Menú
Enfermedad de la vejiga natatoria en los peces
Enfermedad de la vejiga natatoria en los peces

PECES

Enfermedad de la vejiga natatoria en los peces

El pez que es afectado por la vejiga natatoria nadará de forma invertida, tendrá dificultades al moverse y parecerá torpe porque se chocará con los objetos que lo rodean.

Un pez está afectado por la enfermedad de la vejiga natatoria cuando nada boca arriba, cuando parece torpe y no se mueve con naturalidad o cuando se golpea con objetos que lo rodean, entre otros muchos síntomas. En ocasiones, esto se produce como consecuencia de varias causas como un mantenimiento inadecuado de las condiciones acuáticas, infecciones víricas o provocadas por bacterias, cambios repentinos de temperatura, o, en algunas especies, una mala alimentación puede provocar que la vejiga no se pueda hinchar y deshinchar a voluntad del pez.

Qué es la vejiga natatoria

La vejiga natatoria es un órgano interno que está presente en la mayoría de los peces óseos y que sirve para controlar su flotabilidad. Se trata de una bolsa de paredes flexibles llena de gas y se encuentra en el celoma, justo bajo la columna vertebral. El pez es capaz de regular la cantidad de gas en su interior según quiera ascender, descender o tener una flotabilidad neutral sin la necesidad de un esfuerzo muscular. Los peces óseos tienen un peso específico ligeramente por encima del agua, pero no todos los peces de este tipo tienen una vejiga natatoria. Además, muchos peces depredadores tampoco la tienen y cuentan con la ventaja de poder moverse rápidamente en diferentes profundidades, mientras que los peces con la vejiga natatoria son limitados a cierta profundidad en el agua.

Síntomas de la enfermedad

El pez que es afectado por la vejiga natatoria nadará de forma invertida, tendrá dificultades al moverse y parecerá torpe porque se chocará con los objetos que lo rodean. En ocasiones se quedará en el fondo de la pecera siendo incapaz de nadar. Además, tendrá una flotación descontrolada y descompensada, un hinchazón general, problemas en la defecación y falta de apetito.

Es importante separar el pez con la enfermedad de vejiga natatoria del restoEs importante separar el pez con la enfermedad de vejiga natatoria del resto

Sin embargo, hay otros muchos síntomas que nos harán saber si nuestra mascota sufre alguna enfermedad: puntos blancos, puntos negros, apatía, burbujas con heces, falta de apetito, pérdida de escapas o aletas rotas. Cuando veas alguno de estos síntomas en tu mascota, lo más recomendable es que visites a un profesional para que te explique los pasos que debes seguir para tu caso específico. Es importante que separes a ese pez del resto, si es que tienes más, porque les puede contagiar el posible virus.

Causas

El problema principal por el que se produce un desequilibro de la vejiga natatoria es por el consumo de escamas secas, pero no es la única causa. Otras de las causas que provoca esta enfermedad se deben a infecciones bacterianas, a un gran descuido en las condiciones en las que se mantiene el agua o a un problema congénito. A veces, pueden presentarse casos de hidropesía, es decir, una dolencia de origen generalmente bacteriano o vírico que también afecta a la vejiga natatoria impidiendo el funcionamiento adecuado de la misma. Además, el cruce constante de ejemplares emparentados es la causa más habitual de esta enfermedad, es decir, por problemas genéticos, aunque también puede producirse de forma espontánea. Sin embargo, estos casos son aislados y su recuperación es poco probable.

Cómo prevenir la enfermedad

  • Siempre que demos de comer a nuestros peces con alimento seco debemos remojarlo en un vaso con agua del propio acuario previamente durante 4 o 5 minutos como mínimo. Esto evitará que el alimento llegue seco al organismo de nuestros peces.
  • Es muy recomendable alimentar como mínimo una o dos veces por semana a nuestros peces con alimentos vegetales como: zanahorias, guisantes, espinacas, lechuga, etc., previamente ablandados en agua o cocidos y cortados en trozos muy pequeños. Hay que evitar que estos alimentos lleven sal o cáscaras.
  • Alimentar al pez dos veces por semana con vegetales crudos o cocidos es óptimo para su recuperaciónAlimentar al pez dos veces por semana con vegetales crudos o cocidos es óptimo para su recuperación

  • Si el pez tiene tendencia a padecer de vejiga natatoria a pesar de nuestros cuidados, tendremos directamente que eliminar la comida seca de su alimentación y darle únicamente alimento vegetal o vivo como larvas de mosquito.

Incidencia de la enfermedad

Esta enfermedad afecta solo a unos determinados peces y su presencia en el acuario no quiere decir que se la causa de afección a otros animales, a menos que su origen sea el de una infección bacteriana de los órganos digestivos. Ahora, tanto si la enfermedad está causada por un mantenimiento inadecuado de tu mascota, como por una mala alimentación o una alimentación pobre en fibras, los daños causados en el saco suelen ser irremediables. La única opción posible sería darle a la mascota las mejores condiciones que estén a nuestro alcance o eliminarlo de forma indolora en un caso de extrema gravedad.

Tratamiento

En este apartado vamos a ver cómo resolver el problema del hinchazón de la vejiga, es decir, si la causa de la enfermedad de nuestra mascota se debe a una infección o a otra enfermedad a la que se le sume el problema de la vejiga, habrá que tomar otro tipo de medidas y estos pasos no servirán para esos otros casos.

Cómo resolver el problema de hinchazón de la vejiga:

  • Lo primero de todo es sacar a nuestra mascota del acuario en el que se encuentre y ponerlo en otro. Hay que llenar este nuevo acuario de agua limpia tratada con algún tipo de purificador de agua o anticloro y no añadiremos ningún tipo de filtro, decoración y objeto. Solo hay que poner un aireador para que mejore la circulación del agua.
  • El mantenimiento del acuario es fundamental para una correcta salud de nuestro pezEl mantenimiento del acuario es fundamental para una correcta salud de nuestro pez

  • Si notamos a nuestro pez estresado y sabemos que ha estado mucho tiempo invertido, se puede llenar el acuario con el nivel de agua mínimo para que cubra solo al pez. Esto le permitirá moverse de una manera más cómoda y suelta y le ayudará a colocarse por sí mismo en la posición adecuada.
  • Otra opción es intentar mantener nosotros mismo recto al pez con nuestra mano. Eso sí, con mucho cuidado y sujetándolo lo menos posible para que la mascota se sienta liberada y pueda irse cuando quiera. Si por el contrario, vemos que el pez está incómodo, lo mejor es dejarlo para no estresarlo más y empeorarlo.

  • Lo mejor es que el pez no coma durante 3 o 4 días para que pueda evacuar toda las deposiciones y los gases acumulados. Una vez pasados esos días, le daremos guisantes cocidos para comer, sin sal, cáscara ni aditivos. Y es que los guisantes son un alimento maravilloso para prevenir y curar problemas digestivos o relacionados que harán que nuestra mascota pueda expulsar toda la materia acumulada en sus intestinos.
  • Lo más normal hasta aquí es que tu pez se haya recuperado ya. Si no es así, habrá que darle una dosis pequeña, es decir, unas 2 o 3 gotas de aceite vegetal u oliva directamente en la boca con una jeringa o un goteador. Hay que tener precaución en que las gotas de aceite no caigan sobre los ojos o sus branquias.
  • Como tratamiento adicional en caso de que se haya recuperado o no, puedes darle metrodinazol, comercialmente conocido como Flagyl, en una dosis de 250mg por cada 20l de agua.
  • Acude a un profesional en casos extremosAcude a un profesional en casos extremos

  • Para casos extremos, es decir, para casos en los que ninguno de los dos tratamientos anteriores haya funcionado, se puede recurrir a que un acuarista experto o un veterinario le haga a tu mascota una pequeña operación que consistirá en extraerle con una jeringuilla el aire acumulado. Esto solo pueden hacerlo los expertos porque es una operación peligrosa que puede causar daños irreversibles en el pez.
Te puede interesar