Menú
Evitar y minimizar los síntomas de la alergia a los gatos
Evitar y minimizar los síntomas de la alergia a los gatos
ALERGIA A LAS MASCOTAS

Evitar y minimizar los síntomas de la alergia a los gatos

El alergólo Javier Subiza nos cuenta por qué se produce la alergia a los felinos y cómo reducir sus síntomas.

La alergia a los gatos se produce por las partículas que transportanLa alergia a los gatos se produce por las partículas que transportan

Para que se produzca una reacción alérgica a los felinos hace falta una predisposición genética y que en la atmósfera se encuentren las partículas que nos produce dicho síntoma perjudicial para nuestra salud. Javier Subiza, alergólo de la clínica Subiza en Madrid, indica que "estos dos factores, ocasionan que el sistema inmune de los pacientes generen la producción de anticuerpos que se unen a unas proteinas (alérgenos) encontradas principalmente en la saliva y en las secreciones de los felinos, pero no en los pelos".

Los alérgenos son aerotransportados en micropartículas de piel escamada y al llegar a la mucosa respiratoria producen algunos síntomas como la inflamación de las mucosas, bronquial y/o estornudos. Estas micropartículas son muy pequeñas y pueden permanecer mucho tiempo en el aire, además se adhieren con mucha facilidad a la ropa y al pelo de las personas.

Inflamación de las mucosas y bronquios y/o estornudos: algunos de los síntomas de alergia a los gatos
Según Javier Subiza "podría decirse que las personas que tienen gatos en casa transportan las micropartículas de sus felinos y las transfieren a las personas con las que tengan contacto. Por ello, es posible que personas que no tienen gatos en casa puedan padecer alergia a ellos". Las turbulencias que ocasionamos al andar, al sentarse en un sillón, abrir puertas... provocan la suspensión de estas micropartículas ocasionando de forma inmediata los síntomas de alergia al felino, aunque en ese momento no se encuentre el animal en casa.

Síntomas y diagnóstico para la alergia a los gatos

Por regla general, es muy fácil deducir que está padeciendo alergia a los felinos, pues los síntomas (estornudos, congestión nasal, picor de ojos, tos...) suelen aparecer a los pocos minutos de estar en el lugar donde ha habido gatos o en contacto con personas que tienen estas mascotas y mejora cuando nos alejamos de ese lugar o de esas personas.

Estornudos y congestión: síntomas de alergia
No obstante, en ocasiones es complicado deducir de donde vienen esos síntomas y por qué está perjudicando a nuestra salud.

Javier Subiza explica que "hacen falta al menos seis meses para que las micropartículas que acompañan a las personas o se encuentran en sus casas desaparezcan por completo. Por ello, podemos no poseer desde hace meses al felino, pero que sus micropartículas permanezcan en nuestras cosas durante mucho más tiempo".

El diagnóstico lo realiza el alergólogo mediante pruebas cutáneas. En la mayoría de las ocasiones, las personas con alergía a los gatos son sensibles a otro tipo de animales, como por ejemplo, el perro. Esto obliga al médico a recomendar la eliminación de la mascota como solución a dicha alergía para la mejora de su salud. Cuando las alergias son leves se reacciona con estornudos o tos, pero no con inflamaciones y por consiguiente no sería necesario la eliminación del felino.

Consejos para llevar la alergia de manera llevadera

Un consejo casero que evita en un alto porcentaje la existencia de las micropartículas consiste en la eliminación de todo aquello que las transporte con facilidad, como por ejemplo, las moquetas, los muebles tapizados y alfombras. El movimiento de estas cosas produce que inhalemos las micropartículas y nos produzca muchos estornudos.

Se aconseja limpiar los muebles con paños húmedos para evitar la alergiaSe aconseja limpiar los muebles con paños húmedos para evitar la alergia

En el caso de que el paciente no quiera dejar de tener a su mascota en casa se aconseja colocar limpiadores del aire - especialmente en el dormitorio - y limpiar los muebles y paredes con paños húmedos que adhieran el polvo.

Una de las cosas más eficaces es llevar al gato al veterinario para castrarlo: se ha descrito que la castración reduce significativamente la producción de micropartículas. Por otro lado, el tratamiento para aquellos que padecen una alergía grave y perjudicial para su salud o son alérgicos ocupacionales (como los veterinarios) se reduce mediante las vacunas. Para el resto de alérgicos el tratamiento es igual a los enfermos de asma o rinitis.

Te puede interesar