Menú
Educar a tu perro: ¿Castigo o refuerzo negativo?
Educar a tu perro: ¿Castigo o refuerzo negativo?

MASCOTAS EDUCADAS

Educar a tu perro: ¿Castigo o refuerzo negativo?

Si se trata de nuestros perros, queremos que tengan los mejores cuidados pero cuando nos desobedecen ¿cómo les educamos?

Cuando adquirimos o adoptamos una mascota son muchas las cosas que debemos tener en cuenta. Se va a convertir en un miembro más de la familia, por lo que es normal que quieras que se sienta a gusto con vosotros, pero para que todos los integrantes del hogar os sintáis también a gusto con ella hay algo que deberéis tener muy presente: su educación.

Así pues, antes de llegar a casa con la mascota seguramente te preocupes por adquirir todos aquellos utensilios que necesitará para sus necesidades básicas y para el día a día, como por ejemplo el comedero y el bebedero, además de una cama o un lugar de la casa en el cual se sienta cómodo para descansar, con las condiciones climatológicas y lumínicas idóneas, además de un espacio donde pueda hacer sus necesidades (en el caso de los gatos), ya que los perros puede que necesiten hacerlas en el hogar durante sus primeros meses de vida debido al proceso de aprendizaje y adaptación, pero siempre es recomendable que las hagan en la calle, ya que esto también es lo más cómodo e higiénico para ellos.

Tu mascota es un miembro más de tu familia, y por eso necesita que le eduquenTu mascota es un miembro más de tu familia, y por eso necesita que le eduquen

Sin embargo, enseñarle a tu perro a hacer las necesidades en un lugar concreto de la casa durante los primeros meses o bien después hacer la transición a la calle no será tan fácil como podría parecer a simple vista. Además de esto, también deberás enseñarle con qué objetos puede jugar, cuál es el límite del juego (por si muerde demasiado fuerte o se altera demasiado por la alegría), qué comida no debe tocar, etcétera. Por eso, es importante que antes de adquirir una mascota te informes bien de la gran responsabilidad que esto supone, puesto que muchas personas la abandonan tras meses de no haber sabido educarla con éxito.

Entonces, la tarea de educar a tu perro no tiene por qué ser difícil, pero sí necesitará una preparación previa y constante. Ya que seguramente habrá muchas cosas que vayas aprendiendo, poco a poco, a medida que vayas enseñando a tu perro a cómo comportarse para que ambos os podáis sentir cómodos y felices en el hogar, con el resto de la familia.

En cuanto a la educación de los perros, son varias las alternativas que la gente suele seguir. Antaño se creía que con el castigo se lograban mejores resultados, no obstante, los perros no tienen tanta memoria como tenemos nosotros, por lo que si hace mucho rato de que han realizado aquella acción que no debía, quizás ahora no comprendan por qué les gritas o les das un castigo. Recuerda que no pueden razonar ni hablar como podemos nosotros y que, a veces, agachan la cabeza no porque estén arrepentidos, sino porque por el tono de voz saben que estás muy enfadado y es lo que deben de hacer, aunque no comprendan la razón de tu enfado y consecuentemente quizás no estén aprendiendo aquello por lo que les estás riñendo y no deben volver a hacer.

Según el tono de voz que utilices y tus gestos, sabrán si estas enfadadoSegún el tono de voz que utilices y tus gestos, sabrán si estas enfadado

Qué es el refuerzo en negativo

Educar de esta manera a tu perro quizás requiera más paciencia y un proceso de adaptación por tu parte mayor que con el castigo, ya que es como nos han enseñado a la mayoría de nosotros o como normalmente lo hemos visto hacer. Así pues, deberemos tener presente que en el refuerzo negativo lo que hay que hacer es buscar una manera de frenar ciertas actitudes negativas de tu mascota.

Por ejemplo, si vais paseando por la calle y tu perro tira de la cadena muy fuerte hacia delante no deberás reñirle ni gritarle tirando de la cadena hacia atrás, puesto que también podrías hacerle daño, sino que lo mejor es girarte y empezar a andar en la dirección contraria. Quizás de este modo tu mascota comprende que la mejor manera de no es tirar, sino que debe adaptarse a dónde tú quieras dirigirte.

Cuando tu perro no te hace caso, anda hacia el lado contrarioCuando tu perro no te hace caso, anda hacia el lado contrario

Algo parecido podríamos aplicar a cuando tu mascota ladra o intenta llamar tu atención de manera constante. Si se sienta en tu regazo o ladra consigue que le hagas caso, probablemente siga utilizando esta técnica para que le hagas caso. Entonces deberás buscar el refuerzo negativo, es decir, hacer completamente lo contrario a eso. Si no respondes a su manera negativa de llamar tu atención, con el tiempo y paciencia, tu mascota llegará a comprender que esta no es la mejor manera de que le hagas el caso que requiere.

Recuerda que para educar al perro necesitas tener mucha paciencia y que no todo se consigue en poco tiempo. El castigo no siempre puede ser comprendido por el animal, así que el refuerzo negativo nos puede ayudar a que el perro encuentre diferentes vías para comprender, por ejemplo si es cachorro si nos hace daño cuando juega, para que así se adapte a vosotros o dónde hacer sus necesidades, sin gritos ni castigos, puesto que de esta manera será más feliz a nuestro lado, sin olvidarnos de que debe tener una excelente educación para convivir con todos los familiares en plena tranquilidad y armonía.

Te puede interesar