Menú
Problemas dentales en cobayas: consejos y soluciones
Problemas dentales en cobayas: consejos y soluciones

PRESTA MUCHA ATENCIÓN

Problemas dentales en cobayas: consejos y soluciones

Los problemas dentales en las cobayas son de lo más habituales por lo que hay que prestar mucha atención por si crecen en exceso.

Las cobayas son unos animales que suelen estar presentes en muchas casas. Para las personas, estos roedores son las perfectas mascotas ya que no requieren demasiados cuidados en lo que respecta a paseos y aspectos de veterinario, pero sí que necesitan mucho cariño y tener el lugar en el que viven perfectamente acondicionado. Estos pequeños roedores son de lo más divertidos pero hay que prestar mucha atención a su salud.

Uno de los principales problemas que puede tener la cobaya es en los dientes. Los problemas dentales en estas mascotas son de lo más comunes, puesto que sus dientes delanteros nunca dejan de crecer y, dependiendo de si sufren algún tipo de enfermedad que el dueño desconoce, hay que prestar especial atención a lo que les puede ocasionar ese sobrecrecimiento de los dientes.

Hay que prestar mucha atención a los problemas dentales de las cobayasHay que prestar mucha atención a los problemas dentales de las cobayas

Los problemas dentales de las cobayas hay que tenerlos muy en cuenta puesto que pueden evolucionar en problemas mayores. Estos roedores pueden sufrir diferentes tipos de problemas dentales, concretamente tres: rotura de dientes, maloclusión dental y sobrecrecimiento de los mismos. Hay casos que terminan siendo más graves que otros, puesto que puede provocar problemas en las encías e incluso derivar en los ojos. Normalmente, los dientes se desgastan de una forma natural por lo que el problema viene cuando esto no sucede.

Rotura de los dientes

Uno de los casos por los que se puede generar un problema dental en las cobayas es por la rotura de los dientes. Si tu roedor se da un golpe contra algo puede producirse la rotura de uno de ellos por lo que es importante que prestes atención a lo que sucede después. Si uno de los dientes que la cobaya tiene delante se rompe, supondrá que el que tiene al lado siga creciendo a una velocidad diferente. Además, el hecho de que sean diferentes implicará que el desgaste sea distinto el uno del otro, por lo que se pueden generar problemas.

La rotura de los dientes puede ser habitual pero no genera tantos problemasLa rotura de los dientes puede ser habitual pero no genera tantos problemas

Uno de los problemas es que uno crezca más que el otro y así se puedan formar heridas en las encías. Por otro lado, también puede romperse el diente en la parte de la encía por lo que podría estar creciendo deformado si no se le presta atención o si no lo ve un especialista. La solución a este asunto es igualar el otro diente, algo que hará sin ningún problema tu veterinario. Estos suelen utilizar un utensilio especializado para cortar o limar los dientes que no supone ningún problema para tu mascota. Hay personas que también liman los dientes en casa a sus cobayas, pero siempre es más conveniente que lo haga un especialista.

Sobrecrecimiento

Otro de los grandes problemas que suelen tener tanto las cobayas como muchos otros tipos de roedores es el sobrecrecimiento dental. Este es uno de los problemas dentales que puede llevar complicaciones puesto que pueden generar situaciones complicadas para nuestra mascota. El sobrecrecimiento dental se puede producir por diferentes motivos, entre ellos, un golpe muy fuerte o por cuestiones genéticas.

El sobrecrecimiento dental puede provocar problemas a la hora de ingerir alimentosEl sobrecrecimiento dental puede provocar problemas a la hora de ingerir alimentos

Este sobrecimiento consiste en que los incisivos no dejan de crecer por alguna razón y provocan diferentes problemas. Uno de ellos es que, al no dejar de crecer, los de abajo se pueden clavar en la parte de arriba de la boca de la cobaya y generarle heridas que deberán ser tratadas con algún antibiótico o desinfectante. Por otro lado, si no se presta atención a este sobrecrecimiento, la cobaya no podrá comer correctamente y tampoco beber agua. Esto puede suponer un problema también para la deglución del alimento, por lo que hay que prestar mucha atención a estas situaciones.

La mejor forma de evitar este sobrecrecimiento es proporcionar mucho heno a nuestra mascota, que desgasta muy bien los dientes y utilizar una piedra de calcio para que la muerda y desgaste los dientes incisivos. Sin embargo, si el sobrecrecimiento ya no tiene remedio deberás ir al veterinario para que recorten los dientes cada determinadas semanas. Una vez que crecen por primera vez, ya lo harán siempre, por lo que tendrás que llevar a tu mascota cada cierto tiempo al veterinario. Si quieres que sea definitivo, tendrás que optar por quitarle los incisivos a tu cobaya de forma quirúrgica, algo que no supondrá problema para ella porque dispone de los molares para comer.

La maloclusión es fundamentalmente genéticaLa maloclusión es fundamentalmente genética

La maloclusión

Otro de los problemas dentales en las cobayas que puede conllevar problemas es la maloclusión. Este tipo de enfermedad es fundamentalmente genética, por lo que si los padres de tu cobaya la han sufrido es muy seguro que ella también lo sufra. Esta se produce por la desviación de los dientes en la mandíbula ocasionando a su vez la crecida desmedida de los dientes. Es muy similar al sobrecrecimiento de los dientes en las cobayas pero hay que seguirlo muy de cerca para evitar que se produzcan problemas mayores. Esto hace que apenas puedan comer y que los dientes les generen heridas. Presta mucha atención a la dentadura de tu mascota y, en caso de que veas algo raro, ve rápidamente al veterinario.

Te puede interesar