Menú
Acogida de animales: qué hacer si quieres ser casa de acogida
Acogida de animales: qué hacer si quieres ser casa de acogida

CASAS DE ACOGIDA

Acogida de animales: qué hacer si quieres ser casa de acogida

Ser casa de acogida es fácil, tan solo hace falta que tengas en cuenta algunos pasos cruciales para decidir cómo y cuándo hacerlo.

Ser casa de acogida es una labor muy necesaria e importante para poder salvar vidas porque sí, lo que las personas hacen al ser casa de acogida es salvar vidas. Al tener a un animal ya sea un perro o un gato, darle cariño, cuidarlo y aportarle confianza hasta que encuentre un hogar definitivo es muy importante, esta labor ayuda a aliviar la presión de las protectoras que a menudo están saturadas con tantos animales y hace que sea más fácil poder encontrarle una familia a la mascota.

Las casas de acogida juegan un papel muy importante en la vida de un perroLas casas de acogida juegan un papel muy importante en la vida de un perro

En ocasiones, ser casa de acogida va a determinar que el animal viva o muera en la calle, es una experiencia maravillosa el ver como un animal crece, evoluciona y deja sus traumas y miedo atrás, pero también es una experiencia complicada, especialmente en el momento de la despedida, ya que de un momento a otro la mascota se irá y despedirte de ella para siempre puede ser duro pero, hay que pensar que es por un bien mayor y es el de que tenga una familia definitiva que le de todo el amor que le estabas dando tú.

Los animales que más te necesitan

Probablemente si te decides a embarcar en esta experiencia, lo que las protectoras más te pidan será que cuides de cachorros recién nacidos, de perros mayores o de animales enfermos y es que para esta clase de mascotas, los refugios no son el sitio más adecuado para ellos ya que necesitan de unos cuidados y atenciones que debido al gran numero de animales que hay en la protectora, no le pueden dar cabiendo la posibilidad de que empeoren o que incluso puedan llegar a morir por la falta de atención, especialmente en las épocas de más frío del año.

Es por este motivo por el que es tan importante ser casa de acogida y ayudar a las protectoras. Aunque es una experiencia dura, también es muy gratificante, podrás ver cómo gracias a tu ayuda un animal se va recuperando de una enfermedad, recobrando la confianza en los humanos y que poco a poco va siendo feliz y sigue adelante, socializando y jugando con otras personas y animales.

Cada perro tiene diferentes tipos de cuidado que hay que tener en cuentaCada perro tiene diferentes tipos de cuidado que hay que tener en cuenta

Características y necesidades de los animales que necesitan casa de acogida

  • Cachorros de biberón: Son animales menores de un mes (casi siempre perros) que, necesitan tomar un biberón cada tres horas debido a que su madre no está para darle su leche materna, ya sea porque se abandonó al cachorro o porque murió. Para acoger un perro tan pequeño necesitas tener mayor disponibilidad horaria. No están vacunados por lo que no pueden salir a la calle, es decir, harán sus necesidades dentro de tu hogar, por lo que debes ser consciente de esto antes de ser casa de acogida de esta mascota.
  • Cachorros: Estos son los animales de entre 1 y 12 meses de edad. Son perros muy activos, por lo que pueden romper algunas cosas y necesitarán que les enseñes a comportarse ya sea dentro de la casa como fuera, es decir que le enseñes a no morder ropa, zapatos, hacer sus necesidades fuera, sociabilizar con otros animales y personas etc...
  • Adultos: Perros de entre 1 y 8 años que ya pueden haber pasado por una casa o situación traumática que ha hecho que sean desconfiando o que no le guste sociabilizar. Por este motivo, es fundamental que seas tú quien le de esa confianza y cariño que tanto necesitan para poder volver a ser felices, este es uno de los grandes trabajos que se realizan siendo casa de acogida.
  • Viejos/senior: Estos son los perros de entre 7 a 8 años. Estos son los perros que menos probabilidad de adopción tienen y que por lo tanto más tardan en encontrar una familia. No obstante, estos son los animales que peor lo pasan en el refugio, especialmente en los meses de invierno. Curiosamente, aunque sean los que más tardan en adoptar son los más dóciles, ya que debido a su edad ya están educados y son de lo más tranquilos.
  • Enfermos: Estas mascotas pueden ser de cualquier edad, y la mayor necesidad que tienen es de que alguien les cuide después de haberse sometido a una intervención. Estas acogidas son muy especiales porque el vínculo con el animal es más fuerte, necesitan mucha dedicación en cuanto a las curas y medicamentos y de varias visitas al veterinario que serán pagadas por el refugio.

Aspectos a tener en cuenta

La mayoría de las protectoras acceden a dejar en cuidado a sus animales a cualquier persona, sin embargo, tienes que estar preparado para lo que vas a vivir. No es lo mismo ser casa de acogida de un perro que de un gato y por supuesto tampoco es lo mismo ser casa de acogida de un perro senior que de uno enfermo o un cachorro. Estos últimos requerirán de más tiempo y atención que los primeros ya que no podrás dejarlos solos por el tiempo en el que encuentren un nuevo hogar y requerirán de unos conocimientos y experiencia previa.

Las protectoras son generalmente responsables de los gastos del perroLas protectoras son generalmente responsables de los gastos del perro

Asimismo, la protectora se hará cargo de los gastos derivados del animal. Si lo deseas puedes colaborar con ellos, dependiendo del grado de implicación que quieras mantener, no obstante, por lo general lo cubre íntegramente la protectora.

Si te has decidido finalmente por ser casa de acogida solo tendrás que acercarte a cualquier protectora o contactar con ellas por teléfono o email, ellas te proporcionaran un cuestionario y dependiendo de tus características y lo que pides te asignaran a un animal que deberás cuidar por un tiempo incierto.

Aunque muchas personas no se animan a ser casa de acogida por el miedo a encariñarse con el animal y luego pasarlo mal cuando se marche, debemos de tratar de no ser egoístas y es que aunque lo pasemos mal cuando se marche, nuestra labor compensará ese sufrimiento ya que como hemos dicho al principio estamos salvando una vida, dándole otra oportunidad, por lo que no lo dudes y anímate a ser casa de acogida.

Te puede interesar