Menú
Pez Telescopio: características y cuidados
Pez Telescopio: características y cuidados

OJOS SALTONES

Pez Telescopio: características y cuidados

El pez telescopio es una de las especies más vendidas a nivel mundial pero para un correcto desarrollo y supervivencia se ha de prestar especial atención a los cuidados.

El pez telescopio, también conocido como Demekin, ojos de dragón o pez moro, es una especie variante de la carpa dorada. Perteneciente a las familia de carácidos, son comunes en África y América del sur. Este se trata, sin lugar a dudas, de uno de los peces más populares a nivel mundial, por lo que se puede encontrar en multitud de acuarios y fáciles de adquirir en cualquier tienda debido a que llevan durante muchos años siendo criados en cautividad para su comercialización.

Características del pez telescopio

El ojo de dragón es un pez de tamaño pequeño, ya que alcanza de máximo los 30 centímetros de longitud y un peso de 1 kilogramo y medio aproximadamente. Por lo tanto, el cuerpo es corto y de forma redondeada. También destaca de este pez que tiene doble aleta caudal con las puntas redondeadas y de gran tamaño destacando sobre su cuerpo pequeño. En cuanto a la esperanza de vida, pueden llegar a durar entre 5 y 10 años.

El pez telescopio se caracteriza por tener los ojos saltonesEl pez telescopio se caracteriza por tener los ojos saltones

Si algo caracteriza a esta especie son sus ojos saltones, los que le otorgan el nombre de 'pez telescopio'. Pero, irónicamente, tienen una visión muy reducida que va a menos con el paso del tiempo. Tal y como apuntan los expertos, algunas veces llegan incluso a quedarse ciegos pasados los dos o tres años. El pez moro, que es de gran interés a la hora de la comercialización, cobra más valor cuanto más simétricos son sus ojos.

En cuanto a los colores, al ser criados en cautividad se pueden encontrar con distintas pigmentaciones. Pueden ser naranjas, blancos, negros, amarillos, rojos e incluso mixtos, predominando el negro con cualquiera de los anteriores.

Cuidados muy específicos

Si queremos que nuestro pez telescopio viva lo mejor y el mayor tiempo posible, debemos de prestar especial atención a los cuidados, sobretodo en lo que al acuario se refiere. Un requisito indispensable es que se encuentre en una zona con poca claridad (tanto natural como artificial). Los ojos de este pez, además de lo ya explicado, también son muy sensibles a la luz y la larga exposición podría acabar provocando que sufran de hongos.

Podemos encontrar este pez con distintas pigmentacionesPodemos encontrar este pez con distintas pigmentaciones

En cuanto a las características del acuario, debe de tener al menos 70 litros para un correcto crecimiento. El pez telescopio prefiere vivir en aguas templadas pero el margen es bastante amplio pudiendo oscilar entre los 10 grados y los 24, aunque es preferible mantenerla siempre superior a los 18. Respecto al pH de la misma, ha de estar entre 7 y 7,5. Para ayudar lo máximo posible a nuestro pez es mejor introducir también una bomba de agua para que oxigene y puedan respirar más fácilmente.

Hay tener mucho cuidado con los elementos que se les añada al acuario en sí. En el caso de los filtros, es aconsejable no ponerlos por el hecho de que general fuertes corrientes y esto, en combinación con su poca capacidad a la hora de nadar, podría causarles muchas molestias. Esto, por lo consiguiente, exige que se cambie muy a menudo el agua. Tampoco se deben introducir una gran cantidad de elementos decorativos, sobre todo que puedan entorpecer su movimiento ya que acabarían chocando con ellos por su escasa visibilidad. Algo que les gusta mucho es jugar con las pequeñas piedras que se suelen colocar en el fondo, las cuales empujan con la cabeza, y también con la vegetación viva, la que acostumbra mordisquear.

La alimentación no presenta muchas dificultades ya que son omnívoros por lo que podemos darles alimentos vivos, larvas y sobre todo verduras y vegetales verdes. La única exigencia es hacerlo varias veces al día en cantidades bastante pequeñas ya que son comedores compulsivos. Recalcamos mucho este apartado de cuidados y en ser lo más rigurosos posibles debido a que nos encontramos ante una especie muy débil.

El pez telescopio prefiere vivr en grupos de la misma especie o de otrasEl pez telescopio prefiere vivr en grupos de la misma especie o de otras

Sí se cumplen todo lo explicado anteriormente podremos mantener al animal sano y libre de enfermedades, aunque a continuación vamos a explicar cuáles son las más comunes para mantenerse alerta a la posible aparición de síntomas. Por un lado estaría el dropsy, que afecta a los riñones. Es de fácil identificación porque se manifiesta a través de el erizamiento de las aletas y del hinchazón del área abdominal. Otra enfermedad común es la tuberculosis, por la cual el pez desarrolla vientre hueco y otros síntomas como deformidades.

Convivencia con otros peces

A la hora de convivir, estos gustan mucho de estar rodeados de más peces telescopio aunque tampoco presentan problema si son de otra especie. Se recomiendan que todos sean lo más cercanos posible en edad ya que los mayores podrían llegar a comerse a los más pequeños. También es importante que sus compañeros no sean muy activos ya que el pez telescopio es una especie muy pacífica y además presentan una capacidad a la hora de nadar bastante reducida, por lo que podrían ser golpeados y arrastrados.

Los compañeros ideales son los corydonas, pero también puede compartir acuario con las distintas variantes del pez golden como el de escama de perla, el cabeza de león o el tetra cardenal.

Te puede interesar