Menú
Cómo enseñar a un hámster dónde hacer sus necesidades
Cómo enseñar a un hámster dónde hacer sus necesidades
HÁMSTERS EDUCADOS

Cómo enseñar a un hámster dónde hacer sus necesidades

¿Quién dijo que a los hámsters no se les enseña? Aprende cómo educar a tu hámster para que no haga sus necesidades en cualquier sitio.

Tener una mascota por pequeña que sea, supone muchas responsabilidades que tenemos que asumir, entre ellas la cuestión de dónde deposita sus necesidades. Existen algunas mascotas como los gatos, que tienen un gran instinto de naturaleza para ello y saben perfectamente cuándo y dónde realizarlas, pero en otros casos se necesita un pequeño entrenamiento si queremos que el animal realice sus necesidades en un sitio concreto.

Este es el caso del hámster, un animal roedor que se ha convertido en uno de los más populares en los hogares de todo el mundo, sobre todo en aquellos donde hay niños.

Los hámsters son habituales en hogares con niñosLos hámsters son habituales en lugares con niños

El hámster normalmente pasa la mayor parte del tiempo en una jaula, donde debe tener gran espacio para ejercitarse, dormir, comer y hacer sus necesidades, pero a veces no siempre es tan higiénico como parece. Por eso lo mejor es intentar entrenarlo para colocarle una caja de arena dentro de su jaula y que el pequeño animal roedor sepa que es el lugar correcto para depositar sus excrementos.

Aunque no lo parezca, esto no es una tarea difícil, solo hay que seguir unos pasos muy sencillos y armarse de paciencia, ya que no todos los animales reaccionan con la misma rapidez a estas directrices. También debes saber que lo ideal es tomar esta rutina cuando aún son jóvenes, ya que si son muy adultos estarán acostumbrados a realizar sus necesidades siempre en el mismo lugar, y será mucho más complicado cambiar esa costumbre.

¿Cómo enseñar al hámster el lugar donde hacer sus necesidades?

Lo primero que debes hacer es observar el comportamiento de tu mascota. Por norma general, el hámster es un animal roedor que actúa por repetición, y siempre realiza las necesidades de la misma manera. Si tu mascota ya lleva un tiempo contigo en casa, habrás observado que siempre va a orinar y a depositar los excrementos a una esquina en concreto de la jaula, que siempre verás más sucia. Lo ideal es que sea ahí donde deposites la caja de arena que le vamos a colocar. Si el hámster ha llegado nuevo al hogar, no te preocupes. Dale un poco de tiempo para que vaya cogiendo confianza y observa como se comporta dentro de la jaula para elegir la esquina adecuada.

Coloca la caja de arena en su esquina elegida para hacer las necesidadesColoca la caja de arena en su esquina elegida para hacer las necesidades

Es el momento de hacernos con una caja de arena especial para colocar en la esquina indicada de la jaula. No podemos pensar en la caja de arena de un gato, ya que el tamaño no tiene nada que ver. En tiendas especializadas podemos encontrar un montón de variedades y tamaños de cajas de arena para hámster, dependiendo de la raza y del tamaño de la jaula. También puedes hacerle una caja de arena casera, cogiendo un bote de plástico al que realizaremos una abertura para que el hámster pueda introducirse dentro.

Una vez tengamos la caja de arena asignada y sepamos cuál es la esquina de la jaula donde suele acudir el pequeño animal roedor, la colocaremos allí siempre teniendo en cuenta que se encuentre alejada del lugar en el que duerme y que el resto de la jaula está limpia. Cuando el hámster se haya acostumbrado a hacer sus necesidades en la caja, va a convertirse en una fuente de bacterias, por eso es lo ideal que se encuentre lejos de otros lugares como la comida y el lugar de dormir, ya que de lo contrario puede acarrearle posibles enfermedades.

Para que el hámster entienda que ese es el nuevo lugar donde debe acudir, lo que debemos hacer es coger los excrementos que haya en la jaula y depositarlos dentro de la caja de arena. También es ideal coger un poco de serrín e impregnarlo en orina para colocarlo en el mismo lugar. Es importante que el resto de la jaula se quede limpia de excrementos, para que esto no suponga una dificultad añadida para el hámster.

El propio instinto de naturaleza de animal roedor le hará ir a oler la nueva caja introducida dentro de su jaula para averiguar qué es. Entonces entenderá que ese es el lugar donde debe realizar siempre sus necesidades. Puede que esto no ocurra a la primera, y que en las primeras ocasiones siga depositando los excrementos en otro lugar de la jaula, probablemente al lado de la caja recién introducida. Es aquí donde nuestra paciencia juega el papel más importante y volveremos a repetir todo el ritual hasta que nuestra pequeña mascota consiga entender que ese es el lugar indicado.

Puede que tu hámster no lo entienda a la primera, pero ten pacienciaPuede que tu hámster no lo entienda a la primera, pero ten paciencia

Aunque ya lo hayamos conseguido y nuestro hámster comience a hacer sus necesidades dentro de la caja de arena colocada para tal fin, no debemos dejar de lado la limpieza e higiene de la jaula, ya que son unos animales muy sensibles a las bacterias. De la misma forma debemos tener una limpieza diaria con la caja de arena, como se hace con los gatos. Un truco es mantener algunas piezas de excrementos durante los primeros días siempre dentro de la caja de arena, ya que si la limpiamos por completo puede que el trabajo de señuelo realizado haya sido en balde.

Te puede interesar

Comentarios