Menú
La Leishmaniasis: Qué es
La Leishmaniasis: Qué es
DURA ENFERMEDAD

La Leishmaniasis: Qué es

La leishmaniasis es una dura enfermedad que afecta tanto a nuestras mascotas como a los humanos. En Bekia te explicamos de que se trata y como prevenirla.

A lo largo de tu vida habrás escuchado en más de una ocasión el término 'leishmaniasis'. Esta cercana y a la vez desconocida enfermedad es una de las principales preocupaciones de todos aquellos que tienen un perro como mascota. Muchas son las leyendas urbanas que corren sobre su posible contagio a los humanos, pero aquí te contamos todo lo que debes saber sobre ella para que sepas como evitar su contagio o actuar en caso de sufrirlo.

¿Cómo llega la leishmaniasis a nuestras mascotas?

El mosquito-flebotomo es el principal transmisor de esta enfermedad. Este insecto es el que contagia el virus a nuestros perros, y por consiguiente a nosotros. Hay que tener en cuenta que nuestras mascotas no pueden transmitirnos esta dolencia de forma directa. La leishmaniasis solo llega a las personas si el mosquito que pica a un animal infectado y más tarde nos pica a nosotros, de manera que no debemos mantener a nuestra mascota aislada cuando esta padece la enfermedad.

 El mosquito-flebotomo es el principal transmisor de esta enfermedad El mosquito-flebotomo es el principal transmisor de esta enfermedad
Temas relacionados

El mayor riesgo de contraer la leishmaniasis lo tienen aquellos que viven en los países del mediterráneo o en zonas de América Latina, ya que el mosquito-flebotomo suele residir en zonas cálidas. En caso de posible contagio, lo más importante es llevar a nuestro perro al veterinario para que este valore su estado y proceda a recomendarnos la medicación adecuada para que su sistema inmunitario pueda luchar contra la infección.

¿Cómo evitar que nuestro perro se contagie?

Una de las principales opciones por las que podríamos decantarnos sería comprar un collar repelente de mosquitos para nuestra mascota o colocar mosquiteras en nuestras ventanas, ya que de esta forma evitaríamos que el insecto portador de la enfermedad se acercase a sus "víctimas". También debemos evitar pasear por zonas cercanas a ríos al atardecer. Además, debemos encárganos de fumigar zonas con una alta densidad de mosquitos.

Una de las maneras de evitarlo es colocar mosquiteras

Una de las maneras de evitarlo es colocar mosquiteras

Otras medidas más económicas serían el uso de velas o espirales en la terraza que ahuyenten a estos insectos o la adquisición de los populares enchufes antimosquitos.

¿Qué síntomas provoca en los animales?

Animales mamíferos como los perros, los conejos y las liebres son propensos a contagiarse de este virus que afecta gravemente a su salud. En el peor de los casos, esta enfermedad puede llevarles a la muerte debido a fallos renales, aunque los principales síntomas suelen apreciarse en la piel y las articulaciones.

A día de hoy la mayoría de tratamientos de los que se dispone sirven meramente para paliar los síntomas. Así pues, la medicación es solo una ayuda, ya que es el sistema inmunitario del animal el que debe encargarse de combatir la enfermedad. A pesar de la resistencia del virus, el futuro parece algo más esperanzador, ya que el investigador venezolano Jacinto Convit descubrió una vacuna que podría acabar definitivamente con la mayoría de los síntomas de esta enfermedad. Pese a las buenas noticias para los dueños de los perros, la leishmaniasis sigue siendo una dolencia crónica prácticamente imposible de erradicar al cien por cien.

 Los perros, los conejos y las liebres son propensos a contagiarse de este virus Los perros, los conejos y las liebres son propensos a contagiarse de este virus

Una de las críticas que han recibido las nuevas vacunas puestas al servicio de la sociedad es su alto coste económico. "Esta vacuna tiene buenas expectativas en cuanto a su efectividad, aunque se deben seguir aplicando el resto de medidas preventivas contra la picadura de insectos", explicaba el veterinario Manuel Lázaro ante la avalancha de demandas de este nuevo tratamiento.

El hecho de que esta vacuna sea optativa, implica que su coste sea algo elevado: alrededor de 50 euros es la cantidad que los dueños de los perros contagiados deben pagar para que los síntomas de estos mermen considerablemente. La vacuna es aplicada en tres dosis y debe volver a ser inyectada cada año. Aunque la salud de nuestras mascotas no tiene precio, todo apunta a que las constantes quejas llevarán a una rebaja del precio inicial en unos años.

Otro es ponerles una vacunaOtro es ponerles una vacuna

Para los cachorros sanos que tengan más de seis meses de vida, también existe un método de vacunación por el cual se calcula que un 92,7% de los animales tratados no desarrollarían síntomas clínicos de esta dolencia. "Cualquier medida preventiva que se tome contra esta enfermedad, tan grave y de tratamiento tan costoso, está justificada", remarcaba Lázaro, que recomienda absolutamente a todos los dueños de perros esta medida preventiva.

¿Cómo afecta a las personas la leishmaniasis?

Lo primero que debes hacer si crees que podrías tener la leishmaniasis es visitar a tu médico y contarle tu situación. No olvides contarle el porqué de tus dudas y si tienes algún perro que pudiera estar sufriendo esa enfermedad. Como hemos dicho, la transmisión no se realiza de forma directa, pero algún mosquito podría haber pasado el virus de un cuerpo al otro.

El tiempo que tarda en manifestarse esta dolencia desde su contagio hasta los primeros síntomas notables puede variar de una semana aproximadamente a varios meses. Lo primero que suelen notar las personas infectadas son marcas en la zona cutánea. Con el paso de los meses la salud empieza a deteriorarse y se detectan los primeros dolores renales o viscerales y otros daños internos.

 Lo primero que suelen notar las personas infectadas son marcas en la zona cutánea Lo primero que suelen notar las personas infectadas son marcas en la zona cutánea

El riesgo de contraer este virus que merma nuestra salud es más alto en las zonas más cálidas, pero eso no excluye a otras personas de poder sufrir la leishmaniasis. Todos, independientemente de nuestro género, edad o localización, podemos contraer esta enfermedad. Eso sí, aquellos que tengan un sistema inmunológico en mejores condiciones tendrán menos riesgo de sufrirla o le ganarán la batalla con más facilidad y rapidez.

Actualmente, para las personas contagiadas hay tratamientos de lo más eficaces, aunque como hemos dicho, debemos tener una buena salud para obtener resultados favorables de forma rápida. Los daños más visibles en la zona cutánea pueden reducirse gracias a la medicación y el adecuado cuidado de la piel durante el tratamiento y después de este, aunque siempre pueden quedar cicatrices poco estéticas.

Respecto los daños viscerales, se necesita un tratamiento médico específico para cada paciente considerando sus dolencias de forma individual. En la mayoría de los casos, este suele hacerse en el hospital para garantizar que el paciente reciba el alta cuanto antes y que los síntomas más molestos no vuelvan a reaparecer.

Te puede interesar