Menú
La oruga procesionaria, un peligro para los perros
La oruga procesionaria, un peligro para los perros
TU PERRO EN PELIGRO

La oruga procesionaria, un peligro para los perros

Los perros pueden padecer enfermedades como las personas. Uno de los peligros de tu mascota es la oruga procesionaria, ¿quieres prevenirlo y saber curarlo?

¿Qué peligro tiene la oruga procesionaria para tu perro?¿Qué peligro tiene la oruga procesionaria para tu perro?

Las procesionarias son también las llamadas orugas de los pinos. Estas orugas proceden de los nidos o bolsas que se encuentran en estos árboles. Según Blanca Caballero, veterinaria de la clínica madrileña Paseo de la Florida, el apodo de procesionarias viene dado porque tras alimentarse durante 30 días aproximadamente, las orugas bajan al suelo desde sus nidos formando una fila a modo de procesión, por ello su nombre. Se desconoce la causa, pero siempre son las procesionarias hembras quien dirige la fila y van las primeras.

Las orugas procesionarias aparecen generalmente entre los meses comprendidos de febrero a julio, es decir, cuando el frio empieza a menguarse o desaparece. Un hecho importante de la aparición de las orugas es que en España predomina el pino frente a otros árboles, esto provoca que en España haya un mayor desarrollo de ellas. Blanca Caballero asegura que "la procesionaria es la segunda plaga más destructiva para los pinos, por detrás de los incendios forestales". La procesionaria del pino aparece especialmente en zonas soleadas, aunque pueden soportar temperaturas extremas gracias a un reagrupamiento que elaboran en forma de nidos.

Su ciclo biológico empieza a finales de verano, con la aparición de la mariposa que emerge del suelo donde permanecía enterrada durante su proceso de crisalización (la comúnmente conocida como la "la formación del capullo"). Las hembras ponen los huevos sobre uno o dos acículas del pino, pasados unas cuatro semanas salen las orugas de los huevos y se alimentan de las acículas más próximas. Cuando se encuentran en el último proceso, es cuando dicho proceso tiene mayor importancia desde el punto de vista clínico, pues es aquí cuando provocan enfermedades en nuestras mascotas.

 ¿Cómo saber si tu perro padece de orugas procesionarias? ¿Cómo saber si tu perro padece de orugas procesionarias?

En qué afectan a los perros. Síntomas

La oruga es muy sensible a otros depredadores. Según la veterinaria Caballero, para defenderse de depredadores, han desarrollado mecanismos de defensa que consiste en el revestimiento de pelos urticantes que liberan unas sustancias (las llamadas proteínas con capacidad histaminógena o la histamina) que son las causantes de producir el hinchazón y/o la urticaria en las mascotas cuando éstas sufren la picadura de la procesionaria.

La oruga, a partir de la segunda muda, desarrollan sobre el dorso unos pelos con puntas que actúan como arpones clavándose sobre las superficies corporales, y que contienen en el interior una sustancia tóxica que es responsable de la liberación de la histamina cuando se pone en contacto con la piel o las mucosas. Para que se libere la toxina, el pelo se debe romper.

No pasees por parques con pinos
Otra forma de que nuestras mascotas presente los síntomas característicos de las enfermedades producidas por la picadura de la procesionaria sin que ésta le haya picado todavía es cuando los nidos, una vez abandonados por las orugas de los pinos, son manipulados o se rompen. En este caso, el viento por ejemplo, puede desplazar los pelos y ponerlos en contacto con la piel y/o mucosas de nuestra mascota dando lugar a urticarias cuando la mascota, por ejemplo, el perro que son los más propicios a estas picaduras, no han estado en contacto con la oruga.

Las enfermedades de estas características, se dan especialmente en perros y en raras ocasiones en los gatos. Las mascotas suelen ser atraídas por las hileras de orugas y las molestan con el hocico y la lengua lo que hace que la procesionaria se defienda liberando los pelos urticantes que contactan con la piel del perro o de cualquier otra mascota provocando una enfermedad alérgica.

Los síntomas que provocan estas enfermedades aparecen de manera repentina, según indica Blanca Caballero, en los casos más leves esta enfermedad se desarrolla mediante hinchazón de la piel y enrojecimiento y en los labios provoca una ligera hipersalivación. Debido al exceso de contacto de los perros con las cosas o personas, éstos se rascan el hocico en muchas ocasiones y suelen sufrir, además de las características propias de la enfermedad, una intranquilidad persistente.

Cuando en contacto de la mascota con la oruga se produce por la lengua se desarrolla mediante una inflamación de la misma. En algunos casos, cuando la lengua está demasiado inflamada ésta cambia a un color violeta intenso. A medida que pasan los días, la lengua puede llegar a necrosarse y desprenderse parcialmente. En estos casos tan graves, los perros o la mascota que padezca esta enfermedad, se encuentran en un estado tan débil que dejan de comer y de beber. Otra de las maneras de reproducirse la enfermedad es provocando una conjuntivitis en los ojos de los perros, pues se frotan los pelos en éstos quedando infectados también.

 ¿Cómo curar a tu perro y cómo prevenirlo? ¿Cómo curar a tu perro y cómo prevenirlo?

Tratamiento y prevención

Es muy importante acudir al veterinario en el caso de que la mascota padezca ya la enfermedad o sospechemos que podría padecerla ya que el pronóstico de la enfermedad depende de dos factores: la intensidad del envenenamiento y de la rápida actuación del veterinario.

En los casos más leves, la mascota se recupera en un plazo de 24 horas, los que presentan un cuadro de gravedad media lo hacen en unos tres días mientras que los animales que están más graves pueden perder una parte de la lengua (específicamente la que va desde la mitad de ésta hasta la punta) y por lo tanto, no se recuperan jamás.

La duración varía según la picadura
El tratamiento debe implantarse lo antes posible. Primero lavaremos la zona afectada con abundante suero fisiológico para eliminar todos los pelos que no se hayan clavado. Nunca se debe frotar la zona para evitar que el pelo se rompa y se libere la toxina. Este paso se puede realizar en casa antes de acudir al veterinario, en el caso de que no podamos acudir inmediatamente, que sería lo correcto para pillar la enfermedad en sus primeras fases.

Como se trata de una reacción de hipersensibilidad aguda, hay que administras corticoides y antihistamínicos durante tres días, luego se valorará la evolución de la mascota. En algunos casos, se recetan antibióticos para eliminar la infección que provoca la picadura. En los casos más graves, cuando el animal ha perdido parcialmente la lengua, debe ser hospitalizado para que reciba fluidoterapia, que le ayudará a normalizar sus funciones renales. La duración del tratamiento es variable, según los casos y la gravedad en la que se encuentre la enfermedad. Habitualmente, los animales se curan en un periodo comprendido entre 3 y 10 días.

Para prevenir la picadura de la oruga, durante su época de procesiones, evitaremos que los perros paseen por zonas donde hay demasiados pinos. Las larvas de los procesionarias son muy sensibles antes de realizar su segunda muda, por lo que pueden fumigar los pinares a finales de verano y a principios de año quedarían limpios de orugas.

Te puede interesar