Menú
Conoce la satiriasis, el exceso de apetito sexual en perros
Conoce la satiriasis, el exceso de apetito sexual en perros

CÓMO ACTUAR

Conoce la satiriasis, el exceso de apetito sexual en perros

La satiriasis es el exceso de apetito sexual en perros. Descubre cómo detectarlo, cómo debes actuar y cómo prevenirlo.

Los perros, como cualquier otro animal, sienten la llamada del instinto sexual en determinados momentos desencadenado por las feromonas. Cuando estas mascotas alcanzan su madurez sexual, al llegar la pubertad, es muy común que los perros sientan impulsos de autodescubrimiento y autosatisfacción. Desencadenan entonces conductas encaminadas a explorar su propio cuerpo y obtener placer, como pueden ser lamerse los genitales o montar.

Es importante distinguir entre comportamientos naturales de los perros y principios de satiriasisEs importante distinguir entre comportamientos naturales de los perros y principios de satiriasis

Sin embargo, hay que saber diferenciar entre algunas conductas totalmente naturales en los perros sanos sexualmente activos y no castrados, y el trastorno llamado satiriasis, comúnmente conocido como el exceso de apetito sexual en perros. La satiriasis se desarrolla cuando el perro no consigue satisfacer sus necesidades y deseos sexuales, lo que provoca una excesiva acumulación de tensión. Este tipo de trastorno se reflejará en su comportamiento y en su salud, y si no se trata a tiempo puede llegar a ser una fuente de serios problemas. La satiriasis es más común en perros que no están castrados y en machos, lo cual no quiere decir que esta enfermedad no se desarrolle también en hembras.

Primeros síntomas

En la mayoría de los casos, el origen de la satiriasis se produce cuando el macho no convive con hembras receptivas, y al intentar satisfacer su apetito sexual con juguetes, otros machos o diversos objetos del hogar (la pata de una cama, un mueble, un almohadón, cojín...), no le es suficiente. Es cuando empezarán entonces a mostrarse más agresivos, más inquietos e intentarán escaparse con frecuencia. Restos de orina para marcar el territorio, vagabundeo constante por el hogar, búsqueda constante de estimulantes sexuales... son algunos de los síntomas que han de detectarse en el caso de que el perro los realice de forma muy reiterada. En el caso de las hembras, además de desarrollar conductas sexuales obsesivas, como montar o lamerse la vulva, pueden desencadenar diversos trastornos orgánicos como quistes en los ovarios.

Cómo actuar

Si se observa un cambio brusco en el comportamiento de la mascota en este sentido y se empiezan a percibir los síntomas anteriormente nombrados, es indispensable acudir rápidamente al veterinario, ya que lo que puede parecer un simple trastorno de exceso de apetito sexual podría provocarle al perro daños mentales irreversibles si su malestar e insatisfacción sexual se prolonga en el tiempo.

En caso de sospechas, lo mejor es acudir al veterinarioEn caso de sospechas, lo mejor es acudir al veterinario

En casa, es muy importante que tu mascota no te vea reírte ante alguno de sus comportamientos, que en un primer momento pueden parecer graciosos, ya que pensará que esta conducta provoca tu simpatía y lo hará aún más a menudo, convirtiéndose en una costumbre difícil de eliminar. Por eso, la actitud de cada dueño con su mascota es muy importante desde el primer momento en el que se empiezan a detectar síntomas de la satiriasis. Si el perro intenta, por ejemplo, montar la pierna o el brazo de su amo, habrá que decirle que eso no se hace, apartarlo y cerrándolo en alguna sala de la casa por unos minutos.

El encierro es algo simbólico, y pasado unos minutos se le puede levantar el castigo y aceptar su compañía, pero habrá que seguir mostrándole indiferencia. En ningún caso hay que gritar o actuar de una manera demasiado agresiva, sino mostrarse firme y calmado. Cuando hayan pasado unos 15 minutos, puedes darle un premio y jugar con él. Tienes que tener en cuenta que durante la satiriasis el perro necesita estímulos físicos y mentales, por lo que es bueno asegurarse de que está entretenido y que haga ejercicio. Por supuesto, no permitir bajo ningún concepto que el animal pueda escaparse o que ponga en riesgo su salud, por ejemplo montando determinados muebles de la casa con los que puede hacerse daño.

Castración, la mejor solución

La castración o esterilización consiste en una intervención quirúrgica que conlleva la extirpación del órgano reproductor; los testículos en el caso de que sea macho o los ovarios en el caso de que sea hembra. La castración en perros supone grandes beneficios en la mascota tanto en su organismo como en su conducta, y además es una operación totalmente normalizada y cada vez más económica. Aunque la retirada de los órganos sexuales no implica la eliminación del deseo sexual, los perros adoptan un carácter mas tranquilo y reducen notablemente su apetito sexual después de la cirugía, principalmente los machos que son castrados antes de tener contacto sexual con una hembra.

Es necesario estimular física y mentalmente a mascotas con satiriasisEs necesario estimular física y mentalmente a mascotas con satiriasis

Entonces, el perro conservará su instinto sexual y su conducta de apareamiento seguirá activa, pero evitaremos problemas derivados de las hormonas como es la satiriasis. La castración, además, tiene otras ventajas como aumentar la esperanza y calidad de vida de la mascota, o reduce el riesgo de padecer cáncer de mama y de útero en las hembras. En los machos, elimina cierto riesgo en la aparición de tumores de próstata, testículos y glándulas anales. Aunque hay muchos mitos sobre este tema, lo cierto es que la castración no es dolorosa para los animales y con las nuevas técnicas el tiempo de recuperación se reduce a tres días.

Te puede interesar