Menú
Cómo limpiar los dientes de un perro
Cómo limpiar los dientes de un perro

HIGIENE CANINA

Cómo limpiar los dientes de un perro

Al igual que bañamos a nuestras mascotas para que estén limpias y libres de parásitos, tenemos que limpiarle los dientes para evitarle enfermedades.

Es necesario prestar mucha atención a la higiene dental de nuestras mascotasEs necesario prestar mucha atención a la higiene dental de nuestras mascotas

Al igual que hacemos cada mañana antes de salir de casa, debemos limpiar los dientes de nuestro perro para que sus dientes y su dentadura se mantengan fuertes y sanos. La higiene en nuestra mascota es algo que no debemos dejar de lado y tenemos que prestarle mucha atención. La falta de salud dental puede ocasionar muchos problemas en tu perro, incluyendo caries, infecciones generalizadas cuando una bacteria pasa al torrente sanguíneo o incluso la agresión causada por el dolor y la inflamación. A continuación vamos a mostrarte cuál es la mejor forma de cepillar los dientes de tu perro o cachorro y el porqué de ello.

Cómo limpiar los dientes

Para empezar, es mejor que acostumbres a tu can desde que es un cachorro a la higiene dental, así poco a poco lo verá como algo habitual y nada agresivo o perjudicial para el perro.

Es conveniente dar una golosina al perro para que asocie la higiene dental con un premio
Seguramente a tu mascota no le guste al principio por ser algo nuevo y extraño, pero puedes hacer que se convierta en una experiencia agradable y que sea un momento de unión entre tú y tu can. Intenta limpiar su dentadura después de que el cachorro haya hecho bastante ejercicio, así tendrá más ganas de quedarse quieto y te resultará más fácil. Evita estar demasiado rato para que el perro no se canse e intente escaquearse y una vez que hayas terminado, dale una golosina para que asocie esta actividad con un premio.

Debes tener en cuenta que no debes usar productos para humanos, sino productos especiales para perros para que no se hagan daño o les pueda perjudicar. Aparte de cepillos de dientes especiales para un can y la pasta de dientes, que por lo general tienen un sabor agradable para el propio perro, podemos encontrar en el mercado otro tipo de productos para la higiene dental como son: los juguetes "limpiadores", juguetes masticables diseñados especialmente para limpiar los dientes de tu perro. Muchos de ellos vienen en forma de hueso, pero pueden venir en cualquier forma. Otros juguetes, pueden venir en forma de cuerdas y que ayudan a mantener la higiene dental de tu perro mediante juegos. Si compras estas cuerdas, no las dejes todo el tiempo con tu perro, ya que podría destrozarlas y tragarse los pedazos. Dáselas solamente cuando puedas supervisar a tu cachorro

Cuando el perro es adulto hay que limpiarle los dientes un día sí y otro noCuando el perro es adulto hay que limpiarle los dientes un día sí y otro no

Recuerda que antes de comprar cualquiera de estos productos de higiene canina, consulta con el veterinario. Él te podrá indicar cuáles son los mejores y más seguros para tu perro o cachorro.

Una vez que el perro está cómodo tanto con el sabor de la pasta de dientes y la sensación del cepillo, comienza a cepillar correctamente, un diente a la vez. Levanta el lado de los labios del perro y cepilla hacia atrás y hacia adelante, no hacia arriba y hacia abajo como se recomienda para las personas.

Frecuencia con la que se tienen que limpiar los dientes

Cuando el can es todavía un cachorro es mejor limpiar su dentadura una vez cada dos o tres días para evitar saturar al perro y que piense que esa actividad sea algo desagradable tanto para tu mascota como para ti. Una vez que el perro haya crecido lo suficiente se puede limpiar la dentadura un día sí y otro no, ya que si realizamos una limpieza dental excesiva puede atraer otra clase de enfermedades.

Posibles enfermedades surgidas a raíz de la falta de limpieza

El primer signo de alarma de que nuestra mascota tiene un problema por la falta de higiene dental es la inflamación y enrojecimiento de la encía, en lugar del color rosado normal, suele pasar desapercibido para el dueño, por eso es necesario revisar la dentadura del perro por lo menos una vez a la semana. Otro posible problema que puede ocasionar una falta de limpieza en sus bocas es el sarro dental, con reacción inflamatoria de las encías (gingivitis) y su sucesivo depósito forma las placas, que destruyen las adherencias de las encías al hueso, con lo que se originan bolsas en la encía, alcanzando la inflamación las capas más profundas, con destrucción del periodoncio (periodontitis) con aflojamiento y caídas de las piezas dentarias.

Tanto nuestras mascotas como nosotros tenemos que acostumbrarnos a la rutina de limpiar los dientesTanto nuestras mascotas como nosotros tenemos que acostumbrarnos a la rutina de limpiar los dientes

Microscópicamente, el sarro dental puede ser de color amarillo, pardo, verde o pardo negruzco, de aspecto muy desagradable; la halitosis (mal aliento) debe ser señal de alarma, ya que a veces el sarro no es visible sin ayuda de colorantes especiales o bien simplemente con localización oculta o subgingival.

Enfermedades dentales de los perros

La enfermedad periodontal es la más común en cualquier raza de perro. La enfermedad comienza como una gingivitis, inflamación de la gingiva , o encías. La gingivitis es reversible si se trata a tiempo, pero si avanza hacia una periodontitis afectando todos los ligamentos periodontales así como el alveolo dentario la única solución es quitar el diente afectado con anestesia general.

Hay que revisar la dentadura canina una vez a la semana para comprobar que no tenga problemas de salud
Otra enfermedad que puede derivarse de la falta de higiene dental es la Hipoplasia del esmalte dental y se trata de una serie de lesiones en el esmalte dental, como si pareciera fragmentado o deprimido y cuando hay acumulación de sarro es muy evidente. Puede ser congénita o adquirida y está estrechamente relacionada al moquillo en cachorros no vacunados.

Los abscesos son producto de una gingivitis no tratada a tiempo, pueden formarse dolorosos abscesos que a veces no son visibles a simple vista o palpables, pero que de no ser atendidos, pueden poner incluso en riesgo la vida del perro porque son un foco de infección tremendo.

Te puede interesar