Menú
Mi gato no engorda pero come bien: ¿Qué sucede?
Mi gato no engorda pero come bien: ¿Qué sucede?

POSIBLES CAUSAS

Mi gato no engorda pero come bien: ¿Qué sucede?

Cualquier factor tanto interno como externo puede hacer que nuestra pequeña mascota tenga alteraciones en el peso, y por el contrario estar de lo más sano.

Los gatos son animales muy queridos tanto por niños como por los adultos. A la hora de cuidarlos debemos tener en cuenta que juguetes son los más adecuados para ellos, su comida, y champú entre otras cosas. Uno de los problemas que nos podemos encontrar cuando tenemos mascotas es cuando no están como siempre, bien sea de estado de salud o anímicamente. Esta vez, hablaremos de cuando nuestro gato come bien, pero no engorda. A simple vista puede parecer que es algo grave, pero nada más lejos de la realidad. Cualquier factor puede intervenir en que nuestro pequeño compañero esté adelgazando o directamente no engorde después de comer mucho o bien.

De todas formas los gatos no solo bajan de peso por una enfermedadsino también puede hacerlo debido al estrés psicológico o a un cambio en su dieta, que a continuación detallaremos para ver las posibles causas de su descenso de peso. Lo primero es revisar si el alimento que está comiendo contiene todos los nutrientes necesarios para su correcta alimentación y su buen aporte energético.

Uno de los factores por los que tu gato pueda estar adelgazando es el factor psicológicoUno de los factores por los que tu gato pueda estar adelgazando es el factor psicológico
Podemos tener un gato con mucha energía que juega mucho y duerme poco. En estos casos deberíamos aumentar las raciones de comida o elegir un alimento más nutritivo para él, y observar a ver si engorda. El estrés psicológico suele ser una de las principales causas que explica por qué tu mascota come bien pero no engorda. El estrés puede ser debido a un cambio de rutina como el cambio de domicilio, muchas horas de soledad o si lo tenemos demasiado mimado y hemos dejado de prestale toda nuestra atención. Los gatos suelen ser muy celosos o por el contrario si hay demasiada actividad en una casa donde antes no la había, también puede afectarles. Cualquier cambio en su rutina puede provocar estrés a nuestros gatos.

Alimentación de gatos

Los cambios en su alimentación como el cambio de marca puede ser otro de los motivos que puede provocar pérdida de peso en nuestra mascota, aunque no observemos ni diarrea ni vómitos puede haber cambios internos debido a la nueva alimentación. Lo mejor que podemos hacer ante cualquier duda que tengamos es acudir a la Consulta del veterinario y que haga un diagnóstico para encontrar el origen del problema. Los piensos muy básicos o de mala calidad puede repercutir en la salud de nuestro gato provocando deficiencias nutricionales.

Otra de las causas que puede provocar que nuestro animal coma y no engorde es una enfermedad que normalmente suele ir acompañada de más síntomas como caída en exceso del pelo, vómitos, diarrea, aumento de sed, etc . Es muy importante hablar con el veterinario y comentarle todo lo que hemos observado ya que habrá que buscar la causa que está desencadenando estos síntomas.

Los cambios de hogar y de rutina también pueden afectar al peso de nuestro gatoLos cambios de hogar y de rutina también pueden afectar al peso de nuestro gato
Aunque son varias las patologías que pueden provocar estos síntomas, las más comunes suelen ser las enfermedades endocrinas, diabetes mellitus -es una enfermedad originada por la inhabilidad del organismo de producir insulina-, uno de los síntomas más destacados es el consumo muy frecuente de beber agua, e hipertiroidismo -enfermedad que se desarrolla cuando se produce el incremento de hormonas en las glándulas tiroides-. Los síntomas más comunes son beber agua a cada instante, ansiedad, pèrdida de pelo y peso. Normalmente estas enfermedades van asociadas a gatos de más de seis años, pero no hay que dejar de observar cualquier síntoma anómalo de nuestro felino.

Además de las afecciones anteriores también pueden existir problemas digestivos desde la boca como falta de piezas dentales, infecciones en la boca, etc. Puede tener problemas desde en el tubo digestivo, como úlceras en el estomago, gases estomacales o intestinales. También pueden existir tumores que aún no muestren ningún otro síntoma aparte del descenso de peso. Asimismo puede existir un comienzo de fallo renal que si no estamos atentos puede derivar en un fallo renal crónico .

Seguramente el veterinario realizará un análisis de sangre y otro de orina para obtener un diagnóstico y así poder confirmar o descartar la presencia de las enfermedades anteriormente mencionadas, si finalmente la causa de que nuestro gato no engorda pero come bien es una enfermedad será el veterinario el encargado de poner a nuestra mascota el mejor tratamiento para combatirla.

Es fundamental comprar un pienso de buena calidad para evitar cualquier tipo de problemaEs fundamental comprar un pienso de buena calidad para evitar cualquier tipo de problema

Posibles soluciones

Si tu gato es uno de los que come mucho y no engorda debes poner en práctica tres medidas básicas:

Control alimenticio: Si llevas mucho tiempo alimentándolo con la misma rutina y los mismos alimentos es recomendable que hagas un cambio total en los diferentes alimentos pero esta vez añadele algunos suplementos alimenticios.

Acudir al veterinario: De esta manera podrán hacerle los estudios necesarios y poder descartar cualquier enfermedad. Esto es fundamental para la salud de tu mascota.

Atención: Seguro que tu gato ocupa un lugar importante en tu vida por consiguiente, dale toda la atención e higiene que tu mascota necesita es de vital importancia para el desarrollo y el goce de la buena salud de tu mascota.

Para evitar cualquier tipo de susto y llevar un control de su estado de ánimo y su salud. Acudir una vez al año a realizarles un chequeo para quedarnos más tranquilos. Y recordad, que los animales son como las personas y es mejor llevar un control para poder disfrutar de ellos y de toda su energía.

Te puede interesar