Menú
Moquillo canino: Prevención, síntomas y tratamiento
Moquillo canino: Prevención, síntomas y tratamiento

MOQUILLO CANINO

Moquillo canino: Prevención, síntomas y tratamiento

Una de las enfermedades más graves que puede sufrir un perro es el moquillo. Debemos estar atentos a sus síntomas y saber cuál es el mejor tratamiento.

Solo aquellos que tienen mascota saben lo bonito que es compartir con ellas nuestro día a día y disfrutar de los grandes momentos que nos brindan. Por eso, cuando vemos que nuestros amigos animales se encuentran enfermos o decaídos sufrimos mucho.

Una de las enfermedades de perro más graves y más preocupantes entre nuestras mascotas caninas es el moquillo. Similar al sarampión humano, el moquillo o distemper canino suele afectar al sistema digestivo y aparato respiratorio de nuestra mascota, aunque en los casos de mayor gravedad también puede verse afectado el sistema nervioso.

El moquillo canino puede afectar al sistema digestivo, al nervioso y al aparato respiratorio de nuestro perroEl moquillo canino puede afectar al sistema digestivo, al nervioso y al aparato respiratorio de nuestro perro

Aunque esta enfermedad no se contagia a humanos, es una de las más letales entre los perros. Tratada a tiempo, es de fácil curación, pero si la cogemos a un nivel avanzado la cosa se complica. Por ello, estad atentos si sospecháis que vuestro perro pueda padecerla.

Síntomas del moquillo canino

Observar el comportamiento de nuestro perro es esencial a la hora de determinar si este padece el moquillo o no. Son una serie de signos y síntomas los que nuestra mascota sentirá y, aunque esta es denominada la enfermedad de los mil síntomas, algunos son determinantes para el diagnóstico y la prevención de esta.

Esta se muestra de forma respiratoria, aparece con síntomas como respiración fatigosa, secreción nasal verde y tos. Principalmente afecta al sistema respiratorio y es a través de estas sustancias como puede contagiarse a otros perros.

También se muestra haciendo aparición en el aparato digestivo. Ya sea en forma de diarrea, gastroenteritis o vómitos, el moquillo canino puede llegar a provocar la deshidratación en nuestro perro, si no se le realizan los cuidados pertinentes.

Esta enfermedad puede llegar a causar deshidratación en nuestro perroEsta enfermedad puede llegar a causar deshidratación en nuestro perro

Otro factor determinante a la hora de diagnosticar el moquillo canino en nuestra mascota es a través del sistema ocular. Los ojos rojos, conjuntivitis con descarga ocular, es decir, con legañas, queratitis seca o úlcera de córnea son los síntomas más comunes que afectan a la zona ocular de nuestro perro.

La zona cutánea de nuestro perro también suele verse afectada con esta enfermedades perro. A través de la dermatitis, con un engrosamiento de la piel de la nariz, y, por otro lado, de la almohadilla de las patas.

Por último, el sistema neurológico también se verá afectado con esta enfermedad. Ya sea en forma de ataxia, tics o espasmos, convulsiones y apoplejía, el moquillo canino va afectar seriamente al sistema neurológico, llegando en casos extremos a la muerte súbita.

¿Cómo se contagia el moquillo canino?

Como ya hemos afirmado antes, el moquillo canino es una enfermedad que se contagia de forma muy rápida y fácilmente entre los animales. Cuando un animal sano entra en contacto con cualquier otro que porte el virus o, incluso, con alguna prenda infectada de ella, corre el riesgo de contagiarse.

Principalmente su contagio se produce por las secreciones corporales. Ya sean a través de lágrimas o secreciones de la nariz, estas se esparcen por el espacio como si de un aerosol se tratase. Todos los perros corren el riesgo de ser contagiados por este virus, pero especialmente aquellos que no han sido vacunados se encuentran en una mayor exposición que el resto.

A través de sus secreciones nasales los perros pueden contagiar a otros canes la enfermedadA través de sus secreciones nasales los perros pueden contagiar a otros canes la enfermedad

Por último, aquel perro que contraiga esta enfermedad perro, tiene la posibilidad de contagiarla a otros animales durante varios meses que este virus se encuentra interno en su organismo, aunque este tarda entre 14 a 18 días en incubarse, es después cuando empiezan a aparecer los síntomas de forma paulatina.

¿Cómo prevenir esta enfermedad?

Como ya sabemos, el moquillo canino se trata de una enfermedad muy grave y letal pero, en la actualidad contamos con cómo prevenir para que nuestro perro se libre de este virus.

La vacunación es la medida más efectiva para la prevención del contagio de esta enfermedades perro. Cuando nuestra mascota es cachorro es el momento ideal, es por ello que se le administra a nuestro perro cuando es pequeño en su primera vacuna y en todas las que se le realiza todos los años como refuerzo. Esta es la forma más fácil de cómo prevenir el moquillo.

Sin embargo, este método no es cien por cien efectivo ya que, aunque puede ser de prevención a nuestro cachorro de contraer esta enfermedad, no elimina la posibilidad en tu totalidad.

Por otro lado, mantener la zona donde nuestro perro hace vida limpia y desinfectada es otra medida de prevención para el contagio del virus, ya que el virus se destruye a través de la limpieza y la desinfección rutinaria también son muy efectivos en cómo prevenir esta enfermedad.

Tratamiento del moquillo canino

El moquillo es una de las enfermedades perro que tiene tratamiento, sobre todo si se coge a tiempo. No se trata de un simple resfriado o una gastroenteritis, por lo que si no re recibe el tratamiento adecuado nuestro perro está en un alto porcentaje de riesgo de no sobrevivir.

Esta enfermedad puede ser curada con el tratamiento adecuado Esta enfermedad puede ser curada con el tratamiento adecuado

Lo primero que debes hacer, una vez sea diagnosticado por el veterinario, es asilarlo completamente de otros animales, sobre todo otros perros. Es en este momento, cuando nuestra mascota necesitará un tratamiento y unos cuidados extra, para que se sienta lo mejor posible.

Al tratarse de un virus sin cura, nuestro veterinario de cabecera nos mandará un tratamiento paliativo, para que nuestro perro sufra lo menos posible. Este consistirá en inyecciones, tratamiento para el aparato digestivo y para evitar las convulsiones, medicamentos para que nuestro perro expectore balsas y flemas y algunos suplementos de alimentación para reforzar el sistema inmunológico.

Pero, aparte de ello, gran parte de trabajo lo tendremos nosotros, que debemos de tratar aumentar la calidad de vida de nuestro perro cuando se encuentre enfermo del moquillo canino cuidando de forma especial su hidratación y su alimentación.

Seguramente tu mascota no tenga ganas de beber, pero es muy importante cuidar y estar atentos a la hidratación de este. El caldo de pollo, sin sal y sin conservantes es una opción muy recomendable en estos casos, ya que aparte de aumentar la hidratación, le aportaremos un poco de energía.

Por otro lado, aunque es mejor que lo consultes con tu veterinario, dale a tu mascota comida Premium, que la diferencie de su pienso normal, asi será mucho más apetecible para él.

Lo más normal es que nuestra mascota durante esta enfermedad pierda las ganas de comer y de beber, por eso nuestro papel es tan importante. Debemos obligarlo a que se encuentren bien alimentados e hidratados, porque esto va a ser fundamental para su recuperación.

Te puede interesar