Menú
Dónde y cómo acariciar a un gato
Dónde y cómo acariciar a un gato

GÁNATE SU CONFIANZA

Dónde y cómo acariciar a un gato

Aprende la manera de acariciar a tu mascota y que no reaccione de mala manera, con arañazos o mordeduras.

Acariciar correctamente garantizará una buena relación con tu mascotaAcariciar correctamente garantizará una buena relación con tu mascota

Los gatos pueden parecer aparentemente animales inofensivos a las hora de acariciarles el cuerpo y darles cariño, pero lo cierto es que hay diversas formas y trucos para evitar que estos felinos reaccionen de mala manera, arañándote o mordiéndote, si lo haces de forma inadecuada.

Asimismo, es normal que si a la hora de acariciarles el cuerpo lo haces con mucha fuerza o con mucha rapidez, el felino reaccione de mala manera y creando una mala relación con tu mascota.

Pasos para acariciar un gato

En un primer momento, lo que se debe hacer es familiarizarnos con la mascota para que siempre que nos acerquemos el felino no reaccione de mala manera como si no nos conociera de nada. Se debe dejar que el gato nos olfatee para que pueda comprobar que no queremos hacerle daño ni tratarlo de forma brusca. Si en la búsqueda de conexión con tú mascota esta empieza a olerte o a frotarse con la mano que le has tendido, es probable que el felino ceda y se deje acariciar.

Primero, deja que te olfatee los dedos para ganarte su confianza
Después de haber cogido un poco de confianza con el felino, podemos comenzar acariciando la cabeza de este con la yema de nuestros dedos centrándonos sobre todo en la zona situada detrás de sus orejas para posteriormente pasar al resto del cuerpo. Pero tenemos que tener mucho cuidado a la hora de hacer estos movimientos, ya que deben de ser caricias suaves y no movimientos fuertes como si estuvieras rascando.

Los movimientos han de ser siempre suaves y delicadosLos movimientos han de ser siempre suaves y delicados

Tras haber pasado nuestros dedos por una de sus zonas más sensibles de su cuerpo como lo son la parte trasera de las orejas, podemos pasar nuestras palmas desde el cuello de nuestro felino hasta la cola y nunca al revés. Aunque sí se puede aplicar presión en estas caricias, los movimientos como hemos dicho anteriormente deben ser suaves y delicados.

No siempre que el gato se acerque a ti será porque quiera que lo acaricies
Otra indicación también importante a la hora de hacerles caricias a nuestros gatos es no cogerles de la cola ni tratar de acariciarles a la fuerza el costado de su cuerpo. Si a nuestro gato le gustan las caricias que realizamos sobre su cuerpo, este se moverá de manera que será el propio gato el que se de caricias y no nosotros los que se lo demos a ellos. Por el contrario, si el gato pone las orejas hacia atrás significa que no se deja y mejor que no le des ningún tipo de caricias.

De esta forma, si nuestro gato se acerca y se recuesta junto a nosotros puede ser que esté pidiendo que lo acaricien pero si notáis que vuestra mascota es reacia a las caricias, parad, ya que quizá tan sólo buscan el calor humano de su dueño.

Si comúnmente oís a vuestra mascota ronronear significa que está intentando llamar vuestra atención para que le deis caricias siempre desde el cuello hasta la cola y la búsqueda de cariño. Los gatos son mascotas que requieren de mucha atención y cuidado, sobre todo porque pueden volverse muy ariscos si no se le da el cariño necesario.

Te puede interesar