Menú
Disfraces para perros: ¿A favor o en contra?
CANINOS

Disfraces para perros: ¿A favor o en contra?

Razones para los que sí disfrazan a su perro y para los que están totalmente en contra de esta práctica.

Los animales de compañía se convierten en gran parte de las ocasiones en un miembro más de la familia. Este hecho hace que los seres humanos y dueños de estas mascotas los traten por igual en muchos ámbitos de sus vidas, desde celebrar sus cumpleaños hasta las fiestas más divertidas del año. Este es el caso de las festividades como Halloween o canarval, donde los más peludos de la casa también forman parte de la diversión.

Existen épocas del año en las que la fiebre de la fiesta y las celebraciones se apoderan de nuestro espíritu más creativo. Desde carnavales hasta Halloween, estas fechas son citas señaladas en las que la diversión, la originalidad y la ganas de pasarlo bien hacen uso de presencia. Los disfraces más creativos o graciosos, o incluso, más terroríficos, en el caso de Halloween, se convierten en el foco de atención en estas fechas señaladas.

Pero qué pasa cuando se nos ocurre la idea de que el disfrazado sea nuestro canino, ¿es recomendable que le pongamos un disfraz a nuestro perro?, ¿le supone incomodidad, malestar u otro tipo de inconveniente a nuestra mascota? A pesar de que la mayoría de las personas recurren a esta acción como un hecho sin importancia tan solo para asegurar un buen rato entre todos y pasarlo bien, Bekia mascotas expone los argumentos más favorecedores y desfavorecedores para decidir si disfrazar o no a nuestros pequeños fieles.

Los más peludos de la casa también forman parte de la diversiónLos más peludos de la casa también forman parte de la diversión

Cada vez son más los vídeos e imágenes que se hacen virales en la red con pequeños perros que divierten a los internautas con sus diminutos disfraces divertidos. Perros con disfraces de hadas, de abeja, de pirata o incluso encarnando personajes de la ficción cinematográfica como Harry Potter, estos y muchos otros disfraces se acumulan en la calle y en Internet a lo largo del año.

Sin embargo, la fecha en la que más se suele gastar dinero en disfraces para mascotas es en el día de Halloween, y es que esta terrorífica cita es sagrada para la mayoría de los países extrajeron; una costumbre que se está estableciendo cada vez más en España. Estados Unidos se han llegado a gastar 273 millones de euros en disfraces de Halloween, pero ¿hasta qué punto divierte más este hecho a sus dueños que a los propios animales, ¿les gusta a los perros disfrazarse? Aunque hay dualidad de opiniones acerca de este tema, lo cierto es que existen argumentos de expertos que aseguran que este hecho no agrada demasiado a nuestra mascota. Disfrazar a mi perro, ¿sí o no?

Argumentos a favor a disfrazar a nuestro perro

El cariño y el amor que sentimos por nuestros animales de compañía es en ocasiones imposible de explicar, es tal el afán que se tiene por incluirles de todas las formas posibles en nuestra vida y cotidianeidad, así como las costumbres y hábitos, que a veces nos decantamos también por incluirles en este tipo de celebraciones.

Los perros es el animal más fiel al hombre, muchos asegurarían y así lo hacen que es el mejor amigo del hombre. Este hecho hace que los dueños traten a sus mascotas con el mayor respeto y cariño posible, aunque sí es cierto que en muchas ocasiones se establecen situaciones divertidas a costa de estos pequeños de la casa.

Nuestro canino puede sentirse con un disfraz o bien agobiado o ridiculizadoNuestro canino puede sentirse con un disfraz o bien agobiado o ridiculizado

A pesar de que es un tema de puede generar controversia, los animales de compañías, en este caso los perros, son mascotas que demuestran una lealtad de la que en ocasiones nos aprovechamos. Sin embargo, el hecho de elegir un disfraz para nuestra mascota de transforma en una situación puntual y esporádica no tiene porque ser una complicación para la vida del canino.

Esto es así porque ambos pueden divertirse sin que nuestra mascota sufra ningún tipo de incomodidad. Además este hecho puede generarle a nuestro perro que se sienta integrado en el festejo de su familia, una postura que sin duda agradaría a nuestra mascota y mejoraría su humor ante la presencia de un gran grupo de personas, un hecho que en ocasiones suelen intimidarle.

Argumentos no disfrazar a nuestro perro

A pesar de lo mucho que se pueda divertir los dueños de estos perros, así como las personas que estén alrededor del perro, este acto ? de disfrazarle- puede convertirse en un acto violento para el animal. Y es que el punto de debate en si ponerle o no un disfraz a nuestra mascota parte además de que las mascotas no tiene la capacidad de comunicarse, un hecho que les impide estar de acuerdo o quejarse ante cualquier incomodidad.

Este hecho aunque parezca lógico no siempre se tiene en cuenta, pues muchas veces se prima la diversión puntual antes que el confort que pueda sentir el canino. Los argumentos que se posicionan en contra de disfrazar a un perro tienen que ver en su mayoría sobre la situación del canino, es decir, la comodidad y la salud ante todo.

Muchas veces se prima la diversión puntual antes que el confort que pueda sentir el caninoMuchas veces se prima la diversión puntual antes que el confort que pueda sentir el canino

El ámbito saludable de nuestro perro es uno de los problemas que más les preocupa a sus dueños, aunque este aspecto a veces no se relaciona con momentos divertidos como el disfrazarle. Y es que el hecho de ponerle un traje de otro animal, insecto o ser animado de ficción no solo supone un momento asegurado de risas y diversión, sino que conlleva tener en cuenta puntos como una posible reacción alérgica, temperaturas extremas, o incluso algo tan básico como la comodidad de nuestra mascota.

Además otro argumento que puede perjudicar la salud de nuestro animal es el ámbito psicológico. Es decir, nuestro canino puede sentirse con un disfraz o bien agobiado o ridiculizado ocasionando problemas futuros como que nuestro perro no se sienta a gusto delante de muchas personas o ante sus propios dueños.

Por lo tanto, el hecho de decidir si ponerle un vestido o accesorios a nuestra mascota no solo tiene que tomarse teniendo en cuenta la gracia del momento, sino que existen muchos otros factores que pueden tener graves consecuencias en el comportamiento futuro de nuestra mascota. La salud, el confort y la diversión de forma puntual pueden ser perfectamente compatibles si estas se cuidan al más mínimo detalle.

Artículos recomendados

Comentarios