Menú
Tortugas de tierra o tortugas de agua, ¿cuál elijo como mascota?
Tortugas de tierra o tortugas de agua, ¿cuál elijo como mascota?
SUS DIFERENCIAS

Tortugas de tierra o tortugas de agua, ¿cuál elijo como mascota?

¿Sabías que existen grandes diferencias entre las tortugas de tierra y las de agua? Si quieres alguna como mascota, ¡apunta!

Hay muchos tipos de reptiles, pero muy pocos como las tortugas. Si pensamos en ellas visualizamos su precioso caparazón. Se dividen en dos tipos: acuáticas y terrestres, y dentro de estos dos grandes grupos existen varias clases. Ambos grupos poseen algunas características comunes, como por ejemplo su duro caparazón, que se compone de placas, que con los años van aumentando su tamaño.

El duro caparazón de las tortugas, que se compone de placas, con los años van aumentando su tamañoEl duro caparazón de las tortugas, que se compone de placas, con los años van aumentando su tamaño
Para que su caparazón se endurezca y poder defenderse así de los depredadores, estas toman el sol varias veces al día. Tienen cuatro extremidades y una cabeza grande, que pueden meter dentro de su caparazón para protegerse. La vista de las tortugas no es demasiado buena, aunque sí distinguen los colores. La característica que más destaca es su periodo de hibernación. Vamos a explicar las características de ambos tipos, en cuánto a su manera de comportarse, y cuál se adaptan mejor con cada personalidad para tenerlas de mascota.

¿Cuál es la mejor opción?

Existe una gran diferencia en cuanto a los años que vive una tortuga dependiendo de la especie. Las tortugas de tierra son mucho más longevas, pudiendo alcanzar más de 100 años. En cambio, las tortugas de agua suelen vivir mucho menos, entre 150 y 200 años. Un caso aparte son las tortugas de agua dulce, como las que hay en los hogares, estas pueden llegar a vivir hasta 30 años si son cuidadas de manera adecuada.

Las tortugas marinas tienen las patas formadas por membranas entre sus dedos, que les permiten nadarLas tortugas marinas tienen las patas formadas por membranas entre sus dedos, que les permiten nadar
Una de las partes más importantes para diferenciar a una tortuga de agua o de tierra son sus patas, teniendo en cuenta que las tortugas marinas permanecen casi siempre en el agua. Estas tienen las patas formadas por membranas entre sus dedos, que les permiten nadar. Son muy fáciles de diferenciar a simple vista. Las tortugas de tierra no tienen estas membranas en sus patas, sus dedos están más desarrollados y terminan con unas uñas cortas.

Carácter de las tortugas

Este depende mucho de la zona o hábitat donde vida, si son domésticas y están acostumbradas al trato con las personas o no. Por ejemplo, las tortugas de agua son más tranquilas, aunque si están en cautividad su interacción es poca. Tienen menos temperamento que las tortugas terrestres, ya que tienen la finalidad de proteger a sus crías, lo que les hace comportarse de manera más arisca y mostrarse más protectoras y a la defensiva.

Su temperatura también varía; las terrestres tienen menos temperaturaSu temperatura también varía; las terrestres tienen menos temperatura

Cuidados

Tortugas de agua

Estas tortugas son muy habituales en los hogares, sobre todo donde viven niños. Son muchos los motivos para tener una tortuga, ya que son fáciles de cuidar y una opción muy buena como primer animal de compañía.

Lo primero que vas a necesitar es una pecera o un terrario. Es importante que tenga una piscina o zona de agua donde poder sumergirse y nadar tranquilamente con suficiente espacio, pero también es indispensable que cuente con una parte seca donde pueda tomar el sol y descansar tranquilamente. Cuanto más grande sea el terrario mejor vida tendrá.

Además, tendrás que tener mucho cuidado con el agua, es decir, es importante mantener el agua lo más limpia posible, debes cambiarla como mínimo una vez a la semana. Si lo prefieres hay filtros que van limpiándola poco a poco y aguanta más.

La temperatura del agua es otro factor para tener en cuenta, el agua no debe estar demasiado fría, debe estar entre los 26ºC y los 30ºC. Deben de poder tomar el sol para fortalecer su cuerpo, si no puedes proporcionarles un lugar así puedes añadir una pequeña lámpara que lo simule.

Las tortugas de agua son más tranquilas que las de tierraLas tortugas de agua son más tranquilas que las de tierra
La comida de estas mascotas es muy fácil de conseguir, en tiendas de animales o hasta en supermercados. Puedes variar su alimentación con pescado crudo y que contenta grasa, algún vegetal o insectos. Estos últimos alimentos sí deberás asegurarse de conseguirlos en una tienda especializada. La cantidad depende del tamaño, cuando son pequeñas deberás darle de comer una vez al día, cuando sean grandes 3 o 4 veces por semana.

Tortuga de tierra

Al igual que ocurre con las tortugas de agua, es fundamental tener un gran terrario con mucho espacio para que pueda moverse libremente. El suelo no debe ser liso, es decir, lo mejor es que tenga un lecho natural compuesto de arena y tierra. Deberás procurar que esté lo más limpio y seco. Asimismo, tienes que vigilar la temperatura y la iluminación. Lo mejor es que el terrario se encuentre en cerca de una ventana y tiene que tener un lugar donde pueda esconderse, las tortugas de tierra hibernan durante todo el invierno, no la verás ni moverse ni comer.

Es muy importante vigilar la alimentación de las tortugasEs muy importante vigilar la alimentación de las tortugas
La alimentación de las tortugas terrestres debe ser alta en fibra, comen mucha verdura, hierba, lombrices, etc. En cuanto al agua es imprescindible que el terrario cuente con un cuenco de agua, siempre limpia. Si te es posible, saca de vez en cuando a tu tortuga para que haga ejercicio y explore nuevos espacios. Si tienes espacio suficiente y puedes proporcionarle una buena calidad de vida es una gran opción como mascota. Como habrás podido observar su cuidado no requiere gran dificultad y seguro que puedes aprender mucho sobre la vida de estos reptiles.

Una vez explicadas las necesidades y características de ambos tipos de mascota, reflexiona cual se puede adaptar más a tus hábitos de vida. Recuerda siempre que tener un animal de compañía requiere responsabilidad, debes estar seguro de poder proporcionarle una buena vida y atenderle como se merece. ¿Por cuál te decides?

Te puede interesar