Menú
Cómo superar la muerte de mi hámster
Cómo superar la muerte de mi hámster
TU MASCOTA

Cómo superar la muerte de mi hámster

Las mascotas son un miembro más de la familia. La muerte de un hámster puede ser tan dolorosa como la de cualquier otro miembro y también necesitas un período de duelo.

¿Cómo despedirse para siempre de tu hámster?¿Cómo despedirse para siempre de tu hámster?

Temas relacionados
Cuando una mascota llega a nuestra casa se convierte en un miembro más de la familia. De ahí que cuando fallece deja un hueco en nuestro corazón que resulta difícil de llenar y que, en ocasiones, puede ser tan grande como el que puede dejar tras de sí un ser querido. En ocasiones, especialmente cuando se han pasado muchos años con el animal, puede resultar muy duro despedirse de él. La situación se torna especialmente difícil en el caso de los niños, menos habituados aún a esta clase de despedidas.

Cada persona afronta de manera diferente la muerte de un familiar y tiene su propio duelo. En el caso de que el fallecimiento sea de la mascota se produce una situación similar, aunque hay una serie de cuestiones que se recomiendan hacer y no hacer y, que por lo general, ayudan a sobreponerse durante los primeros días.

No cabe duda de que uno de los aspectos a tener en cuenta para afrontar el duelo por la pérdida de una mascota es el tiempo que ha pasado con nosotros. Una tortuga puede acompañarnos durante toda nuestra vida, lo que hace más difícil la despedida llegado el momento, sin embargo otros animales tienen una longevidad mucho menor y el dolor y la pena que su marcha provocan es menor. Es el caso del hámster, del que hablaremos a continuación en este artículo de Bekia.

Vida media de dos años

Un hámster tiene una vida media de dos años. En función de sus propias condiciones, los cuidados que reciba y demás situaciones puede vivir algunos meses más, pero también algunos menos. A la hora de elegir una mascota y decidirnos por uno de estos roedores habremos de tener en cuenta precisamente eso, que se trata de un animal que va a pasar muy poco tiempo con nosotros.

Su corta longevidad puede ser algo bueno, en el caso de que nunca antes hayamos tenido animales de compañía y no sepamos si vamos a ser capaces de alcanzar un compromiso a largo plazo con ellos. Sin embargo, tenemos que hacernos a la idea de que, como mucho, en dos años habremos de despedirnos de la mascota, con la pena y el dolor que esto puede ocasionar. Por lo general en sus últimos meses de vida el hámster suele mostrar síntomas de agotamiento, puede tener alguna enfermedad, estará menos dinámico que en los primeros tiempos,...

Todo esto nos viene a indicar que el tiempo de la despedida se encuentra próximo. Es por ello que debemos aprovechar ese aviso para prepararnos para el adiós y, en el caso de tener niños pequeños, de prepararlos a ellos especialmente. Es el momento de hablarles del ciclo de la vida, de que ni las personas ni los animales son eternos y que en ocasiones toca despedirse de aquellas personas y mascotas a las que más cariño tenemos.

A la hora de afrontar el dolor y la pena provocada por la muerte de un animal de compañía, en este caso un hámster, es menor cuando somos sabedores de que se va a producir esta situación. En caso de que la pérdida sea súbita y que sin habérnoslo planteado siquiera el animal haya fallecido supone un mayor trauma.

[cimg]

Realiza un entierro para despedite del hámsterRealiza un entierro para despedite del hámster

¿Es necesario despedirse de nuestro hámster?

De un tiempo a esta parte se han hecho habituales los funerales para mascotas. A pesar de que en ciertos aspectos nos pueda parecer extraño lo cierto es que un funeral representa la despedida y no es sólo un modo de honrar a la mascota, sino también de despedirnos de un modo adecuada de ella.

En el caso del hámster su funeral resulta de lo más sencillo y bastará organizar una pequeña ceremonia en la que enterrar al animal, ya sea en una parcela propia o en un espacio abierto como un bosque (algo para lo que puede tengamos que pedir permiso). El hecho de representar la despedida de este modo nos ayudará a sobrellevar mejor el dolor y la pena. Si hemos enterrado al animal podemos señalizar el lugar con una cruz, con piedras o con algún otro elemento que nos permita localizarlo fácilmente y poder ir a visitarlo en caso de verlo conveniente.

Qué hacer con sus cosas

Gran parte del duelo por la muerte de un ser querido pasa no sólo por su despedida, sino por el momento en que tenemos que recoger sus cosas. En el caso del hámster está la jaula, un elemento que nos recordará al animal muerto y que probablemente tengamos en algún lugar visible de la casa.

Lo mejor es limpiarla adecuadamente y retirarla, junto con otros enseres del animal, de la vista. El hecho de estar viendo continuamente su espacio, ahora vacío, puede suponer un gran dolor y hacer más lenta la recuperación por la muerte de la mascota.

Reemplazar al hámster

Lo mismo ocurre a la hora de plantearnos volver a tener una nueva mascota. Podemos llegar a pensar que cuanto antes encontremos un reemplazo para el animal que ha muerto menor será nuestra pena. No es así. Todo lo contrario. Si nos hacemos con otra mascota demasiado pronto, antes de que pase el tiempo de duelo, tardaremos más en recuperarnos.

No sustituyas a tu mascota demasiado prontoNo sustituyas a tu mascota demasiado pronto

No ha de verse esta como un reemplazo, sino como un nuevo miembro que llega a la familia. Por ello no es recomendable hacerse con un nuevo animal inmediatamente después de la muerte del anterior, ni tampoco que sean muy parecidos físicamente ni mucho menos bautizarle con el mismo nombre. De actuar así lo que conseguiremos es que cada vez que veamos a la nueva mascota no podamos evitar acordarnos de la fallecida y la pena nos embargue.

Por la misma razón puede ser poco recomendable darle al recién llegado la misma jaula y juguetes que tuvo el anterior. Puede ser visto, en ciertos aspectos, como faltar a la memoria de la vieja mascota tratando de sustituirla con el nuevo animal llegado a la familia. De verlo así mejor comprarle una nueva jaula y juguetes propios.

Te puede interesar