Menú
La adaptación de un perro adoptado a su nuevo hogar
La adaptación de un perro adoptado a su nuevo hogar

PACIENCIA Y CARIÑO

La adaptación de un perro adoptado a su nuevo hogar

La adopción es una muy buena opción a la hora de tener un perro pero hay una serie de tareas a seguir para que se adapte la mascota en su nuevo hogar.

Una de las mejores opciones si queremos tener una mascota, en este caso un perro, es recurrir a la adopción. Así estaremos dándole una segunda oportunidad a animales que, sin haberlo elegido, acabaron en un refugio.

Es posible que, como mínimo, hayan pasado por el abandono, pero también incluso pudieron sufrir maltrato o haber vivido en la calle durante un tiempo. Además, una vez que llegan al refugio viven situaciones nuevas y a las que no están acostumbrados: más perros con los que convivir, nuevos olores, más ruido o incluso el contacto con los cuidadores y voluntarios que, para ellos, son extraños.

Todo estos factores hay que tenerlos en cuenta a la hora de decidir elegir tener por mascota un animal en adopción. No por el hecho de valorar descartarla sino para tener claro que el proceso de adaptación a un hogar será parecido al de un cachorro con pocos días de vida pero teniendo en cuenta las posibles experiencias ya vivias.

Los perros de los refugios pasaron por la situación de abandonoLos perros de los refugios pasaron por la situación de abandono

Para ello lo mejor es que, a nivel personal, decidamos empezar el proceso de la adopción en un momento de nuestra vida que contemos con tiempo libre. Esto nos ayudará a poder dedicarnos más tiempo a nuestra nueva mascota. Además, no tendremos la necesidad de tener que dejarlo sólo al poco de llegar a su nuevo hogar, algo por lo que no debería pasar un perro que pueda tener miedo al abandono.

A continuación te damos una serie de consejos para llevar a cabo el proceso de adaptación de tu nueva perro lo mejor y lo más correcta posible.

Periódo de contacto

Es importante que, una vez hayas decidido cuál de los perros que has visto quieres tomar en adopción, lleves a cabo una primera fase que no va a ir mucho más allá del propio refugio. Ten en cuenta que tú, aunque ya te hayas encariñado con el perro, para este aún eres un completo desconocido.

Para ello lo mejor es llevar a cabo un proceso de adaptación entre vosotros: que te conozca, que te reconozca y que tú lo conozcas a él. Lo que deberías hacer es acudir hasta la protectora para sacarlo de paseo por lo menos una vez al día. Lo principal es que así tendréis tiempo para interactuar vosotros. Además, a ti te servirá para ir observando su comportamiento en soledad: como lleva el paseo, que cosas le llaman la atención, que le da miedo... un proceso de aprendizaje para luego valorar cómo pasar a la siguiente fase.

Es importante un período para conoceros entre vosotrosEs importante un período para conoceros entre vosotros

También es importante que tu nueva mascota empiece a reconocer tu olor. Hasta que no lo haga no serás un conocido para él y seguirá considerándote una posible amenaza. Pero, ¡ojo! Tampoco fuerces el acercamiento entre uno y otro. Como te acabamos de decir, para el perro eres un desconocido y una amenaza. Deja que sea el que se acerque a ti. En cuanto vea que tú eres el que lo saca de paseo y le proporciona cosas buenas (como salir del refugio) entenderá que no eres nada de lo anteriormente mencionado.

Llevarlo al nuevo hogar

Una vez superada la anterior fase, es el momento de que el perro se vaya del refugio. Pero antes has de acondicionar tu casa para el nuevo integrante de la familia: ten algo que le pueda resultar familiar, ten algún juguete, acondiciona un espacio en el que pueda sentirse seguro.

Una vez que lleguéis, deberías darle un largo paseo. El viaje puede haberle asustado ya que la última vez que lo hizo acabó en un refugio. Sin embargo, si el comprueba que al llegar seguís haciendo lo mismo que estos últimos días, se tranquilizará. Además, esto también sirve de primera toma de contacto con el nuevo entorno. Estén siempre en alerta. Todos los estímulos son nuevos y es posible que manifieste algún miedo que aún no sabías que tenía: a los coches, motos, a los niños o adultos... todo lo que vaya identificando luego podrás ponerle solución.

Durante el paseo se descubren muchas actitudes de nuestra nueva mascotaDurante el paseo se descubren muchas actitudes de nuestra nueva mascota

Cuando ya lleguéis al que será su hogar, empieza otra ardua tarea. Lo primero enséñale la casa. Es importante también que, si tienes pensado algunas prohibiciones en cuanto a cuartos o lugares concretos, lo hagas desde el primer momento que entre. Si, por ejemplo, en la cocina no puede entrar, muéstrasela para que sepa lo que hay pero posteriormente cierra la puerta para que vaya entendiendo en qué zonas puede y en cuáles no. Lo mismo con subir al sofá, algo muy común. Si no quieres que lo haga, no se lo permitas nunca. El espacio que le hayas acondicionado para él será el adecuado. Es posible que luego encuentre algún otro sitio donde se sienta seguro dentro de las zonas permitidas, podrías entonces trasladar sus cosas hasta allí.

Algo que no es muy recomendable es que tener que ponernos serios con nuestra mascota nada más llegar. Para ello, lo mejor es que intentes evitar todo tipo de conflictos. Si no quieres que rompa, mordisquee, etc. algo de lo que tienes, retíralo ya antes de que llegue. Así evitarás posibles males en un futuro y no tendremos que reñirle. Recuerda que un perro en adopción puede llevar peor las broncas ya que pudo pasar ya por situaciones de maltrato.

Debemos evitar cualquier situación que puede dar lugar a una riñaDebemos evitar cualquier situación que puede dar lugar a una riña

Aunque tengas mucho tiempo para dedicar a tu perro, es importante que empieces a establecer las rutinas lo antes posible: los mismos horarios de paseo y de comida, las mismas rutinas dentro de casa, etc. De esta forma empezará a identificar las acciones y le hará sentir más seguro porque no tendrá miedo o desconfianza con lo que hagas.

Recuerda que estás casi reeducando a un animal y en mucho casos ya tiene unas costumbres muy arraigadas, aunque nos sea buenas. Lo más importante es la paciencia y el cariño en todo lo que hagas con el perro.

Te puede interesar