Menú
Razas de perros: Spaniel Tibetano
Razas de perros: Spaniel Tibetano

PERRO DEL TÍBET

Razas de perros: Spaniel Tibetano

Descubre las características y cuidados que necesita el perro Spaniel Tibetano, un perro perfecto para tenerlo como mascota.

Si se está buscando un compañero de piso alegre, independiente y buen vigilante de la casa, no hay mejor amigo que la raza de perro Spaniel Tibetano. Con una larga tradición histórica detrás y un tamaño perfecto para el paseo, te contamos cuáles son las características principales de este can.

Proveniente de los montes tibetanos, confirmado por la aparición de imágenes de estos perros muy parecidas en dibujos antiguos chinos que datan del año 1100 a.C., el Spaniel Tibetano tiene un recorrido histórico que le hace más interesante si cabe. En la actualidad, este can es considerado como 'raza sagrada' puesto que tiene un cierto parecido con la antigua representación del león guardián chino.

Perro procedente del TíbetPerro procedente del Tíbet

Función histórica y sus primos

Antiguamente, estos perros eran utilizados por los monjes del monte Tíbet para hacer girar la rueda de la oración. Aunque también se les reconoce su gran función como guardianes, ya que su ladrido es fuerte y ruidoso, porque eran habituales sus señales de alarma por las murallas de los templos budistas alertando de intrusos.

La raza más cercana a estos perros son el Pekinés, con el cual mantienen características muy similares y del que se cree que es pariente directo; el Shih Tzu, el Pug y el Lhose Apso. Con cada uno de ellos comparte rasgos muy parecidos, pero lo cierto es que los Spaniel Tibetanos son escasos. De ahí su gran valor social.

Rasgos generales

Entre sus principales características, el Spaniel Tibetano destaca por tener una altura de 25,5 cm de media y un peso que puede variar entre los 4 y los 7 kg. Al tratarse de un perro de tamaño mediano, es ideal para el piso en la ciudad, ya que es una raza considerada de compañía, fiel y leal.

El cuerpo de este animal es alargado, con una cabeza redonda que parece más pequeña en proporción con respecto al lomo. Su cara parece expresar una actitud fanfarrona y terca, pero su carácter es todo lo contrario. Con su hocico chato, la nariz ovalada y la trufa negra, además de unos ojos redondeados, brillantes y de color castaño oscuros, este perro muestra una alegría innata en su mirada.

El tamaño de sus orejas son lo más característico que podemos encontrar en esta raza, ya que son de una dimensión mediana, bastante peludas y caen a ambos lado de la cabeza. Por lo que respecta a su cola, tiene apariencia de plumero y siempre está en alto, como símbolo de energía, alegría y buena salud. Suele estar enroscada por encima del cuerpo, dando una sensación de mayor cantidad de pelaje.

Sus patas son cortas y se denomina que tienen un tamaño de 'liebre', que es como se conoce a los pies de los animales que cuentan con unas características particulares: con los dedos cortos y los huecos llenos de pelo sobresaliente entre estos. Además, las almohadillas parecen más las de un gato que las de otro perro por la forma redonda que presentan.

Necesita salir mucho a pasear, ya que es un perro muy activoNecesita salir mucho a pasear, ya que es un perro muy activo

Cuidados esenciales

Al tratarse de una raza mediana y ser considerado como perro de compañía, su esperanza de vida ronda desde los 13 hasta los 15 años de edad. Toda una longevidad al tratarse de este tipo de animales. Para entender sus principales cuidados, hay que tener muy en cuenta los rasgos que distinguen a este perro por su carácter. Entre las funciones que debe aprender el dueño está la de un paseo largo e intenso, ya que son perros activos y con mucha energía, aunque por su tamaño parezca mentira.

Otras de sus características de cuidado es el de tipo estético. El mantenimiento del Spaniel Tibetano se centra, sobre todo, en el tratamiento de su pelo. Hay que prestar mucha atención a este, ya que su lavado es más continuo que el de otras razas, a las que puede no recomendarse bañar mucho. En este caso, este perro requiere de un aseo cada ocho semanas de media, aproximadamente.

No es necesario llevarlos al peluquero, ya que su pelo es muy agradecido y solo requiere de un cepillado habitual: unas dos o tres veces por semana servirán para mantener a nuestro perro a punto para cada paseo. Así mantendremos sano el sedoso y abundante pelaje. Este puede ser de múltiples tonalidades, desde el blanco, hasta el marrón oscuro pasando por el canela.

Carácter

Como ya hemos dicho, el Spaniel Tibetano es una raza de perro la cual es considerada como perfecta para la compañía en un piso, además de tener una alegría y una energía innata. Pero cuidado con no ser de su círculo de conocidos, ya que suele ser bastante protector con los suyos, pero también ser todo lo contrario con los desconocidos.

Que su tamaño no engañe, porque estos perros pueden pasar de un carácter alegre a una posición más testaruda. Mostrándose fiel a su historia de perro guardián de murallas, el Spaniel Tibetano traslada esa función a su casa, por lo que será un gran vigilante de los tuyos y, si pasara algo, puedes estar tranquilo porque esta raza es insistente y un potente ladrador.

Es un gran vigilante de los suyosEs un gran vigilante de los suyos

Aunque desconfía de los extraños a los que no conoce, es muy amigo de los niños. Le encanta rodearse de los pequeños de la casa y más si es al aire libre. Por lo tanto, el paseo es un imprescindible para estos perros, todavía más si es habitual, largo y repetido a lo largo de toda la jornada. De esta manera podremos mantener en un estado de ánimo excelente a nuestro animal, además de cuidar de su salud.

Salud de hierro

A pesar de no reconocerle ninguna enfermedad de manera congénita, sí que puede padecer ciertas afecciones con el paso del tiempo. Los problemas genéticos no son graves en la mayoría de casos, pero sí debemos atender a una serie de dolencias características que podrían padecer.

Las pulgas son uno de los mayores problemas que llegan a tener, ya que son más sensibles que el resto de razas a estas incómodas invasoras. El problema es que muchos collares anti-pulgas podrían crearle reacciones, así que habrá que andarse con ojo.

La mala noticia del Spaniel Tibetano es su atrofia progresiva retinal -la pérdida de vista junto con la aparición de cataratas y las pupilas dilatadas, al igual que les suele pasar a sus primos más cercanos: el Pekinés- y la luxuración patelar -que es el arqueo de las patas por problemas de calcio y por la edad-. Aunque esto se puede solucionar con prevenciones si llevamos periódicamente a nuestro perro a revisiones veterinarias alcanzados ciertos años de vida. Aun así, no encontrarás perro más fiel, extraordinario, cariñoso y prácticamente único que el Spaniel Tibetano, porque no hay muchos de su especie en el mundo.

Te puede interesar