Menú
Cómo dar de comer a un cachorro con biberón
Cómo dar de comer a un cachorro con biberón

TRUCOS Y CONSEJOS

Cómo dar de comer a un cachorro con biberón

Dar de comer a un cachorro es algo dificultoso pero hay que tratar de hacerlo lo mejor posible para que crezca sano.

Los cuidados de un cachorro de perro son muy importantes, puesto que son animales que requieren gran atención a la hora de la alimentación. Los cachorros no pueden alimentarse como lo haría un perro adulto y requieren de su cuidador o cuidadora para tener una alimentación sana. La hora del biberón es prácticamente igual que para un bebé, habrá que colocar al perro en una posición cómoda y se le deberá dar el biberón con sus posteriores eructos. Al final se trata de cuidar a un cachorro como si fuera un bebé al que hay que alimentar con todo el cariño del mundo.

Cómo darle el biberón

Todos los cachorros requieren de un biberón para alimentarse en los primeros días de vida si no pueden hacerlo directamente de su madre, que es lo más conveniente. Los perros recién nacidos deben tomar un tipo de leche muy concreta, ya que la leche de vaca que toman las personas no es adecuada para ellos. Este tipo de leche puede ocasionarles diarreas que compliquen su salud. Las leches maternizadas son las que hay que adquirir para los cachorros.

Hay que tener en cuenta distintos aspectos para alimentar correctamente al cachorroHay que tener en cuenta distintos aspectos para alimentar correctamente al cachorro

Los biberones de los cachorros pueden ser jeringuillas específicas y adecuadas a su tamaño. En ellas se introducirá la leche que se ha adquirido previamente y se le darán tomas cada tres o cuatro horas. Si el perro no pide comida o está dormido, es conveniente ofrecerle este alimento porque, probablemente lo quiera, pero al ser un recién nacido no sepa muy bien cómo pedir la comida a su cuidador. Las comidas rondarán las seis u ocho veces al día.

Para darle el biberón o la jeringuilla a nuestra mascota hay que dejarle tumbado. Se puede elegir entre cogerlo en brazos y colocarlo sobre el vientre o dejarlo en su cama, lo que sería más correcto teniendo en cuenta que si fuera su madre la que lo amamanta le alimentaría así. Si se trata de un biberón específico, contará con una tetilla perfecta para que el perro pueda comer de ahí con tranquilidad. No le des nunca la vuelta porque podría atragantarse.

El biberón o la jeringuilla deben ser los adecuados para el perroEl biberón o la jeringuilla deben ser los adecuados para el perro

La alimentación es fundamental tanto en perros recién nacidos como en perros adultos, por eso los cambios de un tiempo de alimentación a otro hay que tenerlos muy cuenta. Cuando hayan pasado las primeras tres semanas de vida es conveniente irle ofreciendo otro tipo de comida en lugar de la leche con biberón. Las papillas de iniciación se pueden compaginar con la leche para que así tu mascota se vaya acostumbrando al cambio que se avecina.

Hacer que expulse el aire

Ya se ha mencionado con anterioridad que alimentar a un cachorro es prácticamente como alimentar a un bebé, salvando las distancias. Una vez que se le ha dado el biberón al perro hay que sacar el aire que el biberón le ha producido, lo que se diría de forma común, eructar. Hay que colocar al perro sobre el hombro con el vientre apoyado en el mismo y frotar su espalda hasta que se pueda escuchar cómo el perro expulsa el aire. Es fundamental llevar a cabo este proceso para que el cachorro no se quede con el aire en el vientre y tenga dolores o molestias posteriores.

La expulsión de la comida

Al tratarse de un cachorro hay que tener muy en cuenta que deben eliminar lo que coman, por lo que hay que prestar muchísima atención al momento de la defecación. Hay que estar pendientes para que el perro defeque una hora después de cada toma como muy tarde. Por eso, hay que prestar atención ya que no conviene que pase más tiempo del que se debe. Si se aprecia que esto no sucede, hay que incentivar al animal para que defeque.

Expulsar el aire y defecar son aspectos muy importantes a tener en cuentaExpulsar el aire y defecar son aspectos muy importantes a tener en cuenta

Una de las formas de estimular al perro es realizar masajes en el vientre. De esta forma se activará la digestión y defecará antes de la siguiente toma de biberón. Si con esto tampoco funciona hay que emplear un algodón o paño húmedo para estimular la zona genital hasta que el cachorro orine y defeque. Esto es algo que, por sí mismos, no consiguen hasta que no llegan a las dos semanas de edad.

Dar el biberón a un cachorro requiere de práctica y de mucho mimo, ya que se trata de un animal recién nacido al que hay que tratar con sumo cuidado. Una mala postura o no llevar a cabo el momento de la comida de la forma correcta puede llevar a situaciones que no deseamos, como algún susto en lo relacionado a la salud de nuestra mascota. Por estas razones, es clave la alimentación del cachorro utilizando un biberón apropiado y llevando a cabo los posteriores movimientos y masajes para que el animal consiga hacer una buena digestión. Sigue todas las pautas y el cachorro crecerá muy fuerte y sano.

Te puede interesar