Menú
Cómo transportar a un pez cuando sale del acuario
Cómo transportar a un pez cuando sale del acuario

TRUCOS Y CONSEJOS

Cómo transportar a un pez cuando sale del acuario

Este animal puede sufrir daños al ser transportado y por ello es necesario conocer las claves para hacerlo de la mejor manera.

El transporte de los peces es un momento crítico en el que debes tener claro lo que tienes que hacer si no quieres que tu mascota enferme o peor aún, muera. Tanto si quieres comprar uno como si ya los tienes pero vas a mudarte, vas a tener que llevarlos de la tienda a casa o de tu casa a tu nuevo hogar.

Los peces dependen del medio en el que viven por lo que durante toda su vida se ven sometidos a estrés por los cambios de acuario o de agua. Uno de los peores momentos en su vida se produce durante el transporte debido a que pasan de un medio en el que están acostumbrados a vivir y al que se han adaptado, a otro espacio muy reducido y cerrado con otros parámetros totalmente distintos.

Se recomienda evitar los viajes innecesarios de los pecesSe recomienda evitar los viajes innecesarios de los peces

De esta forma, debes evitar los viajes innecesarios con tus peces porque no son mascotas fáciles de transportar. Olvídate de llevártelos de vacaciones o de pasearlos por mera diversión. Son animales frágiles que solo podrás transportar en ocasiones urgentes como en una mudanza o cuando los llevas de la tienda a tu casa. Para hacerles el viaje más fácil y lo menos estresante posible, deberás tener en cuenta una serie de aspectos.

Antes del viaje

Antes de viajar deberás planificarlo todo para garantizar la seguridad de tu mascota. La mayor parte de los peces sobreviven unas 48 horas de viaje, pero más allá de este tiempo aumenta el riesgo de que mueran.

Si el viaje va a ser en avión o en tren, infórmate antes para conocer los requisitos en el transporte de estas mascotas. Lo mejor es que el viaje lo hagas en coche de manera que puedas estar más pendiente y cerca de tus peces.

Los peces sobreviven unas 48 horas de viaje como máximoLos peces sobreviven unas 48 horas de viaje como máximo

Unos días antes de empacar, deberás cambiar el agua de la pecera para asegurarte de que esté limpia. Exactamente tendrás que cambiar el 20 por ciento del agua diariamente durante cinco días antes de transportar a tus peces y su acuario.

Por otro lado, deberás estar uno o dos días antes de viajar sin dar de comer al pez o peces que vayas a llevarte. Eso se debe a que de lo contrario, el pez ensuciará aún más el agua en el que viaje, pero tranquilo, los peces sobreviven sin comida hasta una semana, por lo que tus mascotas estarán fuera de peligro. Por último, no te precipites a la hora de meter al pez en el recipiente para transportarlo, deberás hacerlo justo en el momento en que estés listo para el viaje.

¿Cómo lo transporto?

Bolsas de plástico

En primer lugar deberás tener claro qué envase vas a utilizar para el transporte. Lo más adecuado son bolsas de plástico dobles (para prevenir el goteo) que deberás cerrar con gomas o grapas para evitar que se salga el agua o el oxígeno. Podrás adquirirlas en cualquier tienda de mascotas pero asegúrate de que sean de un plástico apto para uso alimenticio como es el polietileno. Fíjate en que el borde inferior de la bolsa sea redondeado para que los peces no se queden atrapados en esquinas.

Las bolsas de plástico son las que se utilizan para el transporteLas bolsas de plástico son las que se utilizan para el transporte

En cuanto al tamaño de la bolsa, este dependerá de cuantos peces vas a introducir y del tiempo que va a durar el viaje. Lo más recomendado es introducir un animal por bolsa, pero todo depende del tamaño de los peces y de su especie.

Llena las bolsas con agua de la superficie de la pecera, nunca del grifo. Este agua es más limpia ya que si tomas agua del fondo del acuario estarías introduciendo residuos en las bolsas de plástico. En cualquier caso, las bolsas deberán rellenarse con mitad de agua y mitad de aire y, en el caso de viajes con una duración superior a una hora, deberás hacerte con oxígeno puro y rellenar la bolsa con una parte de agua y dos de oxígeno.

Se recomienda empaquetar a las especias agresivas con tiras de plásticoSe recomienda empaquetar a las especias agresivas con tiras de plástico

Por otra parte, si tienes plantas en tu acuario, introdúcelas dentro de las bolsas llenas de agua para que los peces estén en las mismas condiciones que en el acuario y mantengan vivas las bacterias buenas. En cuanto a las especies agresivas, si vas a transportarlas en una misma bolsa, tendrás que empaquetarlas con tiras de plástico para evitar que se ataquen durante el viaje.

Recipiente resistente y aislante

Además de las bolsas de plástico, deberás hacerte con un recipiente resistente cuyo tamaño variará dependiendo del número de bolsas y peces que vayas a transportar. En cualquier caso, coloca las bolsas en su interior y rellena el recipiente con un poco de agua de la pecera por si algún pez, como los que tienen aletas puntiagudas, se sale de la bolsa de plástico.

El recipiente donde se encuentren los peces deberá de ser resistenteEl recipiente donde se encuentren los peces deberá de ser resistente

Asegúrate de que el recipiente dispone de una tapa que asegure que ni el agua ni los peces se salgan. En este mismo recipiente, coloca papel de burbujas entre las bolsas de plástico para hacerlo más resistente. Lo mejor es que el recipiente sea además aislante, como uno de espuma de poliestireno o un refrigerante para comidas al exterior.

Temperatura del agua

Recuerda que el agua con la que se rellenen las bolsas y el recipiente deberá tomarse siempre de la superficie del acuario. A pesar de que los peces tienen una capacidad de adaptación a las variaciones de temperatura del agua, deberás evitar una variación superior a los 10º C ya que esta podría provocar la muerte del animal por un shock térmico.

Para minimizar los cambios de temperatura durante el viaje puedes utilizar como se ha indicado recipientes de espuma de poliestireno o refrigerantes para comidas al exterior, que son muy aislantes. Recubrir tu recipiente con papel de periódico también actuará como aislante.

Una variación superior a los diez grados puede provocar la muerte del pezUna variación superior a los diez grados puede provocar la muerte del pez

Durante el verano y especialmente cuando se trata de peces de agua fría, corales e invertebrados, lo mejor es colocar hielo o bolsas de agua fría en el recipiente. En invierno puedes poner bolsas de calor que podrás adquirir en cualquier tienda de mascotas.

Otras opciones

Otra opción menos recomendada es transportar a tu pez directamente en la pecera si esta es pequeña. Los acuarios pueden transportarse con el agua y los peces dentro, quitando un poco de agua para evitar que se derrame, pero debes tener en cuenta que hasta los acuarios pequeños son difíciles de mover porque son muy frágiles y si se caen podrías perder a tus mascotas. Además, las peceras que se trasladan rellenas de agua pueden agrietarse fácilmente.

Transporte de la pecera

Para armar el acuario tal y como estaba una vez llegues a tu destino, deberás vaciar antes de viajar un 80% del agua de su superficie en un recipiente seguro para peces una vez has sacado a estos del acuario. Coloca en el mismo recipiente donde transportes el agua del acuario los adornos de este para mantener las bacterias buenas.

No hay que transportar el acuario con agua y objetos en el interiorNo hay que transportar el acuario con agua y objetos en el interior

En mudanzas largas, limpia el filtro y colócalo en un recipiente libre de químicos, limpio y sellado o bien, compra uno nuevo y tira el viejo. En el caso de mudanzas cortas, no hará falta que limpies el filtro. No traslades tu acuario con agua ni objetos en el interior ya que esto provocará que probablemente tu acuario acabe rompiéndose debido al movimiento de objetos en su interior.

Durante el viaje

No coloques artículos como piedras en el recipiente donde vayan tus peces. Tu mascota debe ser lo único que viaje en su interior además del agua del acuario. Cualquier objeto extra puede moverse durante el transporte y hacer daño al pez.

Para cuidar la temperatura del agua durante el viaje, evita llevar a tus peces en la parte del coche donde se encuentre el aire acondicionado o la calefacción y revisa, si es posible, la temperatura del agua de vez en cuando.

Es recomendable evitar llevar los peces en la parte donde esté la calefacción del cocheEs recomendable evitar llevar los peces en la parte donde esté la calefacción del coche

El lugar donde viajen debe ser oscuro, así evitarás que se estresen más de la cuenta. Además, esto ayuda a que estén menos activos ya que si hay luz se producirá el efecto contrario. Puedes colocar una manta o papel sobre el recipiente para que no les llegue luz.

En el caso de que viajes en coche, llévate a los peces contigo cada vez que hagas paradas para no dejarles desatendidos. No los alimentes durante el viaje para evitar que ensucien el recipiente donde viajan.

Llegada al destino

Una vez llegues a tu destino, tus peces son lo primero que debes desembalar. Arma tu acuario tal y como estaba antes llenándola del agua que has transportado en el viaje y de los adornos. Coloca los filtros, las bombas y calentadores y, por último las plantas.

La temperatura del agua de la bolsa se adaptará a la del acuarioLa temperatura del agua de la bolsa se adaptará a la del acuario

Ahora es el momento de introducir a tus queridas mascotas. Si has transportado tus peces en bolsas de agua deberás introducir las mismas (con los peces en su interior) en el acuario y dejarlas que floten. De esta forma, la temperatura del agua de las bolsas se regulará y se adaptará a la del acuario. Una vez compruebes que la temperatura es igual en ambos sitios, podrás sacar a los peces de las bolsas retirando la goma o rompiéndolas con cuidado.

Te puede interesar