Menú
Cuidados necesarios para tener un pato como mascota
Cuidados necesarios para tener un pato como mascota

TODO LO QUE DEBES SABER

Cuidados necesarios para tener un pato como mascota

Los patos son animales que se pueden tener como mascotas siempre y cuando estén en las condiciones adecuadas.

Hoy en día son muchos los animales que se pueden tener como mascota, siempre y cuando se cumplan las necesidades del animal. Hay todo tipo de mascotas, desde las más extrañas hasta las más comunes, pero lo cierto es que cada día es más habitual encontrar animales exóticos en las casas en las que se pueden tener porque hay espacio y comodidades. Los patos son de los animales más comunes como mascotas cuando se tiene una casa amplia con jardín, puesto que si se cumplen las necesidades del animal, puede ser un gran animal de compañía.

La llegada del animal

Si decides tener un pato desde recién nacido, es fundamental que se tengan en cuenta una serie de aspectos en cuanto a los cuidados del pato. Es muy importante que, en las primeras semanas de vida del animal, concretamente cuatro o cinco, se les tenga en un lugar bastante cálido y seco, ya que no pueden entrar en el agua. Un lugar muy adecuado sería una caja de cartón con un fondo de paja, donde pueda sentirse cómodo.

Es fundamental saber cómo tratar al animal y darle un acondicionamiento adecuadoEs fundamental saber cómo tratar al animal y darle un acondicionamiento adecuado

Otro de los aspectos a tener en cuenta es el tema de ponerlo en el agua. El lugar en el que más cómodos están es en los estanques y los pequeños lagos, pero cuando son pequeños no pueden meterse en el agua porque podrían sufrir algún problema. El plumaje no lo tiene desarrollado en su totalidad y, por ello, no se les puede meter en el agua hasta que cumplen, por lo menos, dos meses. Es a partir de esa edad cuando el pato podrá salir de casa y disfrutar del exterior, incluida el agua. Con el paso del tiempo irán habituándose a su nueva vida.

Son muy sociables

Los patos son animales muy buenos que se pueden tener como mascota, siempre y cuando se cumpla con unos cuidados. Por ello hay que tener muy en cuenta las necesidades del animal y prestar mucha atención a cómo se adapta a su nueva vida. Una de las cuestiones que nos podemos plantear nada más se adquiere un pato como mascota es el hecho de si conviene tener uno solo o es mejor tener la pareja. La vida de un pato suele estar entre los 13 y los 15 años, por lo que es una mascota de la que podremos disfrutar durante mucho tiempo.

Los patos son animales muy sociables a los que les gusta la compañíaLos patos son animales muy sociables a los que les gusta la compañía

Pues bien, los patos son animales muy sociables, por lo que no estaría nada mal adquirir dos. Entre ellos se hacen compañía como iguales, por lo que es importante que haya dos de la misma especie. Esto no implica que no vayan a interactuar con su dueño o dueña, puesto que son animales a los que, incluso, se les puede educar y enseñar algunos trucos para que 'obedezcan'. Los patos escuchan a la perfección por lo que, al igual que con cualquier otra mascota, hay que ponerles un nombre e irles habituando a responder a él.

El hogar del pato

Como ocurre con todas las mascotas, el hogar es una parte fundamental de su día a día. En el caso del pato no iba a ser menos y, todo el mundo está acostumbrado a ver en los distintos lagos o estanques de los parques casetas de madera donde los patos pueden entrar a dormir, a comer o simplemente a descansar. En un hogar tiene que suceder lo mismo, por lo que es fundamental que, para tener un pato como mascota, se disponga de una casa con jardín en la que se sitúe una caseta que sirva como hogar para el animal.

El hogar de los patos es fundamental, así como estar en libertadEl hogar de los patos es fundamental, así como estar en libertad

Los gallineros o las conejeras que se pueden adquirir en tiendas especializadas para mascotas, suelen ser las dos opciones más adecuadas para que ejerzan como hogar para tu pato. En ellas se podrá refugiar del frío o del calor y disfrutará de una casa cómoda y acogedora. Si, por otro lado, eres una persona manitas, también podrás construir una con tus propias manos con unos pocos ladrillos y algo de cemento. Esto hará que sea una casa muy peculiar y bonita, pero sobre todo, única para tus mascotas. A parte de la casa en sí misma, es fundamental saber que si no se dispone de un jardín amplio con un pequeño lago o estanque en los que puedan nadar, hay que descartar por completo tener un pato como mascota.

La alimentación

En cuanto a la alimentación del pato es importante ofrecerle determinados alimentos que sean muy variados. Al contrario de lo que puede suceder con otras mascotas, con los patos hay que tener cuidado con los piensos que se venden en las tiendas especializadas en animales. Estos piensos están hechos para que el animal engorde, por lo que hay que proporcionarle una cantidad determinada de forma diaria pero que no sea excesiva.

La alimentación es fundamental en la salud de los patosLa alimentación es fundamental en la salud de los patos

La cantidad de alimento que tiene que ingerir un pato ronda los 200 gramos, pero debe disponer del alimento durante todo el día. Se les puede colocar en su casa o por fuera, pero siempre en un comedero amplio en el que puedan ahondar el pico y comer con facilidad. Se les puede proporcionar verdura, semillas, algunos peces e insectos, pero estos últimos pueden ingerirlos por iniciativa propia si se encuentra en el jardín.

Posibles enfermedades

Los patos también pueden tener determinados síntomas que indicarán que pueden estar enfermando. La inflamación nasal, el enrojecimiento o las secreciones nasales pueden ser algunos, así como la dificultad respiratoria. En los ojos también se les puede notar cierto enrojecimiento o, simplemente, un cambio en su estado habitual. Si se aprecia que las deposiciones son distintas a lo normal, porque sean muy duras o muy blandas, así como que cambien de color, requerirá de una consulta veterinaria. En el pelaje también se pueden notar ciertos síntomas de enfermedad, así como en la pérdida del apetito o en algún cambio en su conducta.

Te puede interesar