Menú
¿Por qué se prefieren las mascotas a los hijos en la sociedad actual?
¿Por qué se prefieren las mascotas a los hijos en la sociedad actual?

LOS TIEMPOS CAMBIAN

¿Por qué se prefieren las mascotas a los hijos en la sociedad actual?

Está a la orden del día que en los hogares haya más presencia de mascotas que de niños, algo que está envejeciendo la población a marchas forzadas.

Son muchas las personas que adoran a los animales, tanto o igual que a las personas, pues son seres que te dan todo su amor sin pedir nada a cambio, es un amor incondicional que nunca se va a terminar. Por eso la tenencia de mascotas en los hogares ha crecido muchísimo en los últimos años. Tanto es así que en España se tienen más mascotas que hijos, algo que está provocando un envejecimiento de la población muy importante porque hay poca natalidad.

Sin duda alguna, son muchos los factores que influyen en este aspecto, pues no se ha cambiado de mentalidad de la noche a la mañana. Las mascotas conllevan una serie de ventajas frente a aumentar la familia con hijos que, teniéndolas en cuenta, puede llevar a no querer tener hijos. La compañía, esa sensación de tener que cuidar, el menor gasto... Son solo algunos de los factores que influyen en este cambio que se está detectando en la sociedad. Te lo contamos al detalle.

Factor económico

Es inevitable irnos directamente al tema de la economía. Es cierto que tener una mascota, sobre todo un perro, conlleva una serie de gastos que no se pueden obviar, pues es un ser vivo que tiene que comer y del que hay que atender sus necesidades a la perfección. De hecho, las visitas al veterinario pueden ser muy costosas si al animal le sucede algo complicado. Sin embargo, esto no tiene ni punto de comparación con las necesidades que tiene un bebé, cuyo gasto para los padres es tremendamente elevado.

El factor económico es fundamental a la hora de decantarse por mascotasEl factor económico es fundamental a la hora de decantarse por mascotas

Esto puede llevar a los más jóvenes a no querer tener hijos pues ven en las mascotas lo que siempre han querido: un amor incondicional de un ser vivo que tienen que cuidar pero que no requiere tantísimas atenciones como un bebé. Además, no te ata de igual manera a otra persona como sí lo hace un bebé -salvo que seas madre o padre soltero-. Conforme han pasado los años, los sueldos de la clase media han ido bajando y los jóvenes no logran estabilizarse hasta una edad más que considerable.

Estas circunstancias les lleva a pensar que la mejor manera de tener compañía y de sentir que tienen que hacerse responsables de algo a lo que quieren es teniendo un animal, bien sea un perro, un gato, un roedor, etc. El cariño que les transmite es suficiente y se replantean muy seriamente si van a querer tener hijos en el futuro o no pues la situación sería completamente distinta.

Al tener más dinero se invierte más en la mascotaAl tener más dinero se invierte más en la mascota

Invierten más en el perro

Al final todo termina resumiéndose en lo relativo al dinero, pues tanto para tener una mascota como para tener un bebé se requiere un mínimo de ingresos. Es cierto que las personas que deciden tener perro y no hijos suelen volcarse en el cuidado de su mascota, pues su sueldo puede ir en gran medida a este animalito que le alegra los días. Comprarán pienso de mejor calidad, le llevarán a más revisiones en el veterinario y tendrá juguetes apropiados, todo ello porque podrán permitírselo.

Cambio en la mentalidad

El cambio de mentalidad que se ha producido con el paso de los años también ha sido una pieza clave en este asunto. Años atrás era común que los jóvenes, entrando en los 20 incluso, ya comenzaran a formar una familia y a tener hijos. Esto era algo que estaba implantado así en la sociedad, también en parte porque la economía de esos tiempos lo permitía. Ahora la edad de la emancipación es más elevada que incluso la edad en la que comenzaban a tener hijos las mujeres hace 20 o 30 años.

El cambio de la mentalidad es clave para este cambio genérico en la sociedadEl cambio de la mentalidad es clave para este cambio genérico en la sociedad

Precisamente por esto, ante la falta de evolución en sus vidas y al sentir que no van a poder hacerse cargo como deberían de un hijo, deciden que lo mejor es tener una mascota que llene sus horas de amor, de mimos y que no les ocasione tantos gastos. Evidentemente, sin este cambio de mentalidad, que viene de la mano de la economía, no podría haberse dado este gran giro en la sociedad.

La pandemia y la soledad

Si nos centramos en los años más recientes, es verdad que un factor clave en todo esto ha sido la pandemia. El coronavirus ha provocado muchos problemas en las personas y, sobre todo, ha sacado a relucir otros que ya existían pero que se pasaban por alto, como lo es la soledad. Hay muchas personas que se sienten solas y con la pandemia este sentimiento se ha acuciado más, por lo que una mascota ha llegado a sus vidas para llenar de ilusión sus días.

Los animales son fundamentales para paliar la soledadLos animales son fundamentales para paliar la soledad

Es verdad que todavía se producen muchos abandonos pero poco a poco las personas están empezando a ser más conscientes de la lacra que esto supone y están más concienciados con lo que supone tener una mascota en casa. No son juguetes y como tal hay que comportarse con ellos. Las personas que por la pandemia de coronavirus se han lanzado a tener mascota, sobre todo si son jóvenes, pueden haber decidido posponer tener hijos pues ya han visto reforzada esa sensación de soledad que puede haber crecido por el aislamiento del covid.

Menos esfuerzo

Evidentemente, tener una mascota conlleva mucho menos esfuerzo que tener un bebé. La verdad es que se trata de algo completamente distinto y, con esto no queremos decir que tener un animal en casa sea como tener un juguete, en absoluto. Pero está claro que un bebé requiere mucha más atención y cuidados que una mascota. Los animales requieren muchas atenciones, sobre todo en el caso de los perros, pues hay que sacarlos a pasear todos los días varias veces, darles de comer y proporcionarles todo lo necesario pero es incomparable con el cuidado de un ser humano.

Las mascotas son perfectas para los más jóvenes, pues requieren menos esfuerzoLas mascotas son perfectas para los más jóvenes, pues requieren menos esfuerzo

Hay personas a las que directamente les da incluso pereza tener que supeditar su vida al hecho de tener un bebé, pues todo va a girar en torno a ello hasta que el pequeño crezca y pueda comenzar con su propia vida. Por ello, el tema del esfuerzo es un dato fundamental para entender el porqué de que las personas prefieran las mascotas a tener hijos en esta época.

La facilidad para disfrutar con las mascotas

La tenencia de animales en nuestros hogares también se ha visto animada por las facilidades que han ido surgiendo con el paso de los años. Antes no se podía viajar con animales, no había hoteles en los que admitieran mascotas, no se podía viajar en los transportes con ellos y no se podía entrar en los restaurantes, pero ahora hay muchos establecimientos 'pet friendly' con los que disfrutar con tu mascota.

Ahora se puede ir con las mascotas a muchos más lugares que años atrásAhora se puede ir con las mascotas a muchos más lugares que años atrás

Esto ha hecho que sobre todo las personas más jóvenes se hayan lanzado a tener mascotas en sus hogares. Los transportes públicos permiten la entrada de los animales en la mayoría de los casos, hay infinidad de restaurantes en los que los animales son bienvenidos, así como hoteles, por lo que ya se puede disfrutar de unas estupendas vacaciones al lado de tu querido animal.

Futuro incierto

Por último, no podemos pasar por alto la importancia del futuro incierto que se cierne sobre casi todos los jóvenes, sobre todo millenials, que no saben cómo va a ser lo que tienen por delante. Esa incertidumbre ante el futuro por los trabajos inestables y, sobre todo, ante la cantidad de acontecimientos que han ido sobreviniendo, como la pandemia de covid o la guerra de Ucrania, han hecho que los jóvenes no sepan cómo actuar ante ese futuro y prefieran algo más pequeño o seguro. Un bebé conlleva una grandísima responsabilidad y una mascota es algo mucho más ligero, que te va a dar amor y por el que no vas a tener ansiedad ante la incertidumbre del futuro. No cabe duda de que todas estas razones dejan más que claro el porqué de que las mascotas hayan prevalecido sobre los hijos.

Te puede interesar