Menú
Jerbo egipcio: Conoce todo sobre este roedor
Jerbo egipcio: Conoce todo sobre este roedor
FANTÁSTICO ROEDOR

Jerbo egipcio: Conoce todo sobre este roedor

El jerbo egipcio es un roedor con muchas peculiaridades. Destacan sus orejas termorreguladoras y que es muy nervioso.

El jerbo egipcio (Jaculus Jaculus) también conocido como canguro enano o ratón canguro (pertenecientes a la familia Dipodidae), es un roedor muy interesante debido a las costumbres tan diferentes respecto a las demás especies, lo que lo hace curiosamente peculiar. Antes de elegirlo como mascota, debemos tener en cuenta determinada información que nos ayudará a entender a este curioso animal. ¿Cuáles son las características de este sorprendente roedor? ¿Cuáles son los cuidados que requiere? ¿Qué les hace tan peculiares? ¡Te lo contamos todo sobre él!.

SUS CURIOSAS OREJAS TERMORREGULADORAS

Un dato muy curioso de este pequeño roedor son sus grandes orejas, que les sirven para regular la temperatura. El jerbo egipcio es un ratón que habita en el norte de África y Asia, concretamente, Oriente medio, ocupando así algunos de los desiertos más peligrosos del planeta. Es por ello que pasan las horas del día en el fondo de madrigueras que excavan en la arena, donde la temperatura en su interior no supera los 25ºC.

Jerbo EgipcioJerbo Egipcio

Este animal mide aproximadamente de 10 a 12 centímetros sin contar con la cola, la cual termina en un pincel de pelos oscuros, mide 20 centímetros de largo y le ayuda a equilibrarse. Al ser un animal nocturno, sus ojos son de gran tamaño para facilitar así la visión en lugares oscuros, y sus patas traseras están preparadas para saltar con gran facilidad en suelo arenoso. En cuanto al pelaje, el ratón canguro presenta pelo anaranjado en el dorso, naranja grisáceo en las partes bajas y color blanco en las partes inferiores.

SU COMPORTAMIENTO

El jerbo egipcio es un ratón muy activo, por lo que se requiere tenerlo en un lugar lo suficientemente amplio para que pueda saltar y tener un espacio que facilite su movilidad. Es un roedor que no puede estar solo, por lo que, en el caso de querer adquirir uno, deberíamos tener como mínimo un par. Cuando estos pequeños roedores se sienten amenazados, escarban madrigueras para protegerse tanto de los depredadores, como de las altas temperaturas del desierto. Estas madrigueras suelen tener una profundidad de 1,2 metros aproximadamente, y está compuesta por varias salidas adicionales de la madriguera principal, encontrándose el nido en el fondo de la misma.

Jerbo comúnJerbo común

NO PUEDEN SER CRIADOS EN CAUTIVIDAD

El jerbo egipcio necesita la atención y presencia de la madre para seguir adelante durante los primeros días. Este ratón no sobrevive si ha nacido encautividad, pues la madre no tocará a sus crías después de haber nacido, y las expulsará del nido. Caso contrario ocurre cuando éstos roedores son salvajes, pues entre la madre y las crías se crea una estrecha relación dentro de la madriguera. No obstante, los jóvenes roedores pueden ser domesticados con éxito, viviendo hasta los 6 años de edad. Esto es un dato curioso, pues a diferencia de los que son domesticados, el jerbo salvaje más viejo que ha sido encontrado tenía tan sólo 4 años. Así pues, por lo general, la vida útil de un jerbo salvaje oscila entre los 3 y los 4 años, mientras que la vida útil de un jerbo doméstico se encuentra entre los 5 y los 6 años aproximadamente.

Las hembras paren entre 4 y 10 crías de junio a julio y de octubre a diciembre, después de haberlos tenido en su vientre durante muy poco tiempo. Al nacer, los cachorros son sin pelo y muy diminutos, con una cabeza y cuerpo alrededor de 25mm y una cola de 16mm aproximadamente. Pesan alrededor de 2 gramos, y no saldrán de la madriguera hasta que no hayan cumplido las 8 semanas de edad.

La madurez sexual es alcanzada entre los 7 y los 12 meses. Los jerbos egipcios crían por lo menos dos veces al año, y cada tres meses en cautiverio, habiendo un promedio de tres jóvenes por camada.

Jerbo común en su ruedaJerbo común en su rueda

SU ALIMENTACIÓN

Generalmente, el jerbo egipcio come todo aquello que se encuentre por su paso: flores, semillas, insectos, fruta, hierbas... siendo, de este modo, animales omnívoros. En cautividad, este animal se puede alimentar con un preparado para roedores, complementado con insectos vivos, como los grillos o las cucarachas, además de alguna verdura como la zanahoria. No suelen beber agua, pues les basta con la hidratación que les proporcionan los alimentos que ingieren.

CUIDADOS ESPECIALES

Como ya hemos visto, este animal requiere de mucho espacio para que pueda vivir satisfactoriamente. Por lo tanto, si decidimos tenerlos, debemos adquirir una jaula lo suficientemente grande para que puedan ejercitarse debidamente, o dejarlos sueltos en un espacio amplio y seguro. Hay que tener en cuenta que los jerbos escalan y saltan, lo que refuerza la idea de que el espacio no puede ser reducido. Es recomendable que la jaula tenga grandes dimensiones horizontales con arena de chinchilla, para facilitar sus baños de arena tal y como lo hacen en su medio natural. Además, durante ciertas horas, es recomendable que puedan corretear por espacios más amplios, como, por ejemplo, una habitación cerrada.

A diferencia del jerbo común el egipcio no puede criarse en cautividadA diferencia del jerbo común el egipcio no puede criarse en cautividad

En cuanto a la recomendación sobre su alimentación, podemos ofrecerles la mixtura que se utiliza para alimentar a los conejos enanos, las aves exóticas e incluso para otros roedores, complementado con suministros de insectos que también son importantes para lograr un buen equilibrio nutricional.

Por último, es importante que les compremos diversos juguetes o materiales para que no se aburran, como casas, puentes, tubos de cartón, etc... La limpieza de la jaula y de todos sus accesorios es muy importante y, sin duda, repercutirá beneficiosamente en su salud. No hay que olvidar que estos animales son exóticos y poco comunes como mascotas de la gente, por lo que, ante cualquier síntoma de enfermedad, es importante que acudamos al veterinario lo antes posible. Y ahora que lo sabes todo sobre este curioso roedor , ¿te animas a tener uno?

Artículos recomendados

Comentarios