Menú
Cómo educar a un perro para que no muerda cosas en casa
Cómo educar a un perro para que no muerda cosas en casa

TRUCOS

Cómo educar a un perro para que no muerda cosas en casa

Desde el momento en que el animal llega a nuestra casa debemos ser muy persistentes con una serie de normas que deberá cumplir en todo momento.

Toda la familia tiene que colaborar en la educación al perroToda la familia tiene que colaborar en la educación al perro

Cuando adoptamos a nuestro nuevo mejor amigo, el perro, todo parece ser alegría y diversión en casa. El can nos aportará muchas sensaciones positivas, puesto que le encanta demostrarnos cariño constantemente y compartir muchos ratos a nuestro lado, siempre lleno de júbilo.

Sin embargo, desde el momento en que el animal llega a nuestra casa debemos ser muy persistentes con una serie de normas que deberá cumplir en todo momento. Si no convertiremos a nuestro perro en un can muy difícil de domesticar y podrá costarnos muchos disgustos, además de un derroche de dinero innecesario.

Cómo educar a un perro para que no muerda cosas en casa

Hay, normalmente, dos problemas principales en el hogar cuando adoptamos un perro. El primero, que aprenda a hacer sus necesidades fuera de casa y, el segundo, que no de mordiscos ni destroce ninguno de los objetos que tenemos en nuestro hogar cuando estamos y cuando no estamos en él.

Constancia es el adjetivo principal para describir un método realmente eficaz para conseguir que tu can no muerda nada
El can es un animal muy inteligente y capaz de seguir todas las normas establecidas por nosotros, sus dueños. No obstante, debe quedarle claro desde el primer momento quién es el que manda en casa. Si somos una familia numerosa, el perro deberá aprender que todos y cada uno de los miembros humanos de la familia mandan sobre él.

Quizás parezca algo lógico y sencillo, pero, a veces, hay integrantes que permitirán al animal saltarse las normas en algunas ocasiones y eso le dará más confianza sobre ellos creyéndose que tiene más derecho y más poder que esos humanos en concreto.

Una vez el perro sabe quienes son los que tienen poder sobre él atenderá a todos sus ordenes y ruegos. Es entonces cuando debemos empezar a domesticar nuestro perro con unas normas rígidas y consistentes que todos debemos seguir y practicar de la misma manera.

Constancia es el adjetivo principal para describir un método realmente eficaz para conseguir que tu can no de mordiscos a las cosas en casa. Si el perro es joven deberemos dedicarle más tiempo y atención, puesto que los cachorros son mucho más nerviosos y todavía no tienen en carácter definido.

La educación debe comenzar desde que llega al hogarLa educación debe comenzar desde que llega al hogar

Por lo tanto, si estamos atentos a sus movimientos podremos detectarlo cuando esté comiendo algo que no debería y llamarle la atención justo en ese mismo instante, que es cuando la regaña es más efectiva.

A veces, tendemos a llamar la atención al perro cuando ya ha roto algo. Si bien se sentirá culpable y agachará la cabeza, el castigo no será tan efectivo como si lo enganchamos en el momento en el cuál está haciendo lo que no debería.

Cuando le veamos que está mordiendo algún objeto debemos gritarle una palabra corta en seco. Procuraremos que siempre sea la misma palabra así él la asociará con que está haciendo algo que no nos gusta y que no debe hacer. La más común es "no" y es muy efectiva. Se recomienda no pegar al animal, puesto que el aprendizaje es igualmente o más efectivo con un grito seco que con violencia física.

La más común y efectiva para regañar a un perro que ha mordido algo es "no"
Hemos dicho que debemos ser constantes con nuestra práctica, puesto que no aprenderá a no morder cosas en casa con la primera vez que le digamos que no debe hacerlo. Así pues, repitiendo este mismo grito tantas veces como sea necesario, nuestro perro aprenderá que no nos parece bien que muerda cosas y nos hace estar enfadados.

Consejos para cuando el perro esté solo en casa

Muy a nuestro pesar, no siempre podemos estar en casa junto a nuestra mascota. Si todavía es un cachorro es aconsejable delimitar una zona en la cual no pueda dar mordiscos a objetos de valor o que puedan poner en riesgo su vida, como productos químicos, bolsas de plástico u objetos punzantes.

Los perros jóvenes tienen más necesidad de dar mordiscos, puesto que están cambiando los dientes y, como a los humanos, les duelen las encías y al ponerse cosas en la boca estas les alivian el dolor. Cuando esto sucede es conveniente comprar juguetes y huesos especiales para que nuestro cachorro pueda dedicar el tiempo a morderlos en lugar de romper otros objetos de la casa.

Aunque morder cosas es algo muy normal en los perros y, sobre todo en los cachorros, podemos comprar algunos sprays con ingredientes naturales que venden en las tiendas de animales. Si nuestro can tiene fijación por algún objeto o mueble en concreto podemos poner un poco de este líquido en el mismo antes de salir de casa. Normalmente, estos sprays contienen ingredientes de sabor amargo -incluso el olor lo es- lo que hace que al perro no le apetezca en absoluto lamer la zona que ha sido rociada con él.

Existen también algunos remedios naturales como frotar un ajo, la piel de un limón o una naranja, etc. Aunque no siempre funcionan, porque a algunos perros no les parecen desagradables ni el olor ni el sabor de estos alimentos.

[img=Los perros más pequeños son los más propensos a morder cosas de la casa]Los perros más pequeños son los más propensos a morder cosas de la casa[/cimg]

Así pues, la mejor manera de que un perro no de mordiscos a cosas cuando está en solo en casa es haber tenido una buena y persistente educación. Con lo cual él será totalmente consciente de que no deber morder nada, no solamente porque molesta a su amo, sino porque no está bien.

Edades en las que los perros suelen ser más propensos a morder cosas

Es normal que todos los cachorros muerdan cosas, puesto que durante los seis primeros meses de vida empezarán a cambiar sus dientes de leche por los de un can adulto. Como ya hemos dicho, el dolor de las encías les crea la necesidad de estar constantemente masticando con tal de aliviarse. No obstante, existen otras razones por las cuales nuestro perro puede sentir la necesidad de roer cosas y eso ya no depende tanto de su edad.

Por qué muerde un perro las cosas de la casa

A veces, puede que nuestro perro se encuentre aburrido porque no le estamos prestando la atención suficiente. Entonces empezará a morder objetos con tal de llamar nuestra atención. Los animales, como los niños, creen que una atención negativa es también una atención, porque saben que así de ese modo sus padres -y en este caso los dueños- le dedicarán una pequeña parte de su tiempo, que de lo contrario, no lo dedicarían.

Por lo tanto, es esencial dedicar unos minutos de juego con nuestro perro al día, independientemente de la edad del mismo. Cuando adoptamos a nuestra mascota debíamos tener en mente que es un ser vivo que nos demuestra gran cantidad de afecto y atención y, por lo tanto, nosotros debemos corresponderle del mismo modo.

En otras ocasiones, el estrés puede ser el causante de la necesidad de morder objetos que puede tener nuestro can. Fuegos artificiales, peleas en casa u otros causantes de su malestar deben ser disminuidos del mayor modo posible para proporcionar la tranquilidad de nuestro perro, además de aliviar su necesidad de morder cosas en casa.

Así pues, para que nuestro perro no muerda cosas en casa deberemos educarle conscientemente desde el principio a no hacerlo, incluso cuando no estamos en casa y, además, le dedicaremos horas de juego, paseos y afecto con tal de que se encuentre feliz y libre de estrés y otras preocupaciones. Un perro contento significará, también, un dueño tranquilo y orgulloso.

Te puede interesar