Menú
Pollitos de colores: Una práctica cruel
Pollitos de colores: Una práctica cruel
POR QUÉ

Pollitos de colores: Una práctica cruel

La práctica cruel de pintar pollitos es una tradición de lo más común en algunos países como son China, Colombia o Marruecos.

Los pollitos pintados son también conocidos como pollitos de colores y se suelen pintar las crías, sobre todo, de gallinas, aunque también pueden ser de otras aves. Estos pollitos son pintados de forma artificial con productos que a veces son tóxicos. Estos pollitos suelen ser vendidos como juguetes o mascotas.

Pintan a los pollitos y los vendenPintan a los pollitos y los venden

Origen

Se desconoce cuándo comenzó esta práctica de vender pollitos pintados al público, aunque hace muchas décadas que se hace. Se trata de algo muy común en China, aunque también es muy popular en países como Colombia o México. En algunos lugares, teñir pollos ha sido una larga tradición durante la época de Pascua.

En países como Estados Unidos, en varias granjas se suelen entintar pollos usando colorantes vegetales de varios colores tales como rojo, neón, azul, amarillo, verde, negro, canela, rosa pastel, entre otros, para venderlos como adornos o juguetes a un precio módico. Cuando pierden su color suelen ser abandonados, aunque muchos mueren por los productos utilizados en su plumaje.

En otros países como México, India, Marruecos o Filipinas su producción es continua y suelen ser muy comunes en zonas turísticas. Se tiñen con sustancias tóxicas como peróxido, colorante para telas, tartrazina y otros muchos químicos.

Muchos de estos animales, aunque cueste creerlo, se tiñen en grupo y se vuelcan en un cuenco. Ahí se les da vueltas como si fuesen una masa, a pesar de que son seres vivos. Entre el producto tóxico y los movimiento sin cuidado hay más

probabilidades de que mueran.

Se mete a los pollitos en un cuenco para proceder a entintarlosSe mete a los pollitos en un cuenco para proceder a entintarlos

Así se pintan

Hay dos tipos de procesos, y se pintan pollos recién nacidos. Uno de los productos más usados es la anilina y un colorante. La anilina se usa como fijador de dicho colorante. La mayoría de los pollos mueren horas o días después de haber pasado por el proceso, debido a que dependiendo qué tinte utilizan las personas, pues la mayoría de ellas son tan tóxicas, que es normal que algunas aves fallezcan durante las ventas.

Otra manera de hacerlo es teñir polluelos que están dentro del cascarón. Este procedimiento implica colocar una inyección en el embrión. Se usa colorante vegetal en huevos de gallina de entre 11 y 14 semanas de incubación. Al terminar, se debe proceder a cerrar el hoyo con parafina derretida, asegurándose que todo el hoyo esté totalmente cubierto. Las probabilidades de equivocarse al momento de inyección, calcular mal el tiempo límite, o no asegurar bien el agujero después de la inyección entre otros inconvenientes, pueden ser muy altas.

Se les inyecta el color dentro del cascarónSe les inyecta el color dentro del cascarón

El proceso es posible realizarlo con sustancias inorgánicas, para que no se genere una respuesta inmune en los animales y para que al mes estos estén absolutamente normales.

Otra manera de conseguir pollitos de color

Puede que con esta técnica no se consiga un pollo de color verde, azul, fucsia o naranja, pero sí que se puede conseguir que su plumaje tenga mayor intensidad. Al alimento de las gallinas se les agrega xantofilas, colorantes que logran darles un amarillo o blanco más fuerte a las patas y picos de los pollos, y oscurecer un poco el tono de las yemas de los huevos.

Para rizar el rizo, hay quienes después de teñir a los pollitos les añade una gorrita en la parte superior para que estén más graciosos, y lo hacen adhiriéndola con pegamento. Sin duda alguna esta práctica ha sido castigada por muchas asociaciones, no obstante, el carácter económico de la misma prevalece, porque se siguen regalando en piñatas o vendiendo en mercadillos de países como Filipinas, Costa Rica, Colombia o Marruecos.

No son juguetes

Al adquirir un animal uno de los valores que se puede inculcar es la responsabilidad de cuidar una mascota, no obstante, esta no es la mejor manera de hacerlo, sobre todo porque cuando cambia su aspecto inicial los niños empiezan a perder el interés. Los polluelos crecen -en el mejor de los casos si los productos tóxicos no les han dañado tanto-, sus plumas también y empieza a desaparecer el color inicial. También hay que tener en cuenta que un ser vivo no es un juguete.

Te puede interesar