Menú
Proyecto PEPO: perros de protección para víctimas de la violencia de género
Proyecto PEPO: perros de protección para víctimas de la violencia de género

PERROS Y VÍCTIMAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO

Proyecto PEPO: perros de protección para víctimas de la violencia de género

El Proyecto PEPO consiste en poner a disposición de mujeres víctimas de violencia machista, perros que las protejan y acompañen.

El "Proyecto PEPO" surgió de la mano de

Ángel Mariscal

, dueño de la empresa Security Dogs, que entrena perros de protección, de los cuales dona cierta parte con el objetivo principal de proteger a las mujeres víctimas de violencia de género. Estos perros cumplen dos objetivos principales que son el prevenir un daño físico y el ayudar a su recuperación psicológica, mejorando su salud mental. Esta iniciativa cobró forma en el año 2009 tras la petición de una mujer víctima de violencia machista al finalizar una exposición de Ángel Mariscal, al que recurrió durante su búsqueda de un perro adiestrado que fuese capaz de protegerla.

Mujer y perro corriendoEl proyecto PEPO entrena perros de protección de víctimas de violencia de género

El entrenamiento de estos perros ronda entre los 3.000 y 6.000 euros, los cuales corren de la cuenta de la empresa de Security Dogs y la cual no recibe dinero de las diferentes políticas públicas, proyectos o programas que hay contra la violencia de género. Es un proyecto sin ánimo de lucro que ofrece de manera totalmente gratuita perros con un adiestramiento específico para poder ayudar a mujeres maltratadas y defenderlas, además de ofrecer un curso de defensa personal.

¿Qué hay que hacer para adoptar a un perro?

Para que las mujeres puedan adoptar a uno de estos perros deben de presentar la orden de alejamiento contra su agresor y pasar por distintas pruebas psicológicas, las cuales son bastante estrictas, para acreditar que estas mujeres pueden hacerse cargo del animal.

Mujer y perro sentadosPara adoptar a un perro tienen que demostrar que se pueden hacer cargo de él

Una vez seleccionadas, las mujeres deben participar en un programa formativo de adiestramiento de un total de 180 horas, otras 20 horas en un curso muy parecido al que realizan los vigilantes de seguridad y finalmente un último curso de 20 horas más sobre protección, siendo un total de 220 horas de formación que fortalecerá la relación entre el perro y la mujer víctima de violencia de género. A partir del momento en el que la mujer finalice el curso se quedará con el perro. En España, actualmente, hay 60 perros en activo cumpliendo su función de protectores y 'terapeutas', la cual parecen hacen bastante bien debido a los diferentes comentarios positivos por parte de las mujeres que participan en el proyecto.

Perros para la protección

Actualmente se intenta reforzar la idea de que estos perros sirven para la protección y no para la seguridad, ya que los últimos se guían por su instinto de defensa y caza mientras que en los primeros lo que predomina es el instinto protector. Y a pesar de que estos perros son los encargados de la protección de mujeres víctimas de violencia de género hay en muchos establecimientos donde la ley no los permite entrar. Esto es un problema con bastante carga moral y política. Moral ya que algunos opinan que si las mujeres deben de dejar al perro en el coche o atado en la salida de una tienda a la que quieren entrar o, incluso, para ir a trabajar, se las está limitando mucho la libertad de movimiento e impiden la labor de protección que el perro ofrece. Y político porque estos perros podrían tener la misma consideración que los perros guía puesto que ambos tienen un objetivo en común que es el de ayudar a su dueño o dueña.

Perro atadoHay en muchos establecimientos donde la ley no permite entrar a estos perros

¿Cuál es la función de los perros?

Un error es pensar que la función principal del perro es morder al agresor, cuando la realidad es que estos perros llevan un bozal de impacto reforzado con hierro. El objetivo real de este tipo de mascotas es que el agresor no consiga acercarse a la mujer; el perro de lo que se encarga es de disuadir al agresor haciéndolo entender que está ahí y que no va a dejar que se acerque a la persona protegida. Entonces, la pregunta que les ronda a todos por la cabeza es '¿Cuándo saben estos perros cuando tiene que entrar en acción?'. Fácil. Los perros llevan un arnés con un tirador que, cuando la mujer lo coge y mueve su pierna ellos entienden que tienen que actuar.

Y os preguntaréis 'Si lleva un bozal ¿Qué hace?'. Lo que el perro tiene que hacer es golpear al agresor dando a la mujer la ventaja de salir corriendo. Pero, ¿Qué pasaría si la mujer se bloquea y no da la señal? Eso no supone ningún problema porque el perro está adiestrado para analizar el comportamiento de su dueña y la propia situación, que sabría detectar el momento de peligro y actuar como le corresponde.

Perro con bozalEl perro está adiestrado para analizar el comportamiento de su dueña y la propia situación

Tipos de perros protectores

Para esta ardua tarea se necesitan perros grandes, que impacten con un primer vistazo y tengan la fuerza suficiente para parar a un posible agresor. Por todo esto, la raza de perro favorita para llevar a cabo esta labor es el Pastor Belga, concretamente el Belga Tervueren. Este perro se caracteriza por su cabeza alargada, las orejas puntiagudas, una mandíbula fuerte y el pelo negro y marrón (más tirando a naranja). Son fuertes y, aunque no tienen mucho cuerpo, esto los hace más resistentes y ágiles durante los entrenamientos físicos. Se los tiene en muy alta estima gracias a su gran instinto de vigilancia sobre el territorio y por su instinto protector sobre la familia, característica que los hace ideales para la importante labor de protección a las mujeres que han sufrido maltrato por parte de sus parejas.

Otra razón por la que son perfectos para esto se observa en los casos donde la mujer tiene hijos menores de edad, por lo que el perro que se les asigna sea un cachorro, lo que hace que se creen vínculos familiares y que el instinto de protección sea mayor. Estos perros han supuesto un cambio de 180 grados en la vida de mujeres que han sido víctimas de maltratos en el pasado. Ellas mismas han asegurado que se siente más seguras, que ya no salen con miedo a la calle e incluso que se atreven a hacer cosas que antes no eran capaces de hacer por miedo. Estos perros les han devuelto la libertad de la que una vez se les privó y su vida ha supuesto una mejora, sobre todo, en el aspecto psicológico.

Familia con un cachorroA las mujeres con hijos menores de edad se les asigna un cachorro

Aunque es un proyecto que está cogiendo mucha fuerza y tomando voz, aun queda mucho por hacer y uno de los proyectos que se está intentado llevar a cabo es que estos perros tengan la misma consideración que los perros guías y se los deje entrar en todos los sitios acompañando a su dueña. Si queréis saber mucha más información y estar al día de lo que ocurre con este proyecto podéis seguirlos en Facebook 'Proyecto Pepo' o en Twitter @ProyectoPepo.

Te puede interesar