humedecida en agua destilada, con un movimiento suave retira las legañas y la suciedad acumulada en la zona ocular. Toma otra gasa y repite el procedimiento de limpieza con el otro ojo. No es conveniente usar la misma gasa para prevenir la transmisión de infecciones. El agua destilada se vende en las farmacias y no resulta muy cara, pero si no lo consigues, hierve agua, déjala enfriar en un vaso (que quede tibia), añade una cucharadita pequeña de sal fina y remueve hasta que se disuelva por completo. Cuando esté fría limpia con esta agua los ojos de tu gato.

Ante la duda, visite el veterinario
Limpia la secreción del ojo con la bola de algodón. Si la secreción es grave, utiliza varias bolas de algodón y asegúrate de no esparcir cualquier resto que quitaste de los ojos de tu gato. Continúa sosteniendo a tu gato de lado sobre tu regazo y aplica otra gasa. Inclina la cabeza de tu gato hacia atrás con una mano y con los dedos de la mano, abre cuidadosamente sus ojos.

Sé persistente con la higiene de los ojos de forma regular y más si empieza a tener infecciones en la zona ocular. Elimina los algodones sucios cuidadosamente y siempre recuerda lavar tus manos después de tratar al felino, la infección puede pasar a tu cuerpo si no mantienes una higiene extrema Si el tercer párpado del ojo del gato comienza a mostrarse de manera permanente o los ojos de inflaman o supuran pus verde, deberás llevar a tu gato inmediatamente al veterinario. La secreción del ojo felino es contagiosa a otros gatos. Si tienes más de un gato en tu hogar, separa al gato infectado de los otros felinos tanto como sea posible mientras está en tratamiento.

Frecuencia con la que se tienen que limpiar los ojos

Los ojos son una parte muy delicada del animal, por lo que resulta importante mantener una higiene con frecuencia para evitar la acumulación de suciedad y legañas que puedan enfermar al animal. Es conveniente limpiar los ojos de tu gato al menos dos veces a la semana, pero si por algún motivo tu animal acumula mucha suciedad en esta zona, será bueno hacerlo a diario. Recuerda que siempre que termines de asear a tu gato, debes darle una recompensa por su buena conducta.

Posibles enfermedades surgidas a raíz de la falta de limpieza

Entre los problemas de ojos que padecen los gatos, está la conjuntivitis, ésta se presenta cuando hay una inflamación de la membrana que cubre los lados internos de los párpados y la superficie del globo ocular hasta la cornea.

Los síntomas más comunes son:

--Enrojecimiento de la conjuntiva (cara interna de los párpados del ojo)

--Secreciones verdes, blancas o amarillentas

--Mucho lagrimeo y en casos ya declarados ojos inflamados y semicerrados.

--Al gato le pican mucho los ojos y suele rascarse insistentemente.

Sé persistente con la limpieza de los ojos de tu gatoSé persistente con la limpieza de los ojos de tu gato

La conjuntivitis puede ser síntoma de otra enfermedad, por ello siempre que el gato tenga los ojos rojos e irritados se lo debe llevar al Veterinario, sobre todo en casos de gatitos pequeños.

Tipos de conjuntivitis

Entre los tipos de conjuntivitis que se ven en gatos tenemos:

Conjuntivitis Cerosa: Esta es una condición leve en la cual la membrana se ve rosa y algo inflamada. La descarga es clara y acuosa. Usualmente es causada por algunos irritantes como el viento, temperaturas frías, polvo y varios alergénicos. La conjuntivitis cerosa puede ser el primer signo de una enfermedad respiratoria viral.

Conjuntivitis Purulenta: Frecuentemente empieza como una conjuntivitis cerosa que se infecta secundariamente por bacteria. Las secreciones gruesas forman costras en los párpados. La descarga del ojo contiene moco o pus. Cuando la conjuntivitis purulenta involucra a ambos ojos tu gato puede sufrir de una enfermedad respiratoria viral.

Conjuntivitis Folicular: En esta condición la parte de atrás de la membrana iniciativa y de los párpados superior e inferior se agrandan para formar una superficie dura. Esto da un aspecto irritado a la membrana de cubierta. La descarga del ojo es mucosa. Este tipo de conjuntivitis frecuentemente es causada por una alergia o infección.

La secreción excesiva de los ojos de tu gato suele ser síntoma de una infección del tracto respiratorio superior, también conocida como rinotraqueitis. Estas infecciones suelen ser bacterianas o virales y los más comunes son el virus del Herpes y Calici. Junto con la secreción espesa, otro síntoma común de una infección del tracto respiratorio superior son estornudos, tos y letargo resultante de fiebre. Limpiar los ojos de tu gatito ayuda a contener la propagación de la infección y mantiene su nivel de comodidad.

Te puede interesar