Menú
Parásitos intestinales en gatos
Parásitos intestinales en gatos

PARÁSITOS

Parásitos intestinales en gatos

Es algo muy común en los gatos sufrir la infección por algún tipo de parásito por ese motivo es necesario conocer que tipos de parásitos existen y cómo se debe tratar a un gato infectado.

Casi todos los gatos, tarde o temprano, padecen infestaciones por varios tipos de helmintos, es decir, gusanos. Los gatos que disfrutan al aire libre con posibilidad de cazar roedores y aquellos que están expuestos a césped o tierra donde defecan animales infectados están más predispuestos a tener parásitos intestinales. Lo mismo ocurre con los animales contagiados por pulgas, pues los gatos que no reciben tratamiento preventivo con regularidad tienen mayor riesgo de desarrollar complicaciones asociadas con parásitos internos. Esto no significa que todos los gatos enfermen, ya que se puede dar que los gatos estén tan bien alimentados que las defensas del animal consigan eliminar los parásitos por completo.

Un parásito es un organismo vivo que desarrolla su actividad vital en la superficie o en el interior de otro organismo vivo al que denominaremos huésped. El parásito se aprovecha del huésped y puede causarle patologías de diversa consideración. Hoy en día, los veterinario y profesionales poseen multitud de productos capaces de proteger a los gatos contra todo tipo de infestaciones parasitarias. Lo único que debemos hacer es consultar con el veterinario para que nos recomiende el producto más adecuado al estilo de vida, tipo de pelo, etc. A continuación, todo sobre los parásitos intestinales en gatos:

Casi todos los gatos, tarde o temprano, padecen infestaciones por varios tipos de gusanosCasi todos los gatos, tarde o temprano, padecen infestaciones por varios tipos de gusanos

Tipos de parásitos intestinales más frecuentes en los gatos

Áscaris (Toxocara cati)

Son gusanos redondos de color crema que miden entre 4 y 8 cm. Son el parásito intestinal más común en los gatos, afectando entre el 25% y el 75%. No solo se pueden transmitir por ingestión de huevos, sino que pueden contagiarse de madre a hijos a través de la leche. Y es que estos parásitos que yacen en el intestino de los gatos se multiplican y las larvas migran por el hígado y los pulmones antes de quedarse en el intestino delgado, por lo que se forman así grandes ovillos que pueden dar lugar a una obstrucción. En cambio, en gatos adultos, la infección por ascáridos es muy poco probable que se asocie con signos clínicos porque es difícil saber si el animal está infectado si no se hacen análisis coprológicos rutinarios.

Los huevos son muy resistentes y puede estar viviendo en ese ambiente hasta incluso 3 años a la espera de condiciones favorables para seguir su ciclo. Además, estos parásitos pueden afectar también a las personas, lo que se conoce como larva migrans, por lo que se recomienda tener una rutina de desparasitación en tu gato hasta los 10 meses. Si se dejan sin tratar, las infecciones por ascárides pueden causar anemia, que puede llegar a ser mortal, es decir, hay que tomarse la infección en serio y tratarla inmediatamente con tu veterinario.

Anquilostomas (Ancylostoma tubaeforme)

Al igual que los parásitos anteriores, son también gusanos redondos, pero más pequeños, de 1 cm aproximadamente, y alargados. Estos parásitos intestinales en gatos se contraen por ingestión de larvas o de huevos y viven adheridos a la pared del intestino del gato, donde se alimentan de la sangre del animal. Una vez que las larvas entran en el gato, migran a los pulmones y luego a los intestinos, donde se convierten en gusanos adultos.

Los gatos que disfrutan al aire libre están más predispuestos a tener parásitos intestinalesLos gatos que disfrutan al aire libre están más predispuestos a tener parásitos intestinales

Debido a su pequeño tamaño, no suelen dejarse ver fácilmente en las heces de las mascotas infectadas. Además, los anquilostomas son tan longevos que son capaces de vivir tanto como un gato. Pueden causar diarrea y pérdida de peso en el gato si se trata de un caso leve de infección, pero si se trata de un caso más grave puede causar anemia debido a la pérdida de sangre, incluso llegando hasta la muerte del animal. Afortunadamente, estos parásitos se identifican fácilmente y una buena higiene y limpieza a diario de la caja de arena bastará para controlar las infecciones por anquilostomas.

Tenias (Dipylidium caninum y Taenia taeniaeformis)

Son gusanos chatos con cuerpo aplanados que se parecen a una cinta o lazo. Su pequeña cabeza está unida a una serie de segmentos llenos de huevos. El Dipylidium caninum se contagia por ingestión de piojos y pulgas infectadas y la Taenia taeniaeformis por la ingestión de pequeños roedores y, en ocasiones, conejos. Es recomendable controlar las pulgas con antiparasitarios para gatos y reducir así el riesgo de infección de tenia en estas mascotas.

La tenia adulta reside en el intestino delgado con su cabeza metida en la membrana mucosa de esta parte del tracto gastrointestinal, absorbiendo así los nutrientes ingeridos por el gato. A medida que los segmentos que están más alejados de la cabeza maduran por completo, se rompen y pasan a las heces, es decir, se eliminan de forma periódica junto con la materia fecal de los huevos que se ven notablemente sobre las heces o alrededor del ano. Son como granos de arroz rosados o blancos y si están frescos, incluso podrían moverse como lombrices pequeñas. Aunque es normal que te asustes al ver estos granitos, las infecciones de tenia rara vez causan enfermedades significativas en los gatos ni se transmiten a personas.

Los parásitos intestinales pueden debilitar a tu gato haciéndolo más susceptibleLos parásitos intestinales pueden debilitar a tu gato haciéndolo más susceptible

Hidatidosis (Echinococcus granulosus o multilocularis)

Estos parásitos intestinales que se pueden encontrar en los gatos son otro tipo de tenias, pero que no causan ninguna enfermedad grave. Sin embargo, sus larvas sí que pueden afectar a las personas formando enormes quistes en diferentes órganos y teniendo que ser necesariamente combatidas.

Es prácticamente imposible diferenciarlas de las otras tenias en el análisis de materia fecal, pero se eliminan por las drogas que se usan normalmente para las demás tenias. La hidatidosis es más frecuente en zonas rurales, especialmente si se dan las vísceras crudas de ovejas y cabras a los perros y gatos.

Tratamiento para los parásitos en gatos

El tratamiento de rutina contra los parásitos intestinales en gatos se consigue administrando antiparasitarios a las tres y cinco semanas de vida, aunque luego habrá que seguir dependiendo del criterio que dé el veterinario. Lo más normal es repetir dos veces al año, aunque tendrá que verse en función de las condiciones del ambiente y de si otros gatos conviven con ellos. Por otro lado, las gatas deben desparasitarse antes del dar de mamar a sus gatitos, a los que también hay que desparasitar.

El tratamiento de rutina contra los parásitos intestinales en gatos se consigue administrando antiparasitariosEl tratamiento de rutina contra los parásitos intestinales en gatos se consigue administrando antiparasitarios

En la primera toma se escogen medicamentos de acción contra los parásitos redondos, luego se administran otros que combinan drogas contra parásitos chatos y redondos a la vez. Siempre se debe repetir una segunda toma a las dos semanas de la primera para proteger a los gatos de estos parásitos, pues es justo en ese tiempo en el que crecen las larvas que no fueron eliminadas con la primera toma.

Además, hay que retirar las heces del ambiente con frecuencia para evitar que los parásitos se propaguen, además de usar lejía para mantener la higiene del entorno. Esto no mata a los huevos, pero sí que les altera la capa externa y los hace más sensibles al calor y a la desecación. Usa guantes de plástico desechables y mascarilla para no inhalar el polvo de las heces de tu gato. Coloca toda la arena sanitaria en una bolsa de basura y limpia el interior de la caja de arena con papeles toalla y una cantidad pequeña de un antibacteriano natural. Puedes incluso hasta lavar la caja de arena de manera minuciosa usando agua con jabón y después coloca arena sanitaria limpia. Hazlo una o dos veces a la semana, según el uso que tu gato le dé a la caja de arena

En los gatitos más pequeños, existe otro tipo de parásito intestinal que recibe el nombre de protozoarios y que son tan microscópicos que requieren de un diagnóstico y tratamiento distinto al del resto. Salvo en los criaderos o lugares donde hay hacinamiento, no se da medicación preventiva para estos parásitos porque muchos gatos desarrollan inmunidad solos. En los casos de enfermedad se hace un examen de materia fecal y se da el tratamiento que corresponda.

Los vómitos, la anemia, la diarrea y la deshidratación son algunos de los síntomas causados por los parásitos intestinalesLos vómitos, la anemia, la diarrea y la deshidratación son algunos de los síntomas causados por los parásitos intestinales

Síntomas de infestación por parásitos

Si tu gato presenta alguno de estos síntomas será señal de que el animal puede contener parásitos internos en su interior, pero lo importante es no asustarse y mantener la calma. Alguno de los síntomas son:

  • Tos
  • Vómitos
  • Mucosidad
  • Diarrea
  • Sangre en las heces
  • Pérdida de apetito

Los vómitos, la anemia, la diarrea y la deshidratación causados por los parásitos intestinales pueden debilitar a tu gato haciéndolo más susceptible a las infecciones virales y bacterianas y a otras enfermedades. Así que es de vital importancia mantenerlo protegido de ellos.

Además, puedes prestarle atención a sus encías y echarles un vistazo de vez en cuando. Las encías de los gatos deben ser rosadas y los parásitos hacen que las encías adquieran un color pálido a causa de la anemia o un choque total. Reserva una cita con el veterinario si tu gato tiene encías pálidas y busca atención de emergencia si tu gato tiene dificultad para respirar o te da la impresión de que está aletargado.

Por otro lado, controla el peso de tu mascota. El peso de tu gato podría variar si tiene parásitos, es decir, si sufren de parásitos intestinales o la dirofilaria puede que baje de peso. Por el contrario, si tiene otro tipo de parásitos podría sufrir ascárides y su barriga podría hincharse y adoptar aspecto de balón.

Te puede interesar