Menú
Enfermedades más comunes de las chinchillas
Enfermedades más comunes de las chinchillas

PRESTA ATENCIÓN

Enfermedades más comunes de las chinchillas

Estos roedores considerados exóticos se ven muy afectados por los golpes de calor, los parásitos intestinales, la maloclusión y la pododermatitis.

Las chinchillas son unos animales que requieren de unos cuidados muy especiales al tratarse de una especie exótica. Su pelo, sus grandes orejas o sus patas son solo algunas de las partes a las que más atención se debe prestar dado que son las que más problemas pueden provocar a su salud. Sin embargo, conviene no descuidar su alimentación para mantener sano su organismo así como darle una vida activa para que la chinchilla pueda desgastar su energía de manera diaria. Por eso en este artículo vamos a hacer un repaso de las enfermedades más comunes en estos roedores, para poder detectarlas fácilmente y prevenirlas.

Golpe de calor

Las chinchillas son unos animales con gran sensibilidad a las altas temperaturas puesto que tienen una gran cantidad de pelo. Como es evidente, esta característica se trata de una ventaja para las temporadas más frías del año pero puede suponer todo un problema durante los veranos. Estos pequeños mamíferos no disponen de glándulas sudoríparas, así que no pueden expulsar el calor mediante el sudor como hacemos los humanos, sino que lo hacen a través de las orejas y las patas, que son las únicas zonas en las que no tienen tanta densidad de pelo.

Debes tener la jaula de tu chinchilla en un lugar frescoDebes tener la jaula de tu chinchilla en un lugar fresco

El golpe de calor supone un gran porcentaje del número de muerte de chinchillas, así que debes prestar mucha atención a tu mascota, especialmente cuando la temperatura ambiente rebase los 27ºC. Podrás notar si tu chinchilla tiene calor si respira de forma acelerada, se mantiene recostada y sin fuerzas para moverse, se encuentra desorientada o sufre convulsiones. Para prevenir un golpe de calor, mantén su bebedero con agua disponible, coloca su jaula en zonas frescas y no cercanas a aparatos eléctricos o térmicos y no la acaricies en exceso.

Parásitos intestinales

Los parásitos intestinales son un problema que en la mayoría de ocasiones vienen provocados por una mala higiene de la chinchilla, ya sea en la jaula en la que viven o en el propio animal. No obstante, los parásitos se pueden contagiar de un roedor a otro si viven en compañía. Por eso, en cuanto detectes que tu mascota sufre diarreas y aletargamiento conviene que la separes del resto porque las chinchillas se acicalan a sí mismas y entre ellas y los parásitos expulsados en las heces pueden contagiar a los demás miembros. También conviene tener una limpieza extrema para que los parásitos no crezcan ni se reproduzcan, pues la suciedad hace que proliferen.

Los parásitos intestinales pueden producirle problema a tu animalitoLos parásitos intestinales pueden producirle problema a tu animalito

Los síntomas más comunes de los parásitos intestinales son la diarrea, la pérdida de pelo y el aletargamiento producido por el malestar. Se trata de un trastorno del aparato digestivo, en el que los parásitos se acumulan en los intestinos irritando las mucosas de sus paredes y taponando los vasos sanguíneos, impidiendo que los nutrientes pasen a la sangre y lleguen a todas las células de su organismo. Como consecuencia, se produce una pérdida de sangre que puede derivar en anemia, una inflamación de la zona y una debilitación de su sistema inmune. Con lo cual, para evitar los parásitos intestinales es imprescindible cumplir con el calendario de desparasitación recomendado por el veterinario.

Maloclusión

La maloclusión es un problema en la dentición basado en la deformación de los dientes, ya sean en los incisivos o en los molares y que comienza a notarse de los tres a los cinco años de edad de la chinchilla. Esta enfermedad puede estar causada por factores genéticos y en este caso no debe propiciarse la reproducción de animales con maloclusión. No obstante, también existe la maloclusión temporal que no es más que el sobrecrecimiento de los dientes del animal y que el veterinario puede solucionar limándoselos.

Otra de las enfermedades habituales en estos animales es la deformación de los dientesOtra de las enfermedades habituales en estos animales es la deformación de los dientes

Este problema viene dado por la falta de calcio en la chinchilla y una vez que se ha sufrido, es probable que vuelva a aparecer con el tiempo. Por este motivo es muy importante detectar a tiempo las malformaciones y hacer revisiones periódicas porque los dientes crecen paulatinamente. Aunque los casos más graves son poco frecuentes, el sobrecrecimiento puede llegar a causar la muerte del animal, así que una señal para identificarlo es el color de los dientes: si son muy blancos significa que están faltos de calcio, mientras que si presentan un color amarillento están en los niveles adecuados.

Anillos de pelo

También conocido como parafimosis, este problema aparece en algunas chinchillas macho y se trata de la formación de un anillo de pelo alrededor del pene. Esto ocurre como consecuencia de una mala higiene de la zona, bien sea tras la cópula o la micción. El pelo se anuda alrededor del órgano genital del animal obstruyéndolo e impidiendo que orine. Como se evidente, los anillos de pelo son muy dolorosos y se pueden detectar si se observa que el pene está por fuera del prepucio, adquiriendo en ocasiones un tono rojizo u oscuro. Se puede solucionar retirando con cuidado el pelo de la zona, aunque lo más recomendable es limpiar periódicamente los genitales de la chinchilla para evitar la parafimosis.

Pododermatitis

Se trata de una enfermedad consistente en la deshidratación de las plantas de las patas de las chinchillas que puede estar provocada por varios elementos: la mala higiene, el sustrato del suelo humedecido con orina, el uso de materiales ásperos en la jaula u otros motivos como la obesidad del animal o la poca actividad que termina por atrofiar sus patas. La pododermatitis es un problema bastante común entre los roedores domésticos porque pasan demasiadas horas inmóviles en un espacio reducido, así que además de la higiene de la chinchilla y una buena alimentación, conviene que tenga al menos dos horas de paseo al día.

A veces habrá que echarles crema hidratante para que no les salgan ampollasA veces habrá que echarles crema hidratante para que no les salgan ampollas

Existen diferentes niveles de pododermatitis, siendo la sequedad el más simple de ellos. En este caso, con aplicarle un poco de crema hidratante durante unos días debería ser suficiente para curar al animal. Sin embargo, si se deja pasar puede convertirse en una afección más grave, provocando ampollas y úlceras en sus patas que en la mayoría de los casos terminan creando bolsas de pus. Este tipo de pododermatitis es muy dolorosa para las chinchillas y también muy difícil de curar, así que conviene inspeccionarle las patas muy a menudo para evitar dicha enfermedad.

Te puede interesar