Menú
Adoptar a un gato adulto: ventajas y desventajas
Adoptar a un gato adulto: ventajas y desventajas

PROCESO DE ADAPTACIÓN

Adoptar a un gato adulto: ventajas y desventajas

Los felinos de menos edad requieren de cuidados más exhaustivos y precisan de mayor atención de su amos mientras que los adultos son más independientes.

La mayoría de las ocasiones en las que se nos pasa por la cabeza acoger a una nueva mascota en nuestros hogares solemos pensar en cachorros o animales con pocos meses o días de vida. Lo cierto es que son pocas las veces que incurrimos en que esta posibilidad existe y se nos olvida que los seres más mayores también se merecen una segunda oportunidad. De hecho, esta opción tiene muchísimas ventajas que quizá no sabemos valorar, especialmente si se trata de gatos adultos. Así que si te lo estás pensando, en este artículo te contamos todas las ventajas que conlleva adoptar a un felino que ya está en su edad adulta.

Ventajas de adoptar a un gato adulto

Aunque lo más común en nuestros días es descartar la adopción de ejemplares adultos, en realidad existen muchos motivos por los que no deberías dudar en adoptar un gato que ya no es un cachorro:

Son muchas las ventajas que tiene adoptar un gato adultoSon muchas las ventajas que tiene adoptar un gato adulto
  • Los gatos con pocos meses o días de vida requieren de cuidados constantes que muchas veces resultan un impedimento, atendiendo sobre todo a que si trabajas o no dispones de tiempo que dedicarle, te será difícil dedicarte a él y cubrir sus necesidades básicas. Los felinos cachorros necesitan alimentarse a base de biberones de leche maternizada artificial y poco a poco hay que ir introduciendo comida húmeda en su dieta. Además, es preciso cuidar más de su higiene, especialmente de las mucosas, mientras que los gatos adultos se asean a sí mismos e incluso muchos de ellos rechazan que sus amos les limpien. En ese aspecto son mucho más independientes y requieren de menor tiempo de atención.
  • Un gato adulto ya no va a cambiar físicamente así que tal como le veas, así se mantendrá. Por lo contrario, los ejemplares más jóvenes tienden a cambiar el color de su pelaje y tampoco se sabe de manera exacta el peso y la estatura que alcanzarán en el futuro.
  • Los gatos más mayores saben dónde hacer sus necesidades, de hecho, ellos mismos buscarán su bandeja de arena para satisfacerse. Por lo contrario, los gatos bebés tienen que enfrentarse a un proceso de educación para asimilar esa rutina. Asimismo, los felinos más jóvenes tienden a ser más traviesos y, consecuentemente, a rompes más cosas. Si bien es cierto que algunos gatos adultos también pueden ser así, por lo general son los cachorros los que son más revoltosos y juguetones y los que rompen o muerden más cosas, buscando también aliviar el dolor que les provoca el crecimiento de los dientes.
  • A la hora de elegir un gato adulto, puedes conocer su carácter y de esta manera tendrás una idea de si se puede llevar bien con los niños o con otros animales. Si bien es cierto que a algunos animales les cuesta más socializar, de manera especial a aquellos que han sido abandonados o maltratados, en realidad todo puede conseguirse con una adaptación progresiva.
  • Ten en cuenta que un gato adulto requiere de menos visitas al veterinario que los ejemplares más jóvenes. Es verdad que ante cualquier problema de salud debes recurrir al especialista para que ayude a tu mascota sea cual sea el momento de su vida, pero por lo general son los cachorros los que necesitan seguir un control más exhaustivo para comprobar su buen desarrollo. Este hecho hace que consecuentemente tener un gato adulto resulte más económico respecto a gastos veterinarios si su salud en buena, pues además los felinos bebés necesitan proveerse de sus primeras vacunas y desparasitaciones.
  • Lo más importante de adoptar a un gato que ya tiene varios años es que le haces un gran favor. Desafortunadamente, en un gran número de casos los animales más longevos de las perreras y protectoras están condenados a pasar en esos lugares hasta el último día de sus vidas, cuando en realidad se merecen una segunda oportunidad. Cuando pensamos en acoger a una mascota generalmente queremos a un gatito pequeño que desarrolle su vida junto a la nuestra, pero como hemos visto, son muchas las ventajas que tiene adoptar ejemplares adultos e incluso puede que menos problemáticos. Piensa que no hay nada que una buena adaptación no pueda solucionar. De esta manera no solo contribuyes a realizar una buena causa sino que además colaboras a aliviar la alta ocupación que tristemente tienen las protectoras de animales de nuestro país.
Cuando adoptas un gato adulto le haces un gran favorCuando adoptas un gato adulto le haces un gran favor

Posibles inconvenientes de tener un gato

Lo cierto es que tener un gato como mascota puede ser bastante beneficioso para las personas, ya se trate de un animal adulto, como hemos visto anteriormente, o cachorro. Y es que los únicos inconvenientes resultan obvios, pues como todo ser vivo del que elegimos ser responsables se derivan unas necesidades a las que hay que atender. Recuerda dar a tu felino los cuidados que cualquier otro ser necesita porque ya no solo se trata de la alimentación, sino también de proporcionarle una zona de descanso y un área de esparcimiento para que realice sus necesidades.

Asimismo, recuerda que has de dedicarle tiempo diario a su higiene y dinero en todos los elementos que necesite, también para su desparasitación y visitas veterinarias. No obstante, otros inconvenientes que pueden surgir y que son menos controlables pueden ser los problemas de alergias que desarrollan algunas personas debido al pelo que suelta el animal o también alergias provocadas por determinados componentes del orín. Debes saber que existen productos para minimizar estos problemas en la salud de las personas, aunque también es evidente que mejorar la higiene del animal contribuye a disminuir el riesgo o la intensidad de la alergia.

Debes dedicar todas las atenciones necesarias a tu gatoDebes dedicar todas las atenciones necesarias a tu gato

Además, otra de las desventajas de tener un gato puede ser el marcaje de la orina que usan los gatos o también los arañazos, aunque puedes educar al animal para que corrija estos comportamientos. No obstante, cabe señalar que el marcaje del orín se suele corregir con la castración en la mayoría de los casos. Asimismo, debes saber que los gatos son animales muy independientes y aunque hay bastantes ejemplares a los que les encanta recibir mimos, otros prefieren autonomía y distancia, así que debes respetarle o en su defecto, intentar adaptarle de forma progresiva.

Te puede interesar