Menú
Cómo elegir a un perro: claves y consejos
Cómo elegir a un perro: claves y consejos

SEGÚN SUS CARACTERÍSTICAS

Cómo elegir a un perro: claves y consejos

La raza, el tamaño, la edad y el sexo del animal son factores fundamentales que por lo general tienden a determinar su temperamento.

Cuando se trata de elegir a un perro entran muchos factores en juego. Acoger a un can como mascota conlleva unas responsabilidades que asumir, así como unos cuidados básicos que prestar y que varían mucho en función de las necesidades del animal. Por ejemplo, no supone lo mismo adoptar a un perro grande que a uno de menor tamaño, o a uno que tenga el pelo largo. Así que te estás planteando elegir a un perro, en este artículo te damos las claves para saber por cuál decantarte según lo que buscas y puedes ofrecerle.

El tamaño del perro

Uno de los factores que más influyen a la hora de elegir un perro es el tamaño que puede llegar a alcanzar, especialmente porque es imprescindible ofrecerle el espacio suficiente que necesite para vivir. Para perros grandes y atléticos es fundamental que tengan zonas amplias en las que puedan practicar ejercicio, así como es importante que pueda acompañar a su dueño en aventuras, prácticas de deportes como el running o el ciclismo o rutas de senderismo. No obstante, el tamaño de un perro no suele suponer ningún inconveniente para el caso de los canes de menores dimensiones.

Debes elegir que raza de perro va mejor contigoDebes elegir que raza de perro va mejor contigo

Asimismo, el tamaño del animal repercute directamente en los gastos en su alimentación y enseres y productos básicos. Como es evidente, a mayor tamaño del perro, mayor peso y, por lo tanto, mayores cantidades de comida va a ingerir. Lo mismo sucederá con otros elementos básicos como champús, snacks o antiparasitarios que tendrán que ser repuestos con mayor asiduidad. Ello supondrá más gasto en los bolsillos de su dueño. También cabe señalar la importancia del tamaño de tu mascota en relación al resto de miembros con los que vaya a convivir. Por lo general, un perro pequeño puede ahorrar espacio y dificultades, tratándose de una buena opción para familias con niños. Sin embargo, los perros grandes tienden a ser más inteligentes y de mejor carácter.

La raza del perro

Aunque pueda parecer un elemento importante únicamente a efectos de la apariencia del perro, en realidad la raza dice mucho de la actitud que pueda tener el animal. Tradicionalmente los perros han venido ayudando al ser humano en diferentes labores, como es la caza, la defensa, y la guardia o el pastoreo, mientras que otros han sido ejemplares utilizados para la compañía, el pasatiempo o la belleza. En consecuencia, los primeros necesitarán practicar mucha más actividad, lo cual requerirá de la compañía de su amo, mientras que los segundos precisan de muchos más cuidados. Asimismo, los primeros suelen ser presentar un organismo más resistente a las enfermedades.

La raza del perro también es importante a la hora de elegirLa raza del perro también es importante a la hora de elegir

Aquí también entra en juego el temperamento porque las razas están muy marcadas por un determinado carácter y aunque todos los canes pueden ser adiestrados, por norma general tienden a comportarse de una determinada manera. Por estas cuestiones es imprescindible que te informes bien sobre los problemas más comunes del tipo o raza de perro que te estés planteando seleccionar porque debes estar preparado. No obstante, más importante será que investigues sobre los problemas que una raza está más propensa a sufrir, especialmente por factores genéticos porque siempre vendrá bien para otorgarle mejores cuidados y evitar o retrasar dichos problemas. También debes tener en cuenta que los perros que no son de raza pura tienen más probabilidades de desarrollar problemas de carácter hereditario.

La familia del perro

Antes de elegir a un perro debes poner respuesta a muchas preguntas que tienen que ver contigo y con el tipo de vida que quieres ofrecerle:

Antes de comprar o adoptar un perro debes decidir si estás plenamente seguro que tus intereses no van a cambiar a largo plazoAntes de comprar o adoptar un perro debes decidir si estás plenamente seguro que tus intereses no van a cambiar a largo plazo

  • La vida es pasajera y los estilos de vida cambian, por eso has de valorar tus hábitos de vida a largo plazo. La decisión depende de ti, de tu tiempo y de los planes que tengas, pues un perro es un ser vivo que fácilmente puede aguantar más de diez años y que además conlleva una gran inversión de tiempo y de dinero. Aunque sea una carga al tratarse de una vida que requiere de tu atención, en realidad debes ver al animal como una gran fuente de felicidad de la que debes disfrutar.
  • Debes estar prevenido para los inconvenientes, pues nunca se sabe cuándo los problemas de salud pueden aparecer. Al acoger a un perro como un miembro más de tu familia, aceptas asumir la responsabilidad de su cuidado y como tal debes responder a cualquier problema que se presente. Es cierto que existen perros predestinados a sufrir un mayor número de enfermedades, como ocurre por ejemplo con el Bulldog francés, pero los problemas pueden llegan sin avisar a cualquier perro.
  • Valora no optar por razas agresivas si buscas una buena convivencia con niños, personas mayores o incluso con otros perros o animales.
  • Busca actividades que se adapten a tu perro o perros que se acomoden a tus planes. Lo importante es establecer una relación complementaria para que ambas partes vivan felices. Así que si no estás del todo convencido sobre qué tipo de perro escoger o si podrás atenderle como se merece, será mejor que no te apresures y aplaces la elección por un tiempo.
  • Por lo general la mayoría de los perros que entran en un nuevo hogar suelen ser cachorros, una opción que permite que los canes se críen con la que será su familia de por vida para que se adapte a ella desde antes de adentrarse en la edad adulta. No obstante, también se puede adoptar a un perro mayor, para lo cual será imprescindible conocer su historial de temperamento, sabiendo además que probablemente será menos receptivo a la adaptación de nuevos ambientes.
  • En función del sexo del perro también se conocerán algunas claves en su comportamiento porque normalmente las hembras suelen ser más tranquilas que los machos debido a las diferencias hormonales. Los machos tienden a comportarse de manera dominante, marcando el territorio y mostrando actitudes más agresivas.

Dónde escoger a un perro

Habitualmente las tiendas de animales son las que ofrecen perros de raza procedentes de criadero y que en la mayoría de ocasiones pueden encargarse según la raza que se desea adquirir. No obstante, los clientes también pueden dirigirse de forma directa a los criaderos para que seleccionen ellos mismos el ejemplar que deseen. Pese a estas posibilidades, cabe señalar que son las opciones menos recomendables puesto que los animales son separados de sus madres sin destetar y los cachorros pueden padecer trastornos derivados del estrés de dicha separación y del transporte. Asimismo, en ocasiones contribuyen al comercio de explotación animal.

El mejor modo de añadir un nuevo integrante en la familia es adoptarEl mejor modo de añadir un nuevo integrante en la familia es adoptar

Por otro lado existen las protectoras de animales, que tienen perros de todas las edades para ser adoptados. Si bien es cierto que en la práctica mayoría de los casos suelen ser canes de raza mixta, la ventaja reside en que conocen el historial del perro y sus necesidades. Aunque los perros de protectoras suelen necesitar de un proceso de adaptación a su nueva familia más largo, en realidad casi toda la totalidad termina por aceptar sin problemas el nuevo ambiente. Otras de las ventajas que ofrecen es que la adopción no tiene costes y quizá la más importante de ellas es que se contribuye a ejercer una buena labor.

Te puede interesar