Menú
Cómo saber si tu gata está en celo
Cómo saber si tu gata está en celo
EN CELO

Cómo saber si tu gata está en celo

Si se acerca la primavera y tu gata comienza a tener comportamiento extraños, todo indica a que podría estar en celo. Estos son algunos síntomas:

Si últimamente estas notando un comportamiento extraño en tu gata, ya que está más cariñosa de lo normal y maulla de manera muy fuerte, no te preocupes, seguramente no le ocurre nada peligroso, simplemente ha entrado en celo. Aquí te explicamos en que consiste el celo de una gata y enumeramos sus principales síntomas.

¿Cuándo entra una gata en celo?

El celo, también llamado estro es un período del ciclo sexual de los animales que promueve la reproducción. Normalmente afecta más a las hembras, en este caso, a las gatas, por tanto, se convierte en el único período en que ellas permiten y buscan la cópula con el macho. Al igual que al resto de mamíferos, el celo les llega a las gatas cuando alcanzan la pubertad, es decir, cuando comienzan a ser fértiles y están preparadas para la reproducción.

Las gatas comienzan con el celo cuando llegan a la pubertad, es decir, entre los 6 y 9 mesesLas gatas comienzan con el celo cuando llegan a la pubertad, es decir, entre los 6 y 9 meses

Aunque el primer celo no llega siempre a la misma edad en todos los ejemplares, lo normal es que este animal entre en estro entre los 6 y los 9 meses de vida. Esto dependerá de su peso y de la raza de la gata. Estos mamíferos deberán contar con un peso mínimo para poder entrar en celo y por ejemplo los siameses son más precoces que los gatos persa. Existen también otros factores externos que influyen en el celo de la gata, como son la luz y la cercanía al macho. Por lo tanto, la época más frecuente suele ser en primavera. Aunque en ocasiones, si una gata vive en una casa con calefacción y luz artificial puede estar en celo incluso en invierno. Las hembras despiertan sexualmente antes que los machos.

Periodos del celo de una gata

La gata puede tener varios celos al año con un intervalo de 2 a 3 semanas. El celo de la gata se divide en cinco periodos:

- Proestro: Inicio de la ovulación. En esta fase la gata muestra los comportamientos del celo, quiere atraer al macho pero no se deja montar. Dura 1 ó 2 días.

- Estro: Esta fase es la que se conoce como el verdadero celo. El animal se deja montar por el macho. Los síntomas del celo como los maullidos y los restregones se vuelven más evidentes. Dura entre 3 y 14 días, pero de media una semana.

-Interestro: si no se da la ovulación, se produce un espacio entre dos celos que dura entre 3 días y dos semanas. Este es el motivo por el que los celos son tan molestos, ya que hay animales que prácticamente están en celo durante todo el año.

El celo suele darse en primavera y pueden tener más de uno al añoEl celo suele darse en primavera y pueden tener más de uno al añoo

- Diestro: Si hay ovulación pero la gata no se queda preñada, el útero se prepara para una posible gestación. Dura alrededor de un mes y también se conoce como "falsa preñez". Después, el animal podría volver a entrar en proestro, depende de la época del año y de las horas de luz.

- Anestro: En esta fase el mamífero reposa.

Síntomas del celo de las gatas

Cuando este animal está preparado para la reproducción tiene fuertes cambios de comportamiento:

Se vuelven más cariñosas: Las gatas que entran en celo se vuelven mucho más mimosas de lo normal. Cuando este animal entra en celo se restriega fuertemente con su dueño y busca en todo momento el contacto con él y sus caricias. Esto ocurre incluso con las gatas que normalmente son ariscas.

Una de las señales es que las gatas se vuelven más cariñosasUna de las señales es que las gatas se vuelven más cariñosas

Posición de monta: Es posible que al acariciar a una gata en celo esta adquiera la posición de cópula más conocida como "lordosis". Para llevarla a cabo hunden el lomo y desvían lateralmente la cola.

Ruedan por el suelo: Cuando este animal entra en celo, por lo general suele tirarse por el suelo panza arriba y revolcarse y rodar por la alfombra.

Maullan muy fuerte: Este es el principal síntoma de que una gata ha entrado en celo. Sus maullidos se vuelven mucho más fuertes y agudos. Este tipo de maullidos son más una especie de llanto o quejidos que intentan llamar la atención de los machos. Suelen maullar mas durante la noche. Es muy molesto.

Intentos de fuga: Cuando una gata está en celo hay que prestar atención y evitar dejar puertas y ventanas abiertas ya que el felino podría escapar. En este caso lo más probable es que no vuelva o que regrese embarazada.

Otra de las señales es que maúllan mucho y muy fuerteOtra de las señales es que maúllan mucho y muy fuerte

Pérdida de apetito: Esto no les ocurre a todas las gatas pero algunas pueden perder el apetito o comer menos.

Se lame los genitales: Otra muestra de que una gatita ha entrado en celo será que se lama mucho los genitales, además estos se encontrarán más hinchados debido a que están inflamados.

Su orina huele más fuerte: Cuando un gato entra en celo la composición química de su orina cambia y huele mucho más fuerte, como si fuera amoniaco. Algunas también orinan fuera del arenero para marcar la casa con sus feromonas. Este olor sirve para que el macho alerte que una hembra se encuentra cerca y está dispuesta a copular. A diferencia que las perras, las gatas no sangran.

Lo mejor para acabar con las molestias del celo es la castración de la gataLo mejor para acabar con las molestias del celo es la castración de la gata

Celo en gatos macho: Los machos al igual que las hembras marcaran la casa con orina. Si oyen el maullido de una hembra intentaran escapar por todos los medios de casa y pueden volverse muy agresivos llegando incluso a pelearse con otros gatos

¿Qué puedes hacer?

Existe una falsa creencia que afirma que es necesario que la gata críe por lo menos una vez en su vida, sin embargo esto es totalmente falso. El mamífero puede desarrollarse perfectamente sin quedar embarazada e incluso se ha demostrado que la castración precoz disminuye el riesgo de padecer cuando es adulta tumores mamarios. Por lo tanto la mejor opción para acabar con las molestias del celo de una gata es la esterilización. También existen una especie de pastillas para detener el celo en las gatas pero no son muy recomendables ya que pueden hacer daño al animal y pueden tener efectos secundarios muy negativos. Si por el contrario se quiere que la gata críe hay que esperar a que termine de crecer. Se recomienda dejar pasar varios celos hasta que tenga aproximadamente un año y medio para que gesten sin tener ningún problema de salud.

Te puede interesar

Comentarios