Menú
¿Conoces la anatomía de tu gato? Descubre las particularidades de este animal doméstico
¿Conoces la anatomía de tu gato? Descubre las particularidades de este animal doméstico

FLEXIBLES Y SENSIBLES

¿Conoces la anatomía de tu gato? Descubre las particularidades de este animal doméstico

Los gatos son animales mamíferos y, al igual que los humanos, dan a luz seres vivos que la madre alimenta y cuida hasta que sean autónomos. Descubre algunas particularidades de este animal doméstico.

Los gatos son una de las dos mascotas más comunes a día de hoy. Muchas personas los prefieren por encima de sus principales "competidores", los perros, porque suelen creer que son más independientes. Y esto, si bien en parte es así, no lo llega a ser del todo. Los gatos requieren muchos cuidados, como cualquier otra mascota; deben tener agua limpia de forma regular, su alimentación debe estar bien preparada y pensada, y su entorno tiene que adecuarse a ellos lo máximo posible. Eso sí: son animales muy limpios, no requieren paseos y hacen sus necesidades en su caja de arena.

Muchas personas eligen a los gatos como mascotas por su independenciaMuchas personas eligen a los gatos como mascotas por su independencia

Aunque estos no son los únicos atractivos de un gato. Lo que a la mayor parte de la gente le llama la atención de estos animales es cómo se mueven, su cuerpo, su anatomía, sus características. Y es que estamos ante un felino y, aunque sea un felino en miniatura, continúa impresionando bastante. Se mueven con elegancia, su cuerpo es muy atlético, y se encuentran totalmente preparados para la caza; no debemos olvidar que son depredadores, porque ellos no lo olvidarán en ningún momento.

Conocemos mucho sobre los gatos, muchísimo. Pero, ¿qué sabemos realmente sobre su anatomía, sobre su cuerpo? ¿Sabemos qué se esconde debajo de esa capa peluda? Probablemente no, así que vamos a hacer un repaso de la anatomía de nuestros mejores amigos felinos.

Animales extremadamente flexibles

Si tenéis un gato, seguramente hayáis comprobado que uno de los rasgos más característicos de estos animales es su flexibilidad. No es que sean un poco flexibles, es que son extremadamente flexibles. Su espina dorsal está compuesta por siete vértebras cervicales, siete lumbares, tres sacras y trece dorsales, además de veintiún vertebras coccigeas y caudales. Se extiende desde el cuello hasta la punta de la cola, y es lo que les permite ser tan ágiles. Al no tener clavículas, su flexibilidad es aún mayor.

Los gatos presentan mucha flexibilidad debido a que no tienen clavículasLos gatos presentan mucha flexibilidad debido a que no tienen clavículas

Los cuerpos de los gatos no son exactamente iguales entre sí; dependiendo de la raza, sus características serán más de un tipo o de otro. Por ejemplo, hay gatos que son mucho más compactos, con la cabeza pequeña y redonda, como el europeo de pelo corto o los persas; por otro lado, también hay gatos mucho más musculosos, con una anatomía preparada para grandes esfuerzos físicos, como el Devon rex y el Cornish; y, por último, hay gatos mucho más ágiles, delgados, con las patas más largas y finas, como serían los siameses. Pese a las diferencias, sí que hay algunas características comunes a todos ellos, como son los huesos y los músculos.

Por curioso que es pueda parecer, las patas de los gatos tienen también húmeros, antebrazos, cúbito y falanges, en el caso de las extremidades delanteras; en el caso de las extremidades traseras, tienen fémur, peroné, tibia, tarso y metatarso. Casi como los seres humanos. Aunque, debido a la disposición de sus huesos, continúan siendo mucho más flexibles y ágiles que nosotros.

Los ojos y los bigotes de los gatos

Los ojos de los gatos, así como los de casi todos los felinos, pueden ver mucho mejor que nosotros en la oscuridad. Esto no quiere decir que puedan ver en la oscuridad total, ni mucho menos; siempre necesitan tener un poco de luz para poder ver. No obstante, sí que tienen una capacidad visual superior a la media, siendo esta una de sus características más peculiares. Están preparados para cazar en la oscuridad, han ido adaptándose para poder hacer esto, como felinos que son. Es por eso, también, que sus ojos muy grandes comparados con su cráneo.

Los ojos de los gatos están preparados para cazar en la oscuridadLos ojos de los gatos están preparados para cazar en la oscuridad

Se ha dicho durante mucho tiempo que los gatos solo pueden ver en blanco y negro, pero estudios recientes han demostrado que esto no es cierto, y que pueden discriminar algunos colores. No tienen la misma capacidad para esto que tenemos los seres humanos, pero esto no implica que puedan detectar ciertos colores primarios, como son el azul y el rojo.

Otro rasgo característico de estos felinos es el de los bigotes. Son sus sensores táctiles, y les ayudan a moverse por el entorno, a identificar qué es lo que sucede a su alrededor. Van transmitiendo durante todo el rato información al cerebro de los gatos; por ejemplo, les informa de cualquier tipo de objeto que pueda haber para que ellos sean capaces de detectarlo y sortearlo. Si quieren dar un salto especialmente grande, estos bigotes también les ayudan a medir la velocidad del viento y calcular cuándo es el mejor momento de saltar. Es importante que, si tenéis un gato, jamás le cortéis los bigotes. Si en algún momento uno de sus bigotes sufre un percance, este volverá a crecer, pero durante el proceso el animal se sentirá muy inseguro, no podrá moverse con la misma tranquilidad.

Jamás cortes los bigotes a tu gato, ya que hará que el animal no pueda moverse con normalidadJamás cortes los bigotes a tu gato, ya que hará que el animal no pueda moverse con normalidad

Como curiosidad añadida: la posición de los bigotes os puede dar mucha información sobre cómo se encuentra vuestro gato en ese momento, puesto que son capaces de mostrar el estado de ánimo del animal. Si están echados hacia atrás, significa que el felino se encuentra más bien inquieto, investigando algo, o mostrando curiosidad.

La lengua de los gatos, y su equilibrio

Si no habéis tenido un gato, o si no habéis compartido vuestra vida durante un tiempo con uno, seguramente no sepáis el curioso tacto de su lengua. No se parece en nada a la lengua de los perros, porque en lugar de ser húmeda es como una especie de lija. Si un gato os ha limpiado con su lengua, debéis sentiros afortunados: significa que os considera un semejante, una especie de "amigo". Se fía de vosotros.

Pero, ¿por qué la lengua de los gatos es como una lija? Porque sus papilas gustativas no se parecen en nada a las nuestras; sus papilas son cónicas, tienen una especie de forma de gancho, como si de un diente de tiburón se tratara. Esto no solo hace que puedan lavarse con facilidad, sino que su forma de comer, en general, cambia por completo.

Las papilas cónicas de los gatos les permiten lavarse con facilidad y comer más cómodamenteLas papilas cónicas de los gatos les permiten lavarse con facilidad y comer más cómodamente

La anatomía de los gatos, la forma en la que está compuesta su cuerpo, les facilita el tener una gran destreza y, sobre todo, un gran equilibrio. Para llegar a tener este equilibrio, son varias las características que son necesarias: en primer lugar, la cola, pero también los bigotes y las garras. El gato coordina a la perfección todos los movimientos de sus músculos, adaptándose a su entorno; es algo que les sale de forma natural, que está impreso en su naturaleza. Antes de dar cualquier salto, por ejemplo, piensan la forma en la que van a saltar, cuáles son las distancias que tienen que tener en cuenta e, incluso, la velocidad del viento que les azote en ese momento.

Son animales que, desde luego, merecen la fama de misteriosos que tienen. Elegantes, ágiles, y con un pelaje que merecería la pena acariciar durante horas, son una mascota ideal para todos aquellos que sepan los cuidados que requieren.

Te puede interesar