Menú
Diferencias entre adiestrador, educador canino y etólogo
Diferencias entre adiestrador, educador canino y etólogo

¿QUÉ SON?

Diferencias entre adiestrador, educador canino y etólogo

La figura más conocida es el adiestrador canino, pero este no se puede encargar de todos lo que implica la educación de un perro; para ello existen también los etólogos y educadores.

El perro es uno de los animales, junto con el gato, que más se puede encontrar como mascota dentro de una casa. Fiel compañero del hombre, este animal siempre ha de pasar por unos controles veterinarios que garanticen su bienestar y buen estado físico, pero, ¿a quién se recurre cuando se quiere tratar comportamientos, actitudes o la propia relación que este tenga con el dueño, otras personas e incluso con otros animales? Cuando se trata de la educación del perro, puede que te venga a la cabeza únicamente la figura del adiestrador y que omitas a otros profesionales dedicados también a la educación y adiestramiento, pero con funciones y objetivos muy diferentes.

No es lo mismo querer enseñar a nuestro perro una disciplina deportiva que una educativaNo es lo mismo querer enseñar a nuestro perro una disciplina deportiva que una educativa

Un perro puede presentar diferentes problemas: puede ser agresivo sin justificación alguna, tener traumas ante situaciones cotidianas, ladrar incontroladamente, no saber gestionar las relaciones sociales con otros perros, entre otros. Cada uno de estas dificultades a las que se enfrente el perro y que repercutan en su vida diaria, así como en sus dueños y en otros perros, tienen orígenes y tratamientos diferentes así que han de ser tratadas por un experto especializado. Actualmente existe la figura del adiestrador, el educador canino y el etólogo, pero, ¿sabes para qué sirve cada uno? A continuación, Bekia te lo explica a detalle.

Adiestrador

Los adiestradores de perros son, probablemente, la figura más conocida dentro del ámbito de la educación de un perro. Las competencias de estos profesionales se centran en la disciplina, la obediencia y la preparación física del can para una determinada actividad. Dos de las labores que más llevan a cabo los adiestradores y que quizá son las más conocidas son el adiestramiento policial y el adiestramiento de perros guía. Sabiendo que los animales que realizan estas formaciones están destinados a cumplir eficazmente ciertas actividades, uno puede hacerse a la idea de en qué consiste el trabajo de adiestrador.

El adiestrador enseña disciplina, obediencia y preparación físicaEl adiestrador enseña disciplina, obediencia y preparación física

De todas formas, las funciones de este profesional no se limitan únicamente a tratar al perro, aunque este sea su foco principal. También desarrollan la labor de enseñar a los dueños los comandos y las funciones básicas que acompañan la formación del animal, algo verdaderamente útil en los casos de adiestramiento de perros de terapia, perros para defensa personal o perros para personas con algún tipo de discapacidad. Aunque para llevar a cabo un adiestramiento eficaz, el profesional ha de tener conocimientos sobre las conductas comunes de un perro y puede llegar a aplicarlos para una formación más completa, el adiestrador como tal no soluciona problemas del comportamiento.

Educador canino

Un educador canino es aquel que se encarga de hacer posible que el perro tenga una buena convivencia con su dueño, con el resto de animales y con el entorno en el que viva. De igual forma que el adiestrador de perros puede tener algunas competencias propias de un educador, este último también puede echar cuenta de trucos y estrategias de adiestrador para lograr la estabilidad del perro. No obstante, la función más importante de un educador es la integración del animal dentro de la sociedad y la de saber orientar al dueño para que logre una buena comunicación con su perro.

El educador enseña al perro a tener un buen comportamientoEl educador enseña al perro a tener un buen comportamiento

Un educador canino tan solo trabajará la educación de tu perro ante acciones muy básicas como, por ejemplo, enseñar a que haga o no ciertas cosas de acuerdo a unos límites de convivencia. Además de trabajar sobre este aspecto, el educador canino, el cual puede hacer que tu perro consiga hacer cosas cuando el dueño se lo pida, tiene también la labor de enseñar al responsable del animal los conceptos básicos de liderazgo que le permitan obtener un cierto grado de control sobre él. Educar al perro supone enseñarle a vivir en un determinado entorno sin tener que crear conflictos con los demás y, por tanto, si tenemos una mascota con una conducta indeseada y que causa problemas, es mucho más importante trabajar su educación. Este tema es bastante importante que se trate ya desde el momento en que el animal es un cachorro pues, al igual que los niños pequeños, una edad temprana será más fácil para la absorción de doctrinas y comportamientos.

Etólogo

Por último, está el etólogo que quizá sea la figura profesional que más se desconoce. Este es el que se encarga del comportamiento animal y, si se pudiera extrapolar al ámbito de las personas, su función sería prácticamente similar a la de un psicólogo. De hecho, a la etología, como especialidad, se puede acceder desde los estudios de biología, veterinaria o psicología. Las principales competencias de un etólogo son las de ayudar a resolver problemas de comportamiento complejos del animal, así como miedos y/o fobias.

El hecho de acceder a la especialidad de etología desde varias carreras diferentes hace que el perfil de un etólogo pueda variar en función de la formación base. Es decir, los dos perfiles que más comunes resultan son la figura del etólogo y la del etólogo clínico. El primero de ellos suele acceder desde la carrera de psicología y es quien más entiende sobre los tipos de comportamiento canino, sin embargo, el segundo siempre accede desde veterinaria haciendo que sus conocimientos vayan más encaminados a la relación física-mental del animal.

Los etólogos son a los perros lo que los psicólogos a los humanosLos etólogos son a los perros lo que los psicólogos a los humanos

Los etólogos clínicos, también conocidos como etólogos veterinarios, son los únicos profesionales capaces de recetar fármacos en función de la gravedad de los casos. De todas formas, y a lo que se dedicará un profesional dedicado a la teología es a trabajar con perros para ayudarles a modelar o modificar su comportamiento y conductas. Si sientes que tu perro presenta algún tipo de problema psicológico, al profesional al que deberás acudir será al etólogo pues él será el experto que ayude a diagnosticar el problema interno del animal. Los ladridos impulsivos, los problemas de estrés, la fobia a los petardos o el miedo a entrar en sitios cerrados son de los problemas más comunes que sufren los perros y estos deben de ser tratados por un profesional etólogo.

Todo lo explicado anteriormente no quita que los límites de cada profesión no se desdibujen entre sí pues todo proceso de educación, adiestramiento o análisis de conducta puede usar métodos externos para una mayor eficacia en el resultado. No obstante, es vital identificar el objetivo base para saber a qué profesional acudir y qué tipo de ayuda recibir.

Te puede interesar