Menú
Cuidados básicos de un cachorro de pomerania
Cuidados básicos de un cachorro de pomerania

SON PRECIOSOS

Cuidados básicos de un cachorro de pomerania

Estos perros necesitan un cuidado especial cuando son cachorros y aquí tienes los consejos necesarios para ella.

Los perros pomerania son una de las razas más solicitadas por las familias. Estos adorables perritos son de un tamaño muy pequeño y con gran cantidad de pelo, algo que hay que cuidarles mucho. Normalmente, cuando se adquieren este tipo de perros es de cachorros por lo que hay que saber muy bien cómo tratar a nuestra nueva mascota. Los cachorros de cualquier animal requieren unos cuidados más concretos para hacer que crezcan de la mejor manera posible y, en el caso de los pomerania, no va a ser diferente. Aquí tienes algunos de los aspectos básicos que hay que tener en cuenta.

La alimentación del pomerania

Muchos cachorros empiezan tomando biberones, algo que es sencillo de dar porque es muy similar a un bebé. En el caso de los perros pomerania, al ser perros de pequeño tamaño, es algo más fácil que si hubiera que darle el biberón a un perro más grande. En primer lugar hay que mezclar el sustituto de leche con agua siguiendo las instrucciones del envase con agua tibia.

La forma de coger al cachorro es muy sencilla, ya que hay colocarlo sobre nuestro cuerpo con sus patas sobre nuestras piernas. De esta forma se le podrá dar el contenido del biberón de una manera correcta y para que el perro lo disfrute. Al principio igual no entiende bien lo que su dueño pretende darle, por eso tendrás que tirar un poquito de su mandíbula para que vea que lo que se pretende es darle de comer en biberón. Esto hay que hacerlo cada tres horas aproximadamente en un día hasta que tu mascota cumpla las tres semanas.

La alimentación de los cachorros de pomerania es muy importanteLa alimentación de los cachorros de pomerania es muy importante

Tras esto vendrá el destete, una parte que puede ser algo más complicada. Hay que comenzar dándole una papilla en uno de sus comederos en la que también vaya incluido el sustituto de leche que tomaba en el biberón. A medida que avancen los días habrá que retirarle el sustituto de leche y que se quede con una alimentación correcta para cachorros pero que ya no necesitan biberón.

Tu mascota necesitará unas cuatro o cinco comidas al día cuando se encuentre entre las ocho y las dieciséis semanas. Es aconsejable dejar el comedero lleno todo el día porque lo que hacen los cachorros es comer en pequeñas proporciones y, de esta forma, tendrá la comida al alcance en cualquier momento. A medida que vaya creciendo, la alimentación del pomerania se irá reduciendo y entre los cuatro y los nueves meses ya comerán alrededor de tres veces. Esto evoluciona hasta las dos comidas al día cuando ya llegan prácticamente al año. Con los cachorros hay que ser algo más precavidos y no darles demasiada comida de humanos, solo cosas sencillas como arroz o yogur.

La temperatura

Si tu cachorro de pomerania es recién nacido hay que prestar mucha atención a la temperatura en la que viven, sobre todo si es en época de invierno. Se puede utilizar una almohadilla térmica para regular la temperatura de nuestra mascota y colocarla en el fondo de su cama, colocando encima una colcha o una manta donde poner a nuestros cachorros. Esto hay que tenerlo muy en cuenta en las primeras semanas de vida del pequeño perro, quien debe estar a una temperatura correcta para crecer y desarrollarse bien.

Ejercitar a nuestra mascota

Generalmente, todos los cachorros de perro tienen una energía desbordante, algo que los dueños de la mascota deben tratar de controlar mediante el paseo o el ejercicio. En el caso de los perros pomerania tienen gran energía ya desde pequeñitos y, por ello, necesitan dar paseos y hacer algunos juegos para evitar que se centre en lugares de la casa para romper objetos y soltar energía. Es importante evitar las carreras, pero sí que hay que pasear con él para que libere su energía.

Hay que ejercitar a nuestra mascota y dar paseosHay que ejercitar a nuestra mascota y dar paseos

Por supuesto, no se le puede tener enjaulado o sin salir de casa, ya que los perros necesitan moverse y soltar energía. Las jaulas para tener en perros en las casas no se debería permitir, ya que estos animales necesitan libertad de movimientos. A esto hay que añadirle los paseos y ejercicios con los que mantenerle en forma y hacer que se desarrolle correctamente.

Cuidados y baño

Cuando el pomerania es muy pequeño es importante no bañarle desde el principio. Es a partir de las 14 semanas cuando se le podría dar su primer baño, a no ser que esté muy sucio por algún motivo y sea necesario bañarle un poco antes. A la hora del baño es importante hacerle sentir que no es un momento malo y que lo asocien con algo bueno. Muchos cachorros sienten miedo al agua porque es algo desconocido para ellos, pero dándoles masajes y pequeñas caricias se conseguirá que lo tome como una situación tranquila.

Cuida su pelaje y demás aspectos de la higiene corporalCuida su pelaje y demás aspectos de la higiene corporal

La periodicidad con la que bañemos al perro es muy variable. Hay veces que habrá que bañarle porque se haya ensuciado mucho y se necesita de agua para eliminar la suciedad pero otras veces igual pasa algo más de tiempo y no hace falta bañarlo con tanta asiduidad. Por ello es también muy importante el cepillado del pelo de nuestro cachorro, otra de las formas a través de la que conseguiremos que se elimine la suciedad.

En cuanto a la higiene hay que prestar atención a las uñas, que deben estar muy cortas y que habría que cortarlas cada semana. Como truco, al igual que sucede con los humanos, se puede llevar a cabo el corte de uñas al finalizar el baño porque se ablandan con el agua y hay que aplicar menos fuerza. La zona de los ojos y las orejas hay que mantenerla limpia y cuidada, por lo que la utilización de algodones o bastoncillos con suero fisiológico es la opción más acertada.

Te puede interesar