Menú
Mi perro ladra y molesta a los vecinos: ¿Qué puedo hacer?
Mi perro ladra y molesta a los vecinos: ¿Qué puedo hacer?
ADIÓS LADRIDOS

Mi perro ladra y molesta a los vecinos: ¿Qué puedo hacer?

Sentirse solo o aburrido son dos de las razones por las que un perro ladra. Muchas vecinos la situación se vuelve insoportable.

A veces ladran por aburrimientoA veces ladran por aburrimiento

Hay dueños que se quejan de que sus perros no paran de ladrar, tanto por el día como por la noche. Esto puede llegar a ser un problema grave porque no solo nos impide descansar nosotros si no también a los vecinos. La situación empeora si estás viviendo de alquiler y los vecinos se quejan al casero. Durante el día el ladrido de tu mascota puede alterar el descanso y el estudio de los demás inquilinos, pero las consecuencias serán aun peores si tu perro ladra por la noche.

En realidad cada ayuntamiento tiene sus propias ordenanzas contra la contaminación acústica. Es decir, es la administración local la que discute cuanto ruido está permitido por el día y por la noche y se encarga de medir y controlar los dB cuando hay quejas de vecinos.

Un ladrido o dos de manera puntual que supere los de permitidos normalmente no se castiga, la gente suele ser comprensiva y no denuncia, pero un ladrido continuo aunque no supere los dB permitidos es muy molesto y existen sanciones especiales para ellos.

Causas del ladrido de mi mascota

Hay muchos motivos por los que el perro ladra, puede que sea ansiedad, nerviosismo o simplemente porque se siente solo o aburrido. Lo primero que tenemos que hacer es identificar cual es la causa del ladrido, para así poder ayudarle.

Los ladridos pueden ser muy molestos para los vecinosLos ladridos pueden ser muy molestos para los vecinos

Normalmente los perros ladran para expresas sus estados emocionales, piensa que un perro no tiene muchas más formas de comunicarse, no disponen de un lenguaje como los humanos. Además hay perros que ladran más que otros, depende de la raza y del estado de nerviosismo que sienta el perro en general. Es normal que los perros ladren de vez en cuando pero tenemos que responsabilizarnos de nuestra mascota y no hacer que esto llegue a ser un problema.

-Necesidad de ejercicio: los perros necesitan descargar energía corriendo, jugando y saltando, sobre todo los más grandes. Si ese es tu caso tendrás que llevarlo a correr por lo menos 20 minutos al día sin contar las bajadas para que haga sus necesidades.

-El perro se aburre: cuando un perro se aburre y se frustra se desahoga ladrando. Es tu mascota y tienes que pasar tiempo con él, darle cariño y pasearlo varias veces al día.

-Se siente solo. Cuando un perro se siente solo ladrará, morderá y tenderá a destrozar cosas del hogar. La solución es estar con él y si no puedes porque trabajas durante el día pedir ayuda a alguien para que le haga compañía un rato.

-Miedo o falta de socialización: el ladrido de tu perro puede ser una respuesta de miedo a los estímulos desconocidos que hay alrededor. El motor de una moto, las sirenas de los bomberos, obras, un bebe llorando, etc. Cuando el perro es pequeño es normal que se asuste ante los sonidos desconocidos, por eso tenemos que abrirlo al mundo, sacarlo más a pasear y que se familiarice con las cosas que para él son nuevas, así poco a poco irá acostumbrándose y dejará de ladrar por miedo a lo desconocido. Si acostumbras a exponer al perro desde cacorro no tendrás ningún problema, si lo haces siendo adulto te llevará más tiempo y paciencia pero nunca es tarde para empezar.

Los ladridos también se deben a la falta de ejercicioLos ladridos también se deben a la falta de ejercicio

Soluciones para que mi perro deje de ladrar

A continuación os dejamos con algunos consejos para parar el ladrido de tu mascota. Tienes que ser paciente y persistente, el tiempo que tarden en aprender a estar en silencio dependerá del tipo de perro, capacidad de aprendizaje y su temperamento, ya que cada perro es único.

No refuerces el ladrido

Muchas personas refuerzan inconscientemente a su mascota cuando esta ladra, como un intento desesperado de que se calle, por ejemplo dándole comida o chucherías. Si hacemos esto los perros aprenderán a que cada vez que ladran obtendrán un premio, es decir, serán reforzados. Lo correcto es ignorar los ladridos y reforzarle cuando estén callados. No le saques a pasear y no le des chucherías o juguetes cuando te lo pida con ladridos, hazlo solo cuando esté en silencio.

También debes enseñarle la "palabra" silencio. Es sencillo: hazte con un rociador de agua mezclado con zumo de limón. Cuando tu perro ladre rocíale el hocico y di fuertemente "¡Silencio!" o "¡Basta!". El agua mezclada con limón le producirá un sabor desagradable en la boca y dejará de ladrar para evitarlo. Para que funcione tienes que hacerlo al segundo después de ladrar, si tardas mucho no servirá para nada porque no asociará el ladrido con el limón. A la vez dale un pequeño premio cuando esté en silencio, una golosina de perros, un paseo, acarícialo, etc.

No le amenaces

Si el perro está ladrando no debes amenazarlo, ni pegarlo, ni cerrarle la boca con tu mano. Con esto solo conseguirás que te tenga miedo y que se vuelva triste y ansioso. Incluso podrías incrementar el ladrido debido a la angustia que siente (recordemos que es la forma que tienen de expresar su miedo y frustración).

Tienes que enseñar a tu perro a calmarseTienes que enseñar a tu perro a calmarse

Búscale distracciones

Si tienes que dejarle solo en casa durante mucho tiempo encárgate de que pueda distraerse. Lo ideal es buscar a alguien que le pasee durante tus ausencias pero si esto no es posible puedes apañarte temporalmente dándole juguetes para que se distraiga y no ladre. Hay algunos que están huecos por dentro, podemos meter algo de comida dentro y congelar el juguete, así conseguiremos que la distracción dure más porque les llevará tiempo sacar la comida del interior. Cambia de juguetes para que no se canse siempre de usar los mismos y nos ponga la casa patas arriba. Sin embargo, recuerda que esto no puedes hacerlo todos los días, solo puntualmente o dejará de tener efecto.

Busca el estímulo por el que ladra

Los perros pueden ladrar por estímulos ambientales o solo porque se queda en casa y se siente abandonado, lo que se llama ansiedad por la separación. Para salir de dudas puedes probar a grabar a tu perro mientras está solo. A lo mejor resulta que solo ladra los 10 primeros minutos y después se calma y se distrae con algún juguete. O puede que haya algún estímulo concreto que le ponga nervioso y por eso ladre (el timbre de la puerta o un vecino con el aspirador). Con que dejes grabando a tu perro una hora o dos horas bastará. Si decides usar esta opción intenta ocultar bien la cámara si no quieres quedarte sin ella.

Finalmente, esperamos que estos consejos os hayan servido de utilidad. Recuerda que has decidido hacerte cargo de un animal y que por tanto es tu responsabilidad educarlo correctamente, darle cariño y transmitirle amor y seguridad.

Te puede interesar